Ejemplos ?
e provarles pudieran con. V. bonos omnes pechen LX. menkales e torne el pecho assu aldea. E del dia que entraren en cuenta fasta.
e non tovieren casa poblada como es fuero suya e abierta e con ropa e con pande san Martin fasta cinquasma que lo fallen do pendrar si non que peche LX menkales.
COMANDANTE FERNANDEZ. 60=) INCISO LX = AREA DE INFLUENCIA: "SAMUHU" LIMITE OESTE: DE PARC. 9, 14, 106, 107, 22, A SU VEZ LIMITA / CON DPTO.
e vayas por enemigo e ssaluden los otros. essi non quisieren saludar emplacelos el iuez et de aquel dia adelant peche cada dia LX menkales fasta que saluden.
dias e despues fasta tercer dia salca del termino e ninguno quel cogiesse en su casa enes anno e fuesse provado con II. vecinos que non sean de vando peche LX.
y el que non quisiere saludar mandelo et iuez e los alcaldes emplazar. e quantos dias pasaren que non saludaren pechen cada dia. LX.
LIX Diligencia en sazón tal, afectada o casual, concurso más solene, del rey hizo britano la embajada, y el aplauso que España le previene; de la vocal en esto diosa alada, aunque litoral Calpe, aunque Pirene siempre fragoso, convocó la trompa a la alta expectación de tanta pompa. LX Ambicioso Oriente se despoja de las cosas que guarda en sí más bellas; Ceilán cuantas su esfera exhala roja engasta en el mejor metal centellas; de sus veneros registró Camboja las que a pesar del sol ostentó estrellas: el esplendor, la vanidad, la gala, en el templo, en el coso y en la sala.
Meçió Mío Çid los ombros e engrameó la tiesta: "¡Albriçia, Álbar Fánnez, ca echados somos de tierra! = ío Çid Ruy Díaz por Burgos entrava, en su conpanna LX pendones.
Ellos tienen todas las yslas muy muchas canoas, a manera de fustas de rremo; dellas mayores, dellas menores, y algunas y muchas son mayores que una fusta de diez e ocho vancos: no son tan anchas porque son de un solo madero; mas una fusta no terná con ellas al rremo porque van que no es cosa de creer, y con éstas navegan todas aquellas yslas, que son ynumerables, y traen sus mercaderías. Algunas destas canoas he visto LX y LXXX onbres en ella, y cada un con su rremo.
et estos LX menkales que sea el tercio del aldea dont salle el poblador. et el otro tercio del conceio de la villa. et el otro tercio de conceio de villa.
Aquí s’ metió en nuevas Mío Çid el Campeador: tanta gruessa mula & tanto palafré de sazón conpeçó Mío Çid a dar a quien quiere prender so don, tantas buenas vestiduras que d’ alfayá son; cada uno lo que pide nadi no l’ dize de no. Mío Çid de los cavallos LX dio en don; todos son pagados de las vistas quantos que i son.
Por esa razón Áyax enloqueció, y ahora ese argumento va a desarrollar." Esto cuando dijo Trimalquión, un clamor los homeristas levantaron y, por entre la servidumbre afanada, un novillo en una bandeja de doscientos (pesos) cocido traído fue, y ciertamente con gálea, le seguía Áyax, y desenvainada la espada, como si estuviera loco, lo hizo pedazos, y ya para arriba, ya para abajo gesticulando, a punta los pedazos recogió y a los que miraban asombrados el novillo repartió. CAPÍTULO LX.