lustro

(redireccionado de lustros)
También se encuentra en: Sinónimos.

lustro

(Del lat. lustrum, sacrificio expiatorio.)
s. m. Período de cinco años van a planificar la actividad del próximo lustro.

lustro

 
m. Espacio de cinco años.

lustro

('lustɾo)
sustantivo masculino
periodo de cinco años Gobernó por un lustro.
Sinónimos

lustro

sustantivo masculino

lustro:

quinquenio
Traducciones

lustro

lustre

lustro

Lustrum

lustro

lustrum

lustro

lustro

lustro

lustro

lustro

пять лет

lustro

vijf jaar

lustro

خمس سنوات

lustro

πέντε χρόνια

lustro

пет години

lustro

五年

lustro

五年

lustro

fem år

lustro

viisi vuotta

lustro

חמש שנים

lustro

5 년

lustro

SMperiod of five years, five year period, lustrum (frm)
Ejemplos ?
Pero pasar cinco o seis lustros oscuro y desconocido...
Berecina el lauro honroso que cuatro lustros tejieron hondo tragó, y el poder de aquel coloso que los hombres no vencieron, allí se hundió.
Tres lustros largos habían ya transcurrido desde que Mitre puso el anhelado punto final a su primera y luego muy desdeñada biografía de Artigas.
Con la publicación de los dos volúmenes de Documentos Históricos (que han de ser tres dentro de breves días) se ha empezado a dar cumplimiento al encargo recibido del Estado hace ya casi tres lustros.
Para desenvolver los lineamientos de la acción futura, en el caso de ser electo por el pueblo de mi patria, con previa confrontación del estado a que ha llegado la realización del programa de los gobiernos revolucionarios, que en los últimos lustros han venido edificando la grandeza de nuestro país tenemos que proseguir con los principios de la Revolución en que dicho programa se apoya...
Tenemos que buscar los caminos para, en las relaciones obrero patronales, crear más centros de trabajo y, cosa compleja, pero necesaria y posible: promover mayor inversión, y al mismo tiempo que creamos con ella más riqueza, saberla distribuir con mayor equidad y con justicia, para crear un más amplio mercado interno, que haga más equitativa la vida nacional y sea la base y trampolín para mayores exportaciones que nos permitan, con independencia y con costos sociales no altos, acelerar nuestra industrialización. Necesitamos aprender la lección de seis o siete lustros anteriores.
Posiblemente nos hubiésemos cancelado la posibilidad de recuperarnos y de crecer por lustros, quizás décadas, por una generación, si hubiésemos permitido ese quebranto, ese colapso financiero total.
Hecha la revolución armada y consolidada en el poder por su eficacia gubernativa, no es sino desde hace seis lustros que el país goza de una paz institucional, firmemente asentada sobre la libertad y la justicia que establecen y garantizan las leyes que el pueblo se ha dado, desde su sabia Constitución de 1917.
Y ya que hablamos de principios de ética revolucionaria y de plantear una doctrina sustancial que sirva de norma a nuestro criterio para no empañar los lustros del movimiento social y darle armas al enemigo que puedan convertirse en argumentos o en vituperios contra las conquistas sociales, es conveniente señalar aquí lo que de disolvente tiene para la causa proletaria las tácticas de lucha de algunos grupos de trabajadores organizados sostenidas en distintas fases de su movimiento sindical y de sus dificultades internas.
Al salir de nuestro país las compañías expropiadas, no dejaban tras de sí, después de varios lustros de explotación, un solo recuerdo que pudiera mover la gratitud mexicana.
Y si no existieran en todo su período gubernativo, actos de mayor envergadura y trascendencia -que existen, como para llenar varios lustros de la Historia-, bastaría con este inteligente y ejemplar respeto que usted ha sabido sostener en pro del pensamiento impreso, para que la Historia le reservara un sitio preeminente, no obstante que los reaccionarios de hoy, prevaricadores de la Revolución de ayer, usaron y abusaron del noble vínculo del periodismo, para demostrar y escarnecer al Régimen actual, torciendo el sentido de la realidad y tratando de inducir a error y a desconfianza.
-Y para mostraros que los dieciocho lustros no han podido quitarme la complaciente obediencia debida a tan amables jueces, referiré una muy singular coincidencia que por mucho tiempo hizo vacilar mi espíritu entre lo casual y lo sobre natural.