lunfardo


También se encuentra en: Sinónimos.

lunfardo

s. m. LINGÜÍSTICA Jerga de la gente maleante de la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, parte de cuyo vocabulario se difundió posteriormente en la lengua popular y en el resto del país.

lunfardo

 
m. (Argent.) Jerga o germanía de los delincuentes, esp. en la c. de Buenos Aires.
(Argent.) Ratero, ladrón.
(Argent.) Chulo.

lunfardo

(lum'faɾðo)
sustantivo masculino
jerga desarrollada de la lengua de los inmigrantes en la ciudad de Buenos Aires El lunfardo tiene palabras de raíz italiana.
Sinónimos

lunfardo

sustantivo masculino
(Argentina) argot*, jerga, jerigonza.
El nombre de lunfardo se aplica al argot hablado en Buenos Aires.
Traducciones

lunfardo

SM
1. (Argentina) local slang of Buenos Aires
2. (Cono Sur) → criminal slang, language of the underworld
Ejemplos ?
Fundador de la Academia Porteña del Lunfardo Emma Barrandeguy, poeta Tono Andreu, actor Onésimo Leguizamón, abogado, periodista y político.
Eisenhower visita al dictador Francisco Franco; más de un millón de personas salen a la calle para recibirlo. 1962: en Argentina se funda la Academia Porteña del Lunfardo.
Esta influencia se remonta al lunfardo porteño, que cabalgando en el flujo cultural rioplatense, asentó en la sociedad cuyana improntas más seguras, desde las clases altas (por los estudiantes y el tango), y que luego se perpetra hasta hoy con los medios de comunicación.
El más destacable por la cantidad de hablantes es el italiano, siendo otros destacables el alemán, japonés, portugués, yiddish en las comunidades judías argentinas, galés en Chubut, polaco y más recientemente el chino mandarín. Algunas jergas se han extendido tanto que han merecido tratamientos especiales, como el lunfardo y el rosarigasino.
Los parciales que concurrían a los encuentros lo reconocían por una de las principales tareas de los utileros: «inflar» las pelotas, «hincharlas» —como se dice en lunfardo rioplatense—.
La moda del `gauchesco' pasó; pero ahora se cierne otra amenaza, está en formación el `lunfardo', léxico de origen espurio, que se ha introducido en muchas capas sociales pero que sólo ha encontrado cultivadores en los barrios excéntricos de la capital argentina.
El nombre perdurable de ese café data de la época en que en Argentina estaba de moda el lenguaje del automovilismo — tuerca, en lunfardo— entre los años cincuenta y setenta del siglo XX, en efecto: Fueron habituales de tal café-bar muchos automovilistas, entre los que se destacan Juan Manuel Fangio, Froilán González y Manuel Gálvez, aunque también supo hacer acto de presencia Adolfo Bioy Casares quien allí jugaba partidas de baccarat.
Centrado en las ciudades de Buenos Aires, Montevideo y Rosario, los tres focos poblacionales más importantes de la región, extiende su influencia cultural y lingüística a regiones geográficamente distantes, sobre todo a través de los medios de comunicación, en los que es el lecto estándar en ambos países. Otra forma dialectal muy extendida en el país es el lunfardo, jerga originada y desarrollada en la ciudad de Buenos Aires.
El dialecto de los italianos de Buenos Aires (que eran en muchos casos originarios de la región de Venecia) era el cocoliche, casi extinguido después de la segunda guerra mundial. Muchas de sus palabras hoy en día se encuentran formando parte de otro dialecto ítaloargentino: el lunfardo.
Un ejemplo de reverlanización: la palabra francesa «arabe» se verlanizó en «beur» (también en el vocablo «rabza», menos usado), pero su rápida extensión y su carácter ofensivo hicieron que los propios hablantes de verlan reverlanizaran en «rebeu», dando lugar a un nuevo término. Vesre Lunfardo
Son características a cada país, región geográfica o étnica, y muchos países, independientemente de su tamaño, poseen modismos diferentes que incluso resultan ininteligibles para otros habitantes del mismo país. Las jergas (como el lunfardo porteño, de Argentina) se basan en un acervo de modismos que eran conocidos por un grupo cerrado.
Por otra parte hasta inicios del siglo XX la gente humilde que habitaba en las costas de los grandes ríos solía tener como una de sus principales fuentes de nutrientes el pescado, por ejemplo el robusto sábalo, pero precisamente por servir de alimento a los de menos poder adquisitivo se difundió como desprestigiante insulto el mote peyorativo (que llegó al lunfardo) de " sabalero " y de " el sabalaje ", principalmente en las ciudades como Buenos Aires y Rosario para quienes se alimentaban con esta dieta entonces "barata" es decir económica.