luneta


También se encuentra en: Sinónimos.

luneta

1. s. f. Ventana semicircular hecha sobre una puerta por la luneta vi que no había nadie en la sala.
2. Cristal trasero de un automóvil.
3. Cristal de las gafas, anteojos o lentes.
4. CONSTRUCCIÓN Bocateja o primera teja junto al alero.
5. ARQUITECTURA Bóveda pequeña en forma de media luna para dar luz a la bóveda principal.
6. CONSTRUCCIÓN Baluarte pequeño, por lo general aislado.
7. Soporte intermedio que se coloca entre las puntas del torno para trabajar piezas largas y delgadas.
8. TEATRO Cada asiento con respaldo y brazos colocado frente al escenario en la planta inferior de los antiguos teatros.
9. TEATRO Sitio del teatro donde estaban colocados estos asientos a diferencia del patio.
10. INDUMENTARIA Y MODA Adorno en forma de media luna que se ponían las mujeres en la cabeza y los niños en los zapatos.
11. RELIGIÓN Círculo de oro o metal dorado donde se expone la sagrada hostia a los fieles.
12. luneta térmica TECNOLOGÍA Cristal trasero del automóvil provisto de hilos eléctricos que al calentar el cristal lo desempañan.
NOTA: También se escribe: luneto

luneta

 
f. Adorno en figura de media luna.
Baluarte pequeño.
arq. Bocateja.
ópt. Lente de los anteojos.
teat. Butaca de patio.
Sinónimos
Traducciones

luneta

lens, stall

luneta

Lünette

luneta

Lunette

luneta

luneta

luneta

Lunette

luneta

לונטה

luneta

SF
1. [de gafas] → lens (Aut) → window
luneta traserarear window
luneta trasera térmicaheated rear window
2. (= media luna) → halfmoon shape, crescent
3. (Méx) (Teat) (anticuado) → stall
Ejemplos ?
¿Cómo preferir uno solo de luneta, bajo un techa no muy alto, a la frescura y refocilamiento que producen un par de piruetas a la intemperie?
La primera idea había sido levantarlo por la calle cuando salía a caminar. Pensábamos llevar uno de esos autos con cortina en la luneta y tapar las ventanillas con un traje a cada lado.
La luneta se compra, y la hija de doña Calixta va a ocuparla. Pero, ¿con qué cara le pide a la coronela al día siguiente la familia pagana un par de pesetas, a pesar de las instancias de aquélla?
Así que cuando a pesar de la poca filosofía que puede haber entre la música y la letra del final del primer acto de los Montescos, defecto que confesaremos, el efecto nos encanta, nos arrebata en la luneta, preferimos figurarnos que es otra la letra a cerrar los oídos.
Éste anuncia con la mejor fe que escribirá de todo; artículos de artes, de crítica, poesías sobre todo: que escribirá los artículos de teatros si las empresas le mandan gratis su correspondiente luneta; que traducirá novelitas del francés al gascón, y aun las hará originales a pedir de boca.
Por ejemplo: sabe doña Calixta que una familia muy conocida suya se dispone a ir al teatro; pues pasa un recado a la señora, concebido en estas palabras, que la aguadora que le lleva va repitiendo por el camino: «De parte de doña Calixta, que tome usted otra luneta para la señorita Pilar, que ella le abonará a usted el importe mañana, y que cuando ustedes vayan al teatro, que se pasen por su casa para acompañarla».
Reflexionad que, mientras desde mi «luneta» (todavía hay en Marineda quien las llama así), me sepultaba en la contemplación de las bases del lindo edificio, ya cautivas en el chapín de Rosina, ya encerradas en el botincillo de raso blanco de Amina (la Sonámbula), mis dos vecinos me decían a cada momento: -Estévez, no sea usted raro...
Cuando alguna vez hemos aplaudido a O'Loghlin en Ricardo III y Sullivan, a Manuel Dench en el Cardenal Montalto, a Jiménez en Dos horas de favor, a Casacuberta en los Escalones del crimen, a Aníbal Ramírez en las comedias de Rodríguez Rubí, a Lutgardo Gómez en Traidor, inconfeso y mártir, a Torres en Luis XI, a Valero en el Músico de la murga o a Burón en el Drama nuevo, y manifestado nuestro entusiasmo a un anciano que la casualidad nos deparaba por vecino de luneta, siempre hirió nuestros oídos esta contestación: «¡Psche!
Perteneciendo a la primera clase de la sociedad, o debiendo a su mérito y a su carácter la introducción en ella, ha recibido una educación esmerada; dibuja con primor y toca un instrumento; filarmónico nato, dirige el aplauso en la ópera, y le dirige siempre a la más graciosa o a la más sentimental; más de una mala cantatriz le es deudora de su boga; se ríe de los actores españoles y acaudilla las silbas contra el verso; sus carcajadas se oyen en el teatro a larga distancia; por el sonido se le encuentra; reside en la luneta al principio del espectáculo...
–Pues aquel sujeto, ahí donde usted le ve tan bien vestido, suele traerme los días que hay apretura para ver la ópera algunos billetes, que le vendo por una friolera: al duplo o al triplo, según es aquélla; da una gratificación por una o dos docenas a quien se las proporciona a poco más del justo precio, y viene a sacar veinte, cuarenta o sesenta reales en luneta...
-Mira, ya que no puedes acompañarme a la jarana, tampoco quiero dejarte solo; y como en algo hemos de matar el tiempo, empleémoslo en dejar vacía la luneta y ensayar la confesión.
A fines de 1991 es lanzada en Japón la versión con nombre comercial de Sentra Super Saloon E contaba con caja manual o automática, motor GA16DE con inyección electrónica multipunto; en cuanto a comfort, luneta eléctrica corrediza en vidrio, antena de radio de elevación motorizada.