Ejemplos ?
Kauffmann Doig (2002), basándose en Mario Benavides Calle (1971) y Patricia Knobloch (1976), ubica a los huarpas como una expresión cultural lugareña plenamente asimilada a lo que sería "una modalidad tardía del estilo Nazca llegado a Ayacucho".
En Sacsayhuamán se lleva a cabo, el 24 de junio, en el solsticio de invierno, el festival anual del Inti Raymi, donde se escenifica el ritual incaico de culto al Dios Sol o Inti. La gente lugareña se moviliza con disfraces coloridos y baila danzas típicas, repitiendo así la tradición de sus antepasados.
Juntos viajan a través del tiempo y el espacio, destino a la mítica isla de Rapa Nui. En ésta conocen a una pequeña lugareña llamada Marama, la que será su anfitriona, guía y compañera en esta aventura.
Las fiestas en los pueblos de Peñamellera sirven para rememorar viejas costumbres como las subastas de los ramos, el árbol que pina la gente joven, llamado hoguera, las fuentes decoradas por San Juan, los cánticos populares, los trajes regionales. A su vez se celebran deportes autóctonos como los bolos y degustación de la gastronomía lugareña.
Su padre, Beltrán de Cetina y Alcocer, originalmente de Alcalá de Henares, siendo muy joven se va a vivir a Sevilla, donde conoce a Francisca del Castillo y Zanabria, lugareña, y (a juzgar por el apellido) de origen morisco.
El primer diputado registrado que representa a Ponga data de 1594 y recae sobre Juan Alonso Del Río. Durante el siglo XIX dos fueron las circunstancias que marcaron la vida de Ponga y modificaron su actividad lugareña.
Dicho proyecto se realizó en ATEXCACO localidad ubicada entre los municipios de TEZIUTLÁN y HUEYAPAN, con una inversión de $100 Millones de Dólares. Obra que en sus inicios dio más de 200 empleos a gente lugareña y otros estados en diferentes puestos de la construcción.
Vestuario.- El vestuario es todo lo que le caracteriza al hombre andino, con su terno negro de bayeta, camisa blanca manga larga, poncho negro o de color granate que la lengua lugareña lo identifica a ese color como “cabritilla”, llevan puesto sombrero blanco de lana, sandalias u ojotas de jebe, faja multicolor, y portan la infaltable vara de mando.
De acuerdo a la tradición popular, la identificación se debió a los amoríos del Primer Mandatario Regional de la época con una lugareña de ese nombre (Flor).
Lo particular de esta playa es que el sol brilla en casi todas las épocas del año en parte por la microclima que existe en este balneario. Aquí hay varios buenos hoteles y la comida lugareña también es muy agradable.
Tiempo después se enrola en la Guardia Civil, fungiendo de sargento en el poblado selvático de Santa María de Nieva. Allí conoce a Bonifacia o “La Selvática”, una chica lugareña de ascendencia aguaruna, con quien se casa y regresa a Piura.
Sucedió que su padre cayó mal al Secretario de la subprefectura, un tal De la Haza, quien al mismo tiempo era redactor de "La Voz Regionalista", el decano de la prensa lugareña.