Ejemplos ?
Hallo, en algunas de esas obras, una imaginación original y rica, expresiones felizmente atrevidas, y (lo que parece que sólo pudo dar un largo ejercicio) una versificación armoniosa y fluida, que busca de propósito las dificultades para luchar con ellas y sale airosa de esta arriesgada prueba.
Ea, toma las armas y ven a mi lado; apresurémonos, por si, a pesar de estar solos, podemos hacer algo provechoso. Nace una fuerza de la unión de los hombres, aunque sean débiles; y nosotros somos capaces de luchar con los valientes.
Viose de nuevo aquí, tras tantos siglos, de la Europa y de África enemigas el siniestro combate a muerte proseguir, y al árabe y al cristiano luchar con el denuedo mismo de entonces, sobre el campo mismo donde Cartago y Roma combatieron.
Sin embargo, exhortamos a nuestros trabajadores a que se reúnan en sindicatos por ellos libremente escogidos, convencidos como estamos de que la clase obrera llegada a su mayoría de edad, tiene que luchar con responsabilidad y con decisión por la auténtica promoción obrera, para cumplir la misión que Dios le ha confiado.
Véase lo que entonces escribe: “Después de la rendición de Montevideo, las tropas argentinas (¿?) que ocupaban la plaza tuvieron que luchar con otro enemigo más temible que el que habían vencido: contra los malos elementos internos en pugna con el orden; contra las masas semibárbaras de la campaña en pugna con los grandes objetos de la revolución.
En este día, las banderas de las Naciones Unidas ondean sobre países poblados pro hombres que no rehusaron el reto de los tnanos y que, amenazados directa o indirectamente por la codicia totalitaria, prefirieron luchar con honor a vegetar sin respeto y sin libertad Entre esas banderas está la nuestra.
Luchando nosotros limpiamente, por seguir siendo partido mayoritario, curando nuestras enfermedades —que las tenemos—, contribuimos a la evolución política del país. Reiteramos: no queremos luchar con el viento, con el aire; lo que resiste apoya.
Y donde quiera que hoy estén reunidos, ya sea que estén en Johannesburg, en Sudáfrica; Nairobi, Kenia; Accra, en Ghana; La ciudad de Nueva York, Atlanta, Georgia; Jackson, en Mississippi; o en Menphis, Tennessee, el grito es siempre el mismo: “Queremos ser libres.” Y otra razón de la que estoy feliz de vivir en este período, es que hemos sido forzados al punto donde vamos a tener que luchar con los problemas que el hombre ha tratado de luchar a través de la historia, pero las exigencias no lo forzaron a hacerlo.
Lucía comprendió en medio de su dolor, que era imposible luchar con la fuerte pasión del cacique, trató de disimular engañándole para tomarse tiempo y dar lugar a que volviese su marido, decirle cuanto había ocurrido con el indio, a ver si secretamente podían dejar la costa y volverse a España.
Necesitamos ahora más que nunca, luchar con todas las fuerzas avanzadas de este país por elevar el papel político y social de la clase obrera si queremos consolidar la medida nacional de la banca, y si queremos que en el próximo régimen se aplique un programa de transformaciones profundas en la vida nacional.
Reconozco en ese reptil al ministro de su cólera. ¡Oh! ¡Que yo no fuera un dios para luchar con los dioses!... Mas no importa; mortal miserable como soy, venderé cara mi vida.
El alma que contigo se juntare cierto reprimirá cualquier deseo que contra el proprio bien la vida encare; podrá luchar con el terrestre Anteo de su rebelde cuerpo, aunque le cueste vencer la lid por fuerza y por rodeo, y casi vuelta un Hércules celeste, sompesará de tierra ese imperfeto, porque el f avor no pase della en éste, tanto que el pie del sensitivo afeto no la llegue a tocar y el enemigo al hercúleo valor quede sujeto; de sí le apartará, junto consigo domándole, firmado en la potencia del pecho ejecutor del gran castigo; serán temor de Dios y penitencia los brazos, coronada de diadema la caridad, valor de toda esencia.