loza

(redireccionado de lozas)
También se encuentra en: Sinónimos.

loza

(Del lat. lautia, ajuar proporcionado a un huésped.)
1. s. f. Barro fino, cocido y barnizado con el que se hacen platos, tazas y demás componentes de la vajilla conservo la vajilla de loza de mi abuela.
2. Conjunto de platos, fuentes, tazas y otros útiles de este material, empleados para el servicio de la mesa sacó la loza para limpiarla .
3. loza dura Aquella cuya pasta contiene feldespato y es dura, fina y opaca. semiporcelana
4. loza fina Cerámica de pasta blanca y fina, revestida de un esmalte transparente.

loza

 
f. Barro fino cocido y barnizado, de que están hechos platos, tazas, etc.
Conjunto de estos objetos.

loza

('loθa)
sustantivo femenino
conjuntos de objetos realizados en barro fino cocido y barnizado la loza blanca
Traducciones

loza

SF
1. (= vajilla) → crockery
hacer la lozato wash up
2. (= cerámica) → pottery
loza finachina, chinaware
Ejemplos ?
En una de ellas se ve una cruz granada, y en la otra una cruz patada rectilínea.;San Miguel: Hubo una ermita, hoy desaparecida en donde se han encontrado cerámica realizada a torno y lozas.
Es así como un estudio realizado en 2007 estimó la población de chanque en el litoral de Tacna (banco natural Meca-Las Lozas) en unos 4 821 922 individuos (lo que representa una densidad media de 4 ejemplares por m²) y determinó que se trataba de una población esencialmente juvenil, donde el 98,8 % de los individuos se encontraba por debajo de la talla mínima de extracción.
El gran impulso de esta colección lo proporcionó la compra en 2004 de la colección de 140 cerámicas de Enrique Scharlau Bellsch, que aportó alrededor de dos terceras partes de las lozas italianas.
En el medioevo, la musulmana con reminiscencias de la porcelana china; en los siglos XVI y XVII la mayólica italiana, traída a la corte española por ceramistas ligures, la auténtica porcelana china que llegaba con el galeón de Manila o vía Portugal, y ya en el XVIII las refinadas lozas francesas como equipaje cultural de los viajeros ilustrados y de la propia Ilustración española; finalmente las lozas mecanizadas burguesas impresas de estilo Brístol en el siglo XIX.
Comidas Típicas.- Entre las delicias que encontramos en este lugar son: El Güiti, que es hecho de harina de maíz blanco, cocido al vapor en lozas de barros especiales, le agrega queso y es a simple vista una rica torta, pero al probarlos es un exquisito pan típico guaraní.
Las lozas de Paterna, Manresa y Teruel no se consideran de gran fuego en toda su dimensión cromática, al reducirse su gama al verde de cobre y el negro-morado de manganeso.
Si bien Lope, Cervantes o Tirso, parodiando o glosando la austeridad de estas lozas blancas sobrias y puras, las llaman talaveras, no es de recibo que fueran hechas en Talavera de la Reina, pues como ellas y en su época, se fabricaban también en los alfares de la Triana sevillana, en los de Toledo, y de los antiguos reinos de Granada y Murcia.
Investigadores como Martínez Caviró, Pleguezuelo y Sánchez Pacheco propusieron como lozas relacionadas con Talavera y El Puente del Arzobispo la serie, básicamente de platos, decorada en cobalto (con ocasionales pinceladas de amarillo), que incluye en la temática pequeños animales como tortugas, caracoles, lagartijas, etc.
De entre los pioneros en el estudio y descripción de las lozas talaveranas, Dejando al margen las menciones de Lucio Marineo Sículo, las de la Historia de Talavera (no impresa) fechada en 1560 y firmada por García Fernández, las anotaciones del jurisconsulto Bartolomé Frías de Albornoz en 1573, o la monografía de Cosme Gómez Tejada, publicada en 1651.
a loza y azulejería producida en Talavera de la Reina (España) a lo largo de sus cinco siglos de reconocida tradición cerámica, A propósito del término loza preferido frente a cerámica, en este y otros contextos de investigación, descripción y estudio de la producción de los alfares de Talavera de la Reina, quizá convenga citar a la historiadora Natacha Seseña cuando describiendo las «afamadas lozas de Talavera, que por su naturaleza técnica no entrarían en la alfarería de basto», se ratificaba en su "carácter popular".
El Renacimiento llevó hasta Talavera a maestros artesanos flamencos como Jan Floris, que hacia 1558 introdujo técnicas italianas mientras trabaja en la azulejería para el alcázar de los Austrias de Madrid. Posteriores maestros introdujeron las técnicas y métodos de las lozas de Delft en Holanda.
Existe una leyenda que dice que en el interior del cerro existe una escalinata de mármol muy larga, y que lleva hacia un palacio enorme y de gran belleza, cuyo piso está hecho de plata y está cubierto por lozas de un metal precioso, las paredes son de oro, y por todos lados brilla una luz intensa producida por la gran cantidad de piedras preciosas que cuelgan de los techos.