locomóvil

(redireccionado de locomóviles)

locomóvil

1. adj. Que puede ser trasladado o moverse de un lugar a otro. locomovible
2. adj / s. f. Se aplica a la máquina de vapor que se puede desplazar por estar montada sobre ruedas.

locomóvil

 
adj.-com. Que puede llevarse de un sitio a otro.
f. Máquina de vapor, montada sobre ruedas, que puede trasladarse.
Traducciones

locomóvil

SFtraction engine
Ejemplos ?
Algunas locomotoras de vapor estaban diseñadas para rodar sin necesidad de raíles, por caminos y carreteras, se denominaban Locomóviles, estaban dotadas de ruedas de tractor y eran empleadas para encarrilar los vagones que se salían de las vías en accidentes, arrastre de maquinaria pesada, o en los trabajos de instalación de los raíles.
Bajo la nueva administración, estos locomóviles fueron pintados, lo que causó mucha controversia en el ámbito local ya que, para algunos, al pintar los locomóviles se les restaba un importante valor histórico.
La Plaza Chile es el nombre la plaza de la ciudad donde se aprecia un odeón, popularmente conocido como kiosco, una hermosa fuente de agua inaugurada el 1 de enero de 2000 y bautizada como Fuente Milenium, además de dos antiguos locomóviles, una réplica en miniatura de la ciudad, unas casitas con conejos, para el deleite de los niños y una microarquitectura que le da un elegante aire de antigüedad a la plaza, convirtiéndola en una de la más bellas de Chile.
Su muestra está compuesta por más de 40 locomóviles distribuidos en Av. Ercilla y su plaza. Estos motores a vapor transportables –la mayoría de origen británico– se usaron como fuerza motriz en faenas agrícolas, industriales y forestales entre 1860 y 1930.
Desde ese entonces, el museo - que es la mayor colección mundial de locomóviles -, se ha convertido en un nuevo símbolo de la ciudad.
Este sistema de encendido eléctrico fue adquirido por Robert Bosch para su actividad. 1894 Comienza en Philadelphia (EE.UU.) la producción de locomóviles propulsados por motores Otto y tractores.
Y con cuanta mayor ventaja podríamos nosotros hacer dichas obras, toda vez que tenemos poderosas máquinas de triturar piedras, formar el hormigón, locomóviles de potencia para cubrir a grandes alturas y a cada paso canteras de producción de cales hidralizadas que tan bien se avienen con la fábrica que se acaba de indicar, reservamos la piedra labrada que también se puede alcanzar por medio de máquinas y ahorramos con un sistema y escatimamos miserablemente la escultura, es decir, no gastemos en balde para cosas que nada significan, y atengámonos a lo indispensable moral y materialmente.