locero

(redireccionado de loceros)

locero -ra

 
m. f. Ollero.
m. Escurreplatos.
Traducciones

locero

/a SM/F (LAm) → potter
Ejemplos ?
El mejor legado documental se conserva quizá en los distintos centros loceros, ecomuseos y casas-alfar recuperados y protegidos por los distintos cabildos.
C. pertenecientes a Diego Salvador Carreto, uno de los loceros más importantes en Puebla durante el siglo XVI. El segundo, se atribuye al locero Diego Santa Cruz Oyaguren Espínola, cinco veces alcalde del gremio de loceros y poseedor de uno de los talleres más grandes de Talavera de Puebla del siglo XVIII.
no puede figurarse cuánto se padece aquí con ópticos, libreros, encuadernadores, carpinteros, estatuarios, loceros, sastres, etc., etc.
Hornera u horneta: Es otro modo de denominar el horno a fuego o cielo abierto, en hoguera o en montón. Este sistema de cocción al aire libre era habitual en muchos centros loceros canarios hasta mediado el siglo XX.
Aquella primera familia de loceros de La Atalaya se había establecido en las Cuevas del Bujo (Guía), donde construyeron el primer horno.
En Canarias, casi todos los focos loceros se formaron por reunión de diferentes familias, muchas veces emparentadas entre sí, que se asentaban en un barrio con mayor o menor tradición alfarera, para cubrir así las necesidades del entorno.
Se mezclaba luego con ceniza volcánica (arena en otros lugares), sacada de cuevas como las del Morrillo, Risco Abajo, Los Andenes y Cueva de la Caja. Otros focos loceros que existieron en esta zona: Hoya del Bardo, Hoya del Guanche, La Majadilla, Cuevas del Bujo.
El estilo de las decoraciones tiene claras resonancias de los grandes centros loceros españoles, en especial del foco aragonés de Villafeliche y en menor grado del trabajo de Fajalauza.
Luego se aplicaron temperaturas más altas a engobes de arcilla oscura, ricos en hierro, que al cocerse dan brillantes texturas marrones y negras. La decoración de las piezas solía ser específica en los diferentes focos loceros.
"Eramos quince hermanos, con mi padre y mi madre diecisiete personas, que para echar de comer a tanta gente hay que ver...Y ni leña había." Con ella trabajaron y aprendieron loceros como: Nicolás Godoy, Juanita Ramos, Juan Sosa, Catalina..., y más tarde sus propias hijas, en especial Rafaela Santiago "Rafelita" (aún activa en 2010), considerada la última locera de tradición familiar en el aquellos pagos.
Esta austeridad cromática y el carácter de sus temas ornamentales son representativos de la tradición mudéjar, conservada en los alfares de Teruel. El Museo de Cerámica de Barcelona conserva colecciones de todos estos focos loceros.
La alfarería sin horno practicada en Lugarejos (y arquetípica en otras islas del archipiélago como La Palma y Fuerteventura) sigue un proceso arcaico precolombino: Recogida del barro arcilloso, en algunos barrios loceros llamado masapé y que según su composición, se mezcla con arena volcánica.