loado

Búsquedas relacionadas con loado: aya
Traducciones

loado

lodato
Ejemplos ?
Deso me podré yo alabar entre todos mis iguales por de mejor garganta, y ansí fui yo loado della fasta hoy día de los amos que yo he tenido.” “Virtud es esa -dijo él- y por eso te querré yo más, porque el hartar es de los puercos y el comer regladamente es de los hombres de bien.” “¡Bien te he entendido!
Una noche, entre los suaves gustos de amor, exclamó dándome un abrazo: _Alah, Ilah, Aláh_, que son las palabras sacramentales de los Turcos; yo pensé que fuesen las del amor, y dixe con mucho cariño: _Aláh, Ilah, Aláh_. Ha, dixo la mora, loado sea Dios misericordioso; ya sois Turco.
El Duque de Saint-Simón le hubiera loado en sus Memorias, con aquel delicado y filosófico juicio que muestra hablando de España, cuando se desvanece en un éxtasis, ante el contenido moral de estas dos palabras tan cas-tizas: Cornudo Consentido.
teniendo yo mi imperio en paz muy asosegado, que cobré con grant laserio por onrar el mi estado, plogo a Dios que fuí llamado a la su muy dulce gloria, do estó con grant vitoria. El su nombre sea loado.
A ti solo, Altísimo, corresponden, y ningún hombre es digno de hacer de ti mención. Loado seas, mi Señor, con todas tus criaturas, especialmente el señor hermano sol, el cual es día, y por el cual nos alumbras.
Voces antiguas hacen sublimadas con majestad y ser las oraciones, si las palabras son bien inventadas. La oración hacen grave las dicciones inusitadas, y serás loado si cuerdamente ordenas, y dispones.
Era magnífico oír al bisabuelo hablar de todo aquello y de sus años juveniles, aunque el período mejor, el más sobresaliente y grandioso, había sido el anterior. -¡Bárbaro, era! -exclamó mi hermano Federico-. ¡Dios sea loado! Pero ya pasó. Y se lo dijo al bisabuelo.
Aquí sí que fue cuando se aumentaron las voces y creció la confusión; porque dijo la huéspeda: Señor alguacil y señor escribano, no conmigo tretas, que entrevo toda costura; no conmigo dijes ni poleos: callen la boca y váyanse con Dios; si no, por mi santiguada que arroje el bodegón por la ventana y que saque a plaza toda la chirinola desta historia; que bien conozco a la señora Colindres y sé que ha muchos meses que es su cobertor el señor alguacil; y no hagan que me aclare más, sino vuélvase el dinero a este señor, y quedemos todos por buenos; porque yo soy mujer honrada y tengo un marido con su carta de ejecutoria, y con a perpenan rei de memoria, con sus colgaderos de plomo, Dios sea loado...
Llegados ante el incógnito El caballero parándose Díjole: Dios sea loado, Buen hombre.---Y él con voz grave (133) Repuso: Loado sea Por siempre, buen caminante.
-Hable, clamó el abad. Y él, humillado, dijo: -Dios sea loado, que a mí, vil gusanillo, ha concedido lo que a Sus Reverencias no ha querido.
Entre tanto, tentaba el empedrado, por si el cabo hallaba, y tal fortuna tuvo que al poco tiempo que buscando anduvo, dio con la erguida pieza del soldado, y al cogerla exclamó: -¡ Dios sea loado!
Está satisfecho con vuestras promesas. CLEANTO ¡Loado sea el cielo! MAESE JACOBO Señores, no tenéis más que hablar juntos: ahora ya estáis de acuerdo; íbais a regañar porque no os entendíais.