lluvioso

(redireccionado de lluviosos)
También se encuentra en: Sinónimos.

lluvioso, a

adj. METEOROLOGÍA Que tiene lluvias frecuentes la zona cantábrica es muy lluviosa.

lluvioso, -sa

 
adj. Díc. del tiempo o del lugar en que llueve mucho. Propenso a lluvias.

lluvioso, -sa

(ʎu'βjoso, -sa)
abreviación
1. tiempo, cielo que tiene lluvia un día lluvioso
2. lugar que tiene precipitaciones frecuentes un clima lluvioso
Traducciones

lluvioso

rainy, wet

lluvioso

deštivý

lluvioso

regnfuld

lluvioso

regnerisch

lluvioso

sateinen

lluvioso

pluvieux

lluvioso

kišovit

lluvioso

雨の

lluvioso

비가 오는

lluvioso

regenachtig

lluvioso

regntung

lluvioso

deszczowy

lluvioso

chuvoso

lluvioso

regnig

lluvioso

ซึ่งมีฝนตก

lluvioso

yağmurlu

lluvioso

có mưa

lluvioso

多雨的

lluvioso

ADJrainy, wet

lluvioso-a

a. rainy.
Ejemplos ?
Arrojados por los rincones había montones de títeres inválidos y despintados, herencia de un titiritero fracasado amigo de los Irzubeta, cajas diversas con soldados de plomo atrozmente mutilados, hediondos bultos de ropa sucia y cajones atiborrados de revistas viejas y periódicos. La puerta del cuchitril se abría a un patio oscuro de ladrillos resquebrajados, que en los días lluviosos rezumaban fango.
Después de revisar cuidadosamente los arneses se volvió rezongando: —Estoy arreglado si me roban un cabezal o unas riendas. En los días lluviosos acostumbraba a pasar las mañanas en su compañía.
Hacen los indios de este lugar las sementeras de maíz muy cortas y de las otras semillas, porque no suelen sembrar más de dos o tres almudes de maíz para sustento de su casa, para lo cual cogen suficiente fruto en los años lluviosos; en los más años les falta, y envían uno de los principales a comprar maíz a Jipijapa y Picuaza, y les suele costar a ocho reales la fanega/.
¡EI blancor de esos días tercamente lluviosos; las estatuas de mármol recién inauguradas; el estertor de la pechuga exangüe; el ruedo que la mar prende a su falda; la capa voladora del beduino y sus tiendas errantes, palomar del Sahara; los caminos ahogados en la arena; al fondo de los árboles, la pared de una casa; las tumbas escondidas en la noche; el cirio iluminando la mortaja; ¡yacente livor del esqueleto que el cincel del gusano cincelara; esas frases inéditas, alargadas de aes, con que los sordomudos desahogan su rabia; las gotas de azahar sobre las bodas, y en la Suprema hora de las ansias, en el instante de aflojar los brazos, aquel blanco en los ojos de la mujer cansada!
(Quizá salga también su fotografía) La niebla matutina de los días lluviosos de invierno bañaba en desolantes caricias la faz mortecina y agitada del centro de la urbe.
Fertilidad.- El maíz se da también que se sustentan algunas cosas en Puerto Viejo con solo una roza de dos almudes de sembradura, porque en los años muy lluviosos acude a 250 y 300 fanegas por una sembradura, y a 150 cuando el año no es acertado.
Por la tarde la clase estaba mal alumbrada y peor calentada, y por la mañana, igual que una nevera; la alternativa entre la carne de vaca cocida y asada y del cordero cocido y del cordero asado; el pan con mantequilla; el jaleo de libros y de pizarras rotas, de cuadernos manchados de lágrimas, de bastonazos, de golpes dados con la regla, del corte de cabellos, de domingos lluviosos y de los puddings agrios; el todo rodeado de una atmósfera sucia, impregnada de tinta.
Se aumenta, según Arago, como la temperatura de las zonas. También cae más lluvia en verano que en invierno, aun cuando en esta última estación hay mas días lluviosos que en la otra.
Grave contienda decidirá si ha de ser tuya o suya la apetecida presa; y mientras tú eches mano a las rápidas saetas y ella aguce sus finos dientes, el juez del campo, pisando la palma con sus desnudos pies, dejará que las auras acaricien sus cabellos perfumados, que le caen en bucles sobre la espalda, tal como Nireo o el bello Ganimedes arrebatado de los montes lluviosos del Ida.
De ahí, del futuro cerciorados, que todo con fiel admonición el Priámida Héleno les había predicho, entran en Sicania: ésta incurre en los mares mediante tres alas, de las cuales, a los lluviosos austros se vuelve el Paquino, 725 a los blandos céfiros encarado el Lilibeo, a las Ursas, del mar exentas, contempla, y al bóreas, el Peloro.
Ensalada de prodigios Pulgarcita Roja y Caperucita Blanca se encontraron en el bosque de los arbustos lluviosos y se pusieron a platicar sobre el pez dorado.
Hecho esto se entregaban al reposo.” En el capítulo XXIV de esta magna obra, continúa con la exposición de actividades semejantes cuando los días eran lluviosos.