llanero

(redireccionado de llaneros)

llanero, a

s. Habitante de las llanuras.

llanero -ra

 
m. f. Habitante de las llanuras.

llanero, -ra

(ʎa'neɾo)
sustantivo masculino-femenino
habitante de extensiones de terreno plano Los llaneros son gente solitaria.
Traducciones

llanero

/a SM/F
1. (esp Venezuela) → plainsman/plainswoman
llanero solitariolone ranger
2. (Caribe) (= vaquero) → cowboy
Ejemplos ?
Los españoles ocupaban una sólida posición en Carabobo, una aldea situada aproximadamente a mitad de camino entre San Carlos y Valencia; pero en vez de reunir allí todas sus fuerzas, Latorre sólo había concentrado su primera división, 2.500 infantes y unos 1.500 jinetes, mientras que Bolívar disponía aproximadamente de 6.000 infantes, entre ellos la legión británica, integrada por 1.100 hombres, y 3.000 llaneros a caballo bajo el mando de Páez.
¡Afuera voz de mis tres Andrades, sedientos de sangre, borrachos de alcohol y de sexo, que, tendidos sobre los potros salvajes, con el lanzón en la mano, atravesabais las poblaciones incendiadas atronándolas con nuestro grito: Dios es pa reírse del; el aguardiente pa bebérselo; las hembras pa preñarlas, y los españoles pa descuartizarlos! Grita, voz de mis llaneros salvajes: ¡Hurrah a la carne!
Pero vuelvo en este momento, respondió levantando el portier, que cayó tras de ella. ¡Será tuya, será tuya!, me gritaba por dentro la voz de los llaneros.
En aquella temporada de vida singular las cacerías de venados, y los violentos ejercicios atléticos, se alternaban con las orgías vertiginosas en que Humberto Monteverde, borracho y con la rizosa cabeza recostada sobre algún seno desnudo, me gritaba a voz en cuello mientras su padre, don Teodoro, paseaba por sobre la concurrencia la mirada átona de sus ojos enturbiados por el alcohol: «Oye, José, tú y yo no hemos nacido para vivir en sociedad, somos salvajes, somos Andrades, somos los nietos de los llaneros».
—Conocerlo, propiamente, no, porque es la primera vez que me lo topo; pero, por las señas que les he escuchado a los llaneros de por estos lados, malicio que debe ser uno a quien mientan el Brujeador Persona práctica en cazar bestias bravías, persiguiéndolas día y noche sin dejarlas ni pacer ni dormir.
«Gracias, mi señor, —respondió el hombre sin cambiar de posición— Le agradezco mucho que quiera llevarme hasta el fin; pero de aquí para alante puedo irme caminando al píritu, como dicen los llaneros cuando van de pie.
Esa fue una de las causas, según Bolívar, –y ahí está la historia que lo confirma, así lo creo– de la caída de la Primera República y de la Segunda, también. Los caudillos orientales contra los caudillos centrales, contra los llaneros, contra los andinos.
Téngase en cuenta que la división Lara se componía de llaneros y gente cruda a la que no era posible entusiasmar con palabritas de salón.
Pero si usted va a preguntarle a un trabajador, a un habitante de Chachopo, éste tiene otra concepción del espacio porque el nació entre montañas, tiene un peso muy grande de la montaña sobre él, como la llanura tiene un peso muy grande sobre los llaneros, o los margariteños y el mar.
Y luego a Luzardo: —Ese era el Viejito que se nos había quedado en tierra. Por estos ríos llaneros, cuando se abandona la orilla, hay que salir siempre con Dios.
Para el llanero es ahí mismito. No ven que el llanero es como el viento, los llaneros somos como el viento, somos como las lejuras.
l general Jacinto Lara era uno de los más guapos llaneros de Venezuela y el hombre más burdo y desvergonzado que Dios echara sobre la tierra; lo acredita la famosa proclama que dirigió a su división al romperse los fueros en Ayacucho.