livor

Búsquedas relacionadas con livor: rigor mortis

livor

(Del lat. livor.)
1. adj./ s. m. Color morado. cárdeno
2. Envidia u odio hacia una persona o cosa. malignidad
3. Lividez o tono amoratado del rostro.

livor

 
m. Color cárdeno.
fig.Malignidad, envidia, odio.
Ejemplos ?
-Atolondrado me vea yo a garrotazos -prosiguió el poeta-, si esta composición pindárica no es la más acabada pieza que ha salido jamás de cabeza humana; pero ni el público la ha gozado hasta ahora, proh dolor, ni sé cuándo me veré con dinero para imprimirla. ¡Oh livor!, ¡oh ignorancia!, ¡oh siglo calamitoso y fatal a los alumnos de las Musas!
Pan curat oves, oviumque magistros, como dijo Gronovio muy a mi intento. »Pero ¿qué sucedió? ¡Oh iniquidad! ¡Oh livor! ¡Oh influjo adverso! ¿Qué sucedió?
Era la demente una muchacha delgadita y pálida; sus facciones aniñadas, menudas, serían bonitas si las animasen la alegría y la salud; pero es cierto que hay muy pocas locas hermosas, y Cecilia no lo era sino por la expresión realmente divina de sus grandes ojos negros cercados de livor azul y enrojecidos por el llanto cuando respondió a nuestras preguntas: -¡Va a venir, va a venir a verme de un momento a otro!
Había muerto el profesor avinagrado y pesimista; guardaba su tez el livor de unos reflejos amatista; y en aquella cámara ardiente lloraban por el corifeo los discípulos del ingente filósofo bilioso y feo.
Use mucho de líquido y de errante, su poco de nocturno y de caverna. Anden listos livor, adunco y poro. ¡Qué gran fiesta de color y música para el idioma castellano!
Y dice con pasión dulce y prolija, después que el vuelo del corcel distiende: «Oh digna sólo tú de la cadena con que Amor a sus siervos encadena, »e indigna de esta suerte y toda aciaga, ¿quién es el que cruel, el que malvado de importuno livor ciñendo llaga el mármol de esas manos regalado?» ¿Qué mucho que al sentirlo ella se haga de grana como un mármol jaspeado, viendo que a ojos de todos se descubre, cuanto, aunque bello, la vergüenza encubre?
El latido de la vida saltábale de un pulso al otro, buscando las puertas de las manos para escapar de cuerpo tan miserable. Livor nauseante sobre los pómulos de caza.
¡EI blancor de esos días tercamente lluviosos; las estatuas de mármol recién inauguradas; el estertor de la pechuga exangüe; el ruedo que la mar prende a su falda; la capa voladora del beduino y sus tiendas errantes, palomar del Sahara; los caminos ahogados en la arena; al fondo de los árboles, la pared de una casa; las tumbas escondidas en la noche; el cirio iluminando la mortaja; ¡yacente livor del esqueleto que el cincel del gusano cincelara; esas frases inéditas, alargadas de aes, con que los sordomudos desahogan su rabia; las gotas de azahar sobre las bodas, y en la Suprema hora de las ansias, en el instante de aflojar los brazos, aquel blanco en los ojos de la mujer cansada!
Columba es la palabra latina que significa «paloma», y su nombre específico, livia, es la forma femenina del término livor, «azulado».
Desde que la sangre ya no circula a través del cuerpo, ésta se acumula en porciones, bajo la gravedad, creando una total decoloración azulina denominada livor mortis.
Algunas teorías atribuyen los problemas de la piel a una combinación de condiciones preexistentes y efectos rutinarios post-mortem, como livor mortis, aunque no existe un consenso claro.
Las únicas palabras que se parecen a Livio en el diccionario latino son un conjunto relacionado con "lívido": livere, "estar azul"; livor, "calidad de azul"; lividus, "azul", livesco, "que crece azul" y semejantes.