litro

litro

(Del fr. litre.)
1. s. m. METROLOGÍA Unidad de capacidad para líquidos o sustancias áridas, equivalente a un decímetro cúbico.
2. Cantidad de líquido que cabe en esta medida bebe dos litros de agua diarios.

litro

 
m. metrol. Unidad de capacidad del Sistema Internacional, cuyo símbolo es l. Se define como el volumen de un kilogramo de agua destilada a 4oC y equivale a 1 dm3.
Cantidad de áridos o de líquidos que cabe en tal medida.

litro

('litɾo)
sustantivo masculino
unidad de capacidad que equivale a un decímetro cúbico una botella de dos litros
Traducciones

litro

liter, litre

litro

liter

litro

ليتر, لِتْرٌ

litro

литър

litro

litre

litro

litr

litro

liter

litro

Liter

litro

litro

litro

litra

litro

litre

litro

liter

litro

litro

litro

リットル, ㍑

litro

리터

litro

litras

litro

litrs

litro

liter

litro

liter

litro

litr

litro

litro

litro

liter

litro

литар

litro

liter

litro

litre

litro

litro

litra

litro

หน่วยวัดปริมาณ ๑ ลิตร

litro

lít

litro

1 SMlitre, liter (EEUU) KILOS, METROS, AÑOS

litro

2 SM (Cono Sur) → coarse woollen o (EEUU) woolen cloth

litro

m liter
Ejemplos ?
Como a un enfermo que está en la cama y le dicen, no solamente no te voy a traer el litro de sangre que te hace falta, sino que te voy a tener que sacar tres o cuatro litros de sangre, y a ver cómo te va.
Estaba tan abstraído que tuve tiempo de fijarme, antes de que se percatara de mi presencia, en una gran cometa que había en un rincón, en numerosos paquetes de manuscritos en desorden, plumas innumerables y, por encima de todo, una inmensa provisión de tinta (por lo menos una docena de botellas de litro alineadas).
Erdosain lo miró fastidiado, el farmacéutico sonrió con su sonrisa pueril y mientras el patrón depositaba otro medio litro de cerveza en el mármol, dijo: –Fijate qué palabras misteriosas están escritas en la Biblia: «Y salvaré la coja, y recogeré la descarriada y pondrélas por alabanza y por renombre en todo país de confusión».
Aunque la vecindad más cercana de una estancia de veinte leguas cuadradas pueda quedar algo distante, Cirilo se acordó de que a tres leguas de allí vivía en el límite del campo un puestero, un gaucho pobre, cordobés, hombre curioso y prolijo, poseedor de algunas vacas, quizá menos de cien, pero de las cuales unas cuantas eran lecheras; y como urgía el caso, mudó caballo y se fue disparando para el puesto, llevando una botella de litro, bien lavada, con su correspondiente corcho.
En una de las ciudades americanas más grandes del mundo, la semana pasada, un kilo de frijol, se cotizaba a 53 pesos; uno de azúcar, a 33; uno de carne, a 176, y un litro de leche a 14 pesos.
Si la comparación la hacemos con base al costo de un litro de gasolina regular para coche, tenemos que en Estados Unidos es hasta de 6.30 pesos; en Alemania, de 12.30; en Francia, de 14.10; en Suiza, de 15.70.
Los que con tanta ligereza hablan sobre Chile deberían venir y recorrer las poblaciones periféricas, los campos y las ciudades y preguntar cómo era necesario hasta diez horas de colas para conseguir 1/4 de litro de aceite, cuando se conseguía, o un kilo de pan, cuando se conseguía, o medio kilo de azúcar, cuando se conseguía.
Por eso es que el pueblo debe entender estas cosas, debe comprender que sólo será posible que Chile avance si rompe el retraso, la miseria y la incultura; sólo así será posible que el niño tenga el alimento necesario, que es más, desde luego, que el medio litro de leche que le hemos dado.
¡Cuídenme, para que yo no me vaya hasta el mar y se queden ustedes sin territorio que cultivar! ¿Qué nos dicen los ríos? ¡Sujétenme, porque cada litro de mi agua es para fecundar su tierra! ¿Qué nos grita el árbol?
El estanciero de las doce mil vacas seguía mandando cada día por un litro o dos de leche, y gracias a ese oportuno auxilio, se compuso la criatura enferma y pudo toda la familia variar un poco la manutención a pura carne que le propinaba su mayordomo.
Rebajar los costes fijos de las facturas para hacerlas más dependientes del consumo total. Establecer los precios por litro en función de los recursos hídricos de la región.
Veinte centavos un litro de leche, parece poca cosa; pero, aunque no fueran más que cinco, multiplicados por muchos litros y por treinta días al mes, vendría a ser mucha plata al fin del año».