litigioso


También se encuentra en: Sinónimos.

litigioso, a

1. adj. DERECHO Que está sometido a pleito o disputa.
2. Que es propenso a discutir no te metas con él porque es muy litigioso. litigante

litigioso, -sa

 
adj. Díc. de lo que está en pleito y, p. ext., de lo que está en duda y se disputa.
Propenso a mover pleitos y disputas.
Traducciones

litigioso

disputable

litigioso

ADJlitigious, contentious
Ejemplos ?
El tratado no suspende ni congela las reclamaciones de soberanía territorial en la Antártida, sino que mantiene el statu quo existente al momento de su firma preservando las posiciones de todas las partes. Lo que ha quedado congelado es lo litigioso en todos sus ámbitos.
Que puede ser civil, mercantil, laboral, penal, constitucional, etc. La cuantía: es decir, el valor jurídico o económico de la relación u objeto litigioso.
Una tercera categoría es la de actos de jurisdicción voluntaria (actos de conciliación, declaración de herederos ab intestato, etc.), que se caracterizan por la ausencia de contradicción y, por tanto, el carácter no litigioso de los expedientes.
Es en este último caso que se habla de derecho litigioso, por cuanto éste existe, en efecto, pero no quedará determinado el titular del mismo hasta que se substancie por completo el juicio respectivo, sea por sentencia judicial, transacción o algún otro mecanismo equivalente.
El derecho litigioso presenta la peculiaridad de que si bien hay un titular para el mismo (el demandado), éste se encuentra expuesto al evento de perderlo, si es que en definitiva pierde el juicio entablado.
Derecho litigioso es el derecho material que es objeto de disputa en un juicio. Cuando el demandante entabla su demanda en contra del demandado, lo hace en virtud de tener la convicción de pertenecerle un determinado derecho.
En Chile, la cesión del derecho litigioso es regulado en el Libro IV, Título XXV, Párrafo 3° del Código Civil de Chile, artículos 1911 a 1914.
Por eso, las legislaciones contemplan soluciones especiales para el evento de que se adquiera un derecho litigioso al demandado que ostenta la titularidad del mismo (aunque expuesto a perderla), frente al derecho del demandante a recobrar aquel derecho del cual previamente al juicio se le ha privado.
Se entiende que el derecho pasa a ser litigioso, una vez que se le practica al demandado la notificación de la demanda, puesto que antes de tal evento es imposible que el demandado sepa de manera cierta y fehaciente que su derecho es objeto de litigio, y si no lo sabe él, menos puede entonces saberlo el tercero que adquiere tal derecho litigioso para sí.
Esto se corresponde con el principio según el cual la notificación de la demanda traba la litis entre las partes. Y permanece en calidad de litigioso durante toda la secuela del juicio.
Esto no es un problema tratándose de las dos partes vinculadas por el proceso, pero sí lo es tratándose de un tercero que pretenda adquirir dicho derecho litigioso.
Es convencional cuando los litigantes depositan el bien litigioso en poder de un tercero que se obliga a entregarlo, concluido el pleito, al que tenga derecho a él, conforme a la sentencia o en su caso al laudo arbitral o al acuerdo transaccional de las partes; mientras que el secuestro judicial es un acto jurídico plurilateral en el que intervienen, la parte de la voluntad de la ley que lo fundamente la de la autoridad que lo ordena, la del actuario que lo practica y la del depositario que acepta desempeñarlo y se rige por las disposiciones relativas del código de procedimientos civiles.