linterna mágica

Traducciones

linterna mágica

lanterna magica
Ejemplos ?
Aquí el fraile, que veía que el novicio a lo vivo proseguía su cosa golpeando y que ya de la cuenta iba pasando, le dijo: -Espere y, ya que así se aplica, dígame a quién dedica de su linterna mágica el pecado.
Mas lo mejor faltaba todavía; Pues, imitando lo que su Amo hacía, Ofrecerles pensó, porque la tarde Completa fuese, y la funcion amena, De la linterna mágica una escena.
Me detengo a mi arbitrio a examinar y analizar cada objeto que se me presenta, porque soy, a la vez espectador y actor; y luego cuando me fastidio, como los niños, de aquella fantasmagoría apago la lumbre de la linterna mágica y todo es oscuridad y las tinieblas se suceden a las dulces ilusiones de lo pasado y lo porvenir.
Así linterna mágica, pintadas representa fingidas en la blanca pared varias figuras, de la sombra no menos ayudadas que de la luz: que en trémulos reflejos los competentes lejos guardando de la docta perspectiva, en sus ciertas mensuras de varias experiencias aprobadas, la sombra fugitiva, que en el mismo esplendor se desvanece, cuerpo finge formado, de todas dimensiones adornado, cuando aun ser superficie no merece.
Tenía el vago recuerdo de haberla visto en el teatro como si hubiera pasado ante mí en una linterna mágica mal alumbrada; pero ella parecía acordarse perfectamente de mí, y todavía sospechaba que seguía embriagado.
Con este afán, una noche en que había cenado fuerte, al acostarse, rendido de cansancio y pesado de cabeza, pareciole que se iluminaba su dormitorio, y que en blanco fondo, como de escenario de linterna mágica, se aparecía un viejo caduco idéntico al gitano en la catadura, aunque muy diferente en la indumentaria.
El novicio, admirando la clemencia de su maestro, así a Su Reverencia le descubre el secreto, diciéndole: -Maestro, en un aprieto, es mi imaginación ardiente y viva quien me ayuda a la parte sensitiva, porque, en las ilusiones que me ofrece, una linterna mágica parece.
Siento sorda la campana que en mi pensamiento intuye; en el eco que refluye, mi voz otra voz me nombra; ¡y hosco persigo en mi sombra mi propia entidad que huye! La realidad espectral pasa a través de la trágica y turbia linterna mágica de mi razón espectral...
Su imagen se empañó sobre todo en el último año de Gobierno, en el que olvidando sus promesas descuidó la obra pública y permitió el enriquecimiento ilícito de altos funcionarios. Un periódico opositor editado en Piura -"La Linterna Mágica", de Pedro Moncayo- circulaba en Quito.
En Calanda daba funciones con un teatrillo de personajes de cartón que sus padres habían comprado en París y espectáculos de sombras chinescas con una linterna mágica.
Su trabajo en Venezuela pudo ser apreciado en periódicos como: El Cojo Ilustrado (1908), La Voz del Pueblo, El Nuevo Diario (1913), La Linterna Mágica, Pitorreos (1918), y Fantoches (1923-1941), semanario del cual fue fundador.
- La Linterna Mágica: Concebida fundamentalmente para espectadores infantiles, La linterna mágica, cuyas sesiones tienen lugar a lo largo de las cinco últimas jornadas del festival, recoge cada año un programa integrado por cinco o seis largometrajes que son proyectados en sesiones matutinas en el Auditorio Alfredo Kraus para centenares de alumnos de diversos centros públicos, concertados y privados, acompañados de sus respectivos tutores.