linotipista

Búsquedas relacionadas con linotipista: linotipia, linotipo, monotipia

linotipista

s. m. y f. ARTES GRÁFICAS, OFICIOS Y PROFESIONES Persona que maneja la linotipia en una imprenta.

linotipista

 
com. impr. Persona que maneja una linotipia.
Traducciones

linotipista

linotipista

linotipista

SMFlinotype operator
Ejemplos ?
Otro día ingresó de la calle una desconocida visita, la cual acercóse al linotipista y le habló largo rato; no se percibían sus palabras entre el ruido de los talleres.
En 1926, se radica en la ciudad capital, donde nuevamente se integra al periodismo; primero, como “Maestro del Taller de Tipografía” de la misma Policía Nacional; luego como “Regente Corregidor de Pruebas de la Imprenta de Quito”; y posteriormente, como “Linotipista” en el periódico “La Prensa”, fundado en 1909 por Manuel María Sánchez y que, en ese año, era dirigido por Luis Napoleón Dillon, siendo sus principales redactores Julio E.
La familia estaba compuesta por Segundo (Jorge Yáñez, el padre, un obrero linotipista, modesto y ordenado; Rosaura (Blanca Lowie de Valdivia, la madre, una activa dueña de casa y presidenta del centro de madres de la población y su dos hijos, Carmencha (Sonia Viveros), que ayudaba a su madre en los quehaceres del hogar y José (Luis Vilches), un muchacho que siempre estaba inventando algo curioso y estudiaba en un liceo nocturno.
Sus principales fundadores fueron: Elemo Cabral (1887-1969), se desempeñó como portero del Museo Histórico Nacional (Montevideo). Ventura Barrios (1896-1952), de oficio linotipista.
Un linotipista frecuentemente podía cometer errores por bajar los dedos de estas dos líneas, trayendo como consecuencia el llenado de una línea con palabras sin sentido.
Cabanillas antes de su destitución había tenido un encontronazo con milicianos armados alertados por un linotipista sobre un artículo que iba a publicar en el que criticaba la mitificación de los militares comunistas.
Nació en Zárate (provincia de Buenos Aires) en 1938. Su padre José Gamero era linotipista y quería que su hijo siguiera el oficio.
En 1946, luego de trabajar más de dos décadas de linotipista y funcionario de Correos y Telégrafos, partió a Nueva York, gracias a un trabajo que le consiguió Humberto Díaz Casanueva como corrector de pruebas de la oficina de publicaciones de la Organización de Naciones Unidas.
Tienen 4 hijos y dos nietos. Gracias a su oficio de linotipista, fundó una empresa gráfica. A los veintiocho años de edad dirigió el Club Deportivo Independiente.
Debido al temprano deceso de su padre, en 1918, se vio forzado a dejar sus estudios para mantener a su familia numerosa. Trabajó de obrero linotipista durante un largo periodo.
La fotocomponedora apareció en los años cincuenta, y permitió entonces la transición de la imprenta hacia la era digital, y no sin una pequeña revolución social ya que hubo que reciclar poco a poco la profesión de cajista así como la de linotipista que quedó relegada a las rotativas de grandes periódicos).
También ilustró numerosos libros, como La Celestina de Fernando de Rojas, o La esfinge mestiza de Juan Rejano, ambas de la Editorial Leyenda, en la que a su llegada a México trabajo como linotipista e ilustrador, y cuidó la edición mexicana del Canto General de Pablo Neruda, así como otros títulos del poeta chileno.