lindo

(redireccionado de lindas)
También se encuentra en: Sinónimos.

lindo, a

(Del lat. legitimus, legítimo.)
1. adj. Que es bonito y agradable a los sentidos ¡qué canción tan linda! hermoso
2. Que es muy bueno o exquisito hacen una comida linda de verdad aquí. estupendo pésimo
3. s. m. coloquial Hombre afeminado, que presume de sí mismo y se cuida demasiado de su compostura y aseo.
4. de lo lindo loc. adv. Mucho, en gran cantidad, en exceso ha llovido de lo lindo esta noche. abundantemente

lindo, -da

 
adj. Apacible y grato a la vista.
fig.Perfecto, exquisito.
m. Hombre presumido.
De lo lindo. loc. adv. Lindamente, con gran primor; mucho o con exceso.

lindo, -da

('lindo, -da)
abreviación
1. que tiene belleza y gracia una niña muy linda
2. desagradable que es bueno y agradable un lindo atardecer
de manera excesiva Bebimos de lo lindo.
Traducciones

lindo

красив

lindo

skøn, smuk

lindo

kaunis

lindo

pulcher

lindo

mooi

lindo

skjønn

lindo

lep, lepa, lepo

lindo

skön

lindo

A. ADJ (esp LAm)
1. (= bonito) → nice, lovely, pretty
un lindo cochea nice car, a fine car
2. (iró) → fine, pretty
3. (= excelente) → fine, excellent, first-rate
un lindo partidoa first-rate game
un lindo conciertoa good concert
de lo lindoa lot, a great deal
jugaron de lo lindothey played fantastically, they played a first-rate game
B. ADV (LAm) → nicely, well
baila lindoshe dances beautifully
C. SM (Hist) → fop

lindo-a

a. pretty.
Ejemplos ?
Hay otras figuras lindas de menor cuantía, como son pajes, según los pasados, en sus acciones también usan de dones; mayormente sirven a grandes.
Y de la torpe Argentina Borrada al fin la memoria, Se guareció de la HISTORIA De donde á sacarla fuí. Lector: Si has visto con gusto Como mis lindas Francesas Vinieron á ser condesas, Por un bizarro Español.
i Qué horror! Nuestras lindas paisanitas del siglo pasado ignoraban hasta la ortografía de su nombre de pila. El autor, apoyándose en relaciones de viajes, nos habla, en el capítulo cuarto de la actualidad social de la mujer en Asia, África, Oceanía y tribus salvajes de América.
Llora en un pañuelo que no tenga encajes; ponme tu pañuelo bajo la cabeza, triste todavía por las despedida del último sueño, bajo la cabeza como casa sola, densa de un perfume de inquilino muerto. Si vienen mujeres, diles, sin sollozos: -¡Si hablara, qué lindas cosas te diría!
¡Qué rizo tan bien tirado Alrededor de la oreja!... ¡Qué de perfecciones lindas En la visión pasajera! Mas no eran todas las gracias Del joven golilla éstas: Había otra que era en él Costumbre y pasión violenta.
Cosas lindas para los tiempos normales y, sobre todo, cuando hay seguridad de que representa legítimamente a la Soberanía la autoridad que se confiere el privilegio de imponer gabelas y sancionar penas pecuniarias, establecer sueldos y guardar la llave del cofre público.
La constancia es el recurso de los feos», dice la célebre Ninón de Lenclós en sus lindas cartas al marqués de Sevigné; las personas de mérito, que saben que dondequiera han de encontrar ojos que se prenden de ellas, no se curan de conservar la prenda conquistada; los feos, los necios, los que viven seguros de que difícilmente podrán encontrar quien llene el vacío de su corazón, se adhieren al amor, que una vez por acaso encontraron, como las ostras a las peñas que en el mar las sostienen y alimentan.
Nuestro ambiente social era distinto, y mientras ella se embriagaba con la dicha de poseer mi nombre, yo vivía en una esfera de mundo donde me era inevitable flirtear con muchachas de apellido, fortuna, y a veces muy lindas.
Principió el negocio con mucho auge y la gente estaba muy admirada con la enmienda del dichoso Francisco Vera, de las caridades tan lindas del vicario, y del poder tan grande de la Virgen.
A través de una reja preciosa de bronce dorado y en el centro de un parque lleno de corpulentos y frondosos árboles, y cubierto el suelo de verde césped y de lindas flores, vieron uno de los más suntuosos palacios que habían visto en su vida.
La leyenda comenzaba d'esta laya: "Nós, Tomás di Aquino y Teresa de Jesús, mayores d'edá, y del vecindario del Cielo, por mandato de Nuestro Señor, hemos venido a resolver un punto muy trabajoso..." tan trabajoso, tan sumamente trabajoso, que ni an siquiera se puede contar bien patente las retajilas tan lindas y tan bien empatadas escritas en la dichosa gaceta.
Embebidas, y la mente en dulces ensueños, escuchábanlo mis lindas amigas, cuando él añadió: dentro de poco Pablo R., servidor de ustedes, y Emilia T., su amada, serán los protagonistas en una escena igual.