limonero

(redireccionado de limoneros)
También se encuentra en: Sinónimos.

limonero, a

(Derivado de limón ár. laimun.)
1. s. COMERCIO Persona que vende limones.
2. s. m. BOTÁNICA Árbol perenne, de flores rosadas y olorosas, hojas ovales y dentadas, cuyo fruto es el limón.
3. CARPINTERÍA Madera de este árbol.
NOTA: Nombre científico: (Citrus limonum.)

limonero, a

(Derivado de limón fr. limon.)
adj./ s. Se aplica a la caballería que va entre las varas del carro.

limonero, -ra

  (de limón)
m. f. Persona que se dedica a vender limones.
m. bot. Árbol de la familia rutáceas (Citrus limon), de flores rosadas y frutos en hesperidio.

limonero -ra

 
adj.-s. Díc. de la caballería que va a varas en un carruaje.

limonero

(limo'neɾo)
sustantivo masculino
árbol frutal cítrico con frutos verde amarillos y flores blancas muy perfumadas el limonero real
Traducciones

limonero

llimoner

limonero

Limonenbaum, Zitronenbaum

limonero

lemon, Key lime

limonero

limepuu, sitruunapuu

limonero

citronnier, lime

limonero

limone

limonero

레몬

limonero

ചറനരക

limonero

citroenboom, limoenenboom

limonero

cytryna, drzewo cytrynowe, lipa

limonero

limoeiro, limeira

limonero

лимон

limonero

limonovec

limonero

cây chanh

limonero

الليمون

limonero

лимон

limonero

柠檬

limonero

檸檬

limonero

Citron

limonero

Citron

limonero

לימון

limonero

レモン

limonero

Citron

limonero

SMlemon tree
Ejemplos ?
Allí se yergue actualmente la Ciudad, en medio de vistosos barrios nutridos de población, que se esconden como alegres chiquillas por entre el furor de los sembríos de cañaduzales, cafetales, platanales y de un plantío generalizado de árboles frutales de aguacates, limoneros, pomarrosas, y a lo largo de un barrio abigarrado, promisorio de fructificación tropical.
TOPOGRAFÍA DE LA CIUDAD.- Sobre una localidad de suave declive, que baja hasta el Río de su mismo nombre, en medio de vistosos Barrios nutridos de población, que se esconden como alegres chiquillas por entre el furor de sembríos de cañaduzales, cafetales, aguacates, limoneros, pomarrosas, y a lo largo de un Valle abigarrado, promisorio de fructificación subtropical, se levanta la Ciudad de Pinas, con sus múltiples construcciones blancas, bajo un inmenso cielo azul por las mañanas; encerrada por una cadena de montañas y cerros, que estrecha con lujuria clorofílica su determinismo geográfico y significan la unión fraternal de los espíritus de ese colmenar de abejas humanas, que no sienten cansancio ni dan tregua a su ingeniería de progreso.
La voluntad emperatriz altiva, prestó a Yanko inventiva para hacer un violín débil, crujiente, cual hecho de un caballo con las crines y con ramas de verdes limoneros; violín tan semejante a los violines como un trozo de vidrio a los luceros… Mas, ¡ay!, en tal violín fue el llanto queja, y fue la queja destemplado grito: ¡cual ruiseñor no gime la corneja ni anida la endecha seductora en un violín que llora cuando canta, en un violín que chilla cuando llora!
Oir en lontananza el murmurar blando del arroyuelo que se desliza, sentir que orea nuestras sienes el aura cargada del perfume que exhalan la flor de los limoneros y juncares; y, en medio de este concierto de la naturaleza, beber el amor del alma, en los labios, en las pupilas, en el seno de la hermosura idolatrada, es gozar la dicha del Paraiso es vivir!
Y su Giralda atrevida, de su alcázar los jardines, la amante queja sentida, su angosta calle torcida, sus cancelas de jazmines. Sus auras embalsamadas, su corona de luceros, sus floridas enramadas, sus noches enamoradas, sus selvas de limoneros.
El sitio favorito de mi prima era un ancho corredor hacia la puerta de atrás de la casa y con vista sobre una semi-huerta, semi-jardín compuesto de altos árboles de mango, de preciosos naranjos y limoneros, pomarosos y granados, por cuyos troncos trepaban y se apoyaban los jazmines estrellados, los variados convólvulos, las mosquetas y los nervios.
A menudo, desde lo alto de una montaña, divisaba de pronto una ciudad espléndida con cúpulas, puentes, barcos, bosques de limoneros y catedrales de mármol blanco, cuyos campanarios agudos albergaban nidos de cigüeñas.
Si la peana de la cruz aparece siempre engalanada, los brazos y la cabeza poco o nada tienen que envidiarle, porque en el punto en que los brazos y la cabeza arrancan del cuerpo, el regazo de las montañas es tan eficaz y amoroso, la temperatura tan benigna y el suelo tan fértil, que allí, cerca del puente de Santelices, está el primer noble de Vizcaya que se cubre de hoja (como lo saben muy bien las abejas de Montellano que bajan a libar sus racimos de flores amarillas), y allí, entre el palacio del marqués de Villarias y los estribos septentrionales del Llangón, está (o estaba cuando la paz florecía y fructificaba en Vizcaya hacía treinta años bajo el glorioso cetro de doña Isabel II) un bosquecillo de naranjos y limoneros...
--- Nunca olvidaré las noches que en la encantada Sevilla en grata amistad sencilla franca sociedad gocé, en un jardín que entoldaban mil fragantes limoneros, y en cuyos frescos senderos sobre flores iba el pie.
Cuando se pone el sol, se respira a la orilla de los golfos el perfume de los limoneros; después, por la noche, en la terraza de las quintas, a solas y con los dedos entrecruzados, se mira a las estrellas haciendo proyectos.
Anegado en estas sensaciones, solía yo pasar horas enteras en cierto rincón favorito, de donde podía oír a mis anchas el copioso raudal que de la boca de un león, con plácido susurro, se deslizaba a una dilatada alberca, y no hubiera cambiado los altos muros, incrustados de rústicos arabescos en su parte superior y forrados en la inferior de espesas varas de naranjos y limoneros, por el más grandioso de los parques que después he visto y he aprendido a admirar en Inglaterra.
Fuentes naturales brotan de la tierra y refrescan los bosques, cristalinos arroyos serpean por los montes de limoneros y naranjos, y dan savia a sus raíces; brazos de ríos en caprichosas ramificaciones se dilatan por los valles; pájaros de vistosos plumajes, y preciosas avesitas de melancólicos cantos son los habitantes de los bosques.