limeño

limeño, a

1. adj. De Lima, capital y departamento de Perú.
2. s. Persona natural de esta ciudad o departamento.
Traducciones

limeño

liménien

limeño

/a
A. ADJof/from Lima
B. SM/Fnative/inhabitant of Lima
los limeñosthe people of Lima
Ejemplos ?
El célebre Manolito Gásquez, de quien tanto alardean los andalucte, no mentía con más gracejo é ingenio que mi pai- sano, el limeño don Agustín Lerzundi.
En la cuaresma de 1795, los vecinos contrataron á un do- minico del convento de Lima para que se encargase de predi- car en Huacho el sermón de las Tres horas, al que dio origen en Lyna el jesuíta limeño Alonso Mesía y que, poco á poco, y por mandato pontificio, se ha generalizado en el orbe ca- tólico.
He aquí el planteamiento limeño, el cual recogía probablemente la sugestión formulada en 1844 por Juan Bautista Alberdi en dicho sentido, pero con la expresa reserva de aplicar el sistema entre los pueblos americanos de origen español exclusivamente.
Y en que lo leyó el franciscano limeño no cabe para mí dudar; pues el sábado inmediato recibieron todas las peticio- narias el respectivo memorial con este proveído:— Ya no des- pacho.
Era una copia, hecha en 1693, de los versos que, bajo el mordedor título de Diente del Parnaso escribió, por los años de 1683 á 1691, un limeño nombrado don Juan del Valle y Caviedes.
Pero hay todavía algo más que interesa en las actas de este Congreso americanista limeño, reunido hace 98 años, largo lapso que no importa mayormente conocer a la frívola mentalidad común actual, porque descuenta, poseída de un equivocado sentido admirativo de su época, que en el pasado no existían las mismas preocupaciones morales y políticas, pequeñas y grandes, de hoy.
Bandos contra las mujeres que, llamándose honestas, se presentan en público luciendo cosas que no siempre son para lucidas; bandos contra los ermitaños de Baco; bandos contra el libertinaje de las costumbres; bandos sobre el salario; bandos sobre los monederos falsos; bandos enumerando los festejos con que debía celebrarse la canonización de San Francisco Solano, y tanta era su fiebre de promulgar bandos que, como hemos dicho, el pueblo limeño lo llamaba Pepe Bandos.
En 1794, entró en la carrera militar e hizo la campaña del Rosellón al lado del limeño conde de la Unión que mandaba en jefe el ejército español.
Difícilmente se encontrará limeño que, en su infancia por lo menos, no haya concurrido a funciones de títeres. Fue una española, doña Leonor de Goromar, la primera que en 1693 solicitó y obtuvo licencia del virrey conde de la Monclova para establecer un espectáculo que ha sido y será la delicia infantil, y que ha inmortalizado los nombres de ño Panchón, ño Manuelito y ño Valdivieso, el más eximio titiritero de nuestros días.
El chiquillo era una mezcla encantadora de dos tipos: en su cuerpo se revelaban la gracia de contornos, la viveza de ademanes y la negligencia de actitud del tipo limeño; en su rostro se veía la pureza de formas, la dulzura y la radiante mirada del tipo italiano.
mi hija Rene :: En el nome del Padre que fizo toda cosa :: e de Don Jesucristo, fijo de la Gloriosa; :: en el nome del Rey que reina por natura, :: e que es fin e comienzo de toda creatura; :: en el nome bendito del Rey Omnipotent, :: que fizo sol e luna nascer en el Orient; voy á contarte, Rene mía, el origen de dos frases que, entre otras muchas, (como la de a San Juan se le puede pedir todo menos camisa ) oí de boca de mi abuela, que era de lo más limeño que tuvo Lima en los tiempos de Abascal, frases á las que yo di la importancia que se da a una charada, y que, á fuerza de ojear y hojear cronicones de convento, he alcanzado a descifrar.
Hasta la Carita de cielo, hembra que como fea no tenía nada que pedir á Dios, pues su fealdad era de veintitrés quilates como la de Picio, pretendió del santo limeño que la embelleciese, milagro que diz que no pudo, no quiso ó no supo hacer fray Martín.