lidio

Búsquedas relacionadas con lidio: lido, lidia, Livio

lidio, -dia

 
adj.-s. De Lidia.
Ejemplos ?
Extrañé la nueva forma, cuando me ví caballero; si bien no soy el primero que en la corte se trasforma. Mas son vanas intenciones cuando con pobreza lidio, que es el dinero el Ovidio de tales trasformaciones.
He cuidado en ellos haciendas bravas, y me gustaba porque era joven y guapo; hoy son haciendas mansas y las prefiero tales, porque ya soy viejo y medio pesado. Antes he peleado con los indios, hoy lidio con los gringos que me manda el patrón, y no sé con cuál me quedo.
Cuando oigo a un hombre que habla de la virtud y de la ciencia, y que es un verdadero hombre, digno de sus propias convicciones, me encanta, es para mí un placer inexplicable ver que sus palabras y sus acciones están perfectamente de acuerdo, y se me figura que es el único músico que sostiene una armonía perfecta, no con una lira, ni con otros instrumentos, sino con el tono de su propia vida; porque todas sus acciones concuerdan con todas sus palabras, no según el tono lidio, frigio, o jónico, sino según el tono dórico, único que merece el nombre de armonía griega.
Largos destierros te están destinados y largas navegaciones por el vasto mar; llegarás en fin, a la región Hesperia, donde el lidio Tíber fluye con mansa corriente entre fértiles campiñas, pobladas de fuertes varones.
Sí lo consentirás; que lidio sólo Con la espada del canto, Y ni tesoros ni grandezas tengo Que arrojar a tus plantas; Y si tú me recuerdas Alguna vez en solitarias horas, No será por los triunfos y laureles Que siembre a Fortuna en mi camino, Sino por la recóndita armonía Que vibró de tus ojos en mi mente, Y arrancó, reflejada en mis cantares, Tal vez una sonrisa de tus labios.
Por aquel tiempo dicen que floreció Pitaco Mitileno, uno de los siete sabios; y los otros cinco restantes (a los cuales, por hacerlos siete, les añaden a Thales, de quien arriba hicimos mención, y a Pitaco), escribe Eusebio que florecieron en tiempo que estuvo cautivo el pueblo de Dios en Babilonia; los cuales son: Solón, ateniense; Quilón, lacedemonio; Periandro, corintio; Cleobulo, lidio; Bías, prieneo.
El sonido de la flauta nupcial es reemplazado por los quejumbrosos acentos del lidio; y los alegres cantos del matrimonio se cambian en lúgubres gemidos.
La lengua hitita, también llamada nesita, es la más importante de la extinguida rama anatolia de las lenguas indoeuropeas, siendo los otros miembros el luvita (especialmente el luvita jeroglífico), el palaico, el lidio y el licio.
Samos es una isla griega del mar Egeo, situada frente a la costa del Asia Menor, cerca de Mileto. Era también una ciudad griega de Jonia, pero por su carácter insular no fue sometido al reino del rey lidio Creso.
Modo dórico: hypate meson–nete diezeugmenon (mi′–mi″) Modo locrio (común) o modo hipodórico: mese–nete hyperbolaion o proslambnomenos–mese (la′–la″ o la–la′) Modo frigio: lichanos hypaton–paranete diezeugmenon (re′–re″) Modo hipofrigio: lichanos meson–paranete hyperbolaion (sol′–sol″) Modo lidio: parhypate hypaton–trite diezeugmenon (do′–do″) Modo hipolidio: parhypate meson–trite hyperbolaion (fa′–fa″) Modo mixolidio: hypate hypaton–paramese (si–si′) La base de la antigua teoría griega era el tetracordo, sucesión conjunta de cuatro notas en sentido descendente comprendidos en el ámbito de una cuarta justa.
El nombre de los tetracordos y sus nombres son: Dórico -simétrico, Frigio -simétrico, Lidio -simétrico, Mixolidio -asimétrico Cada modo tenía una nota fundamental, (tónica, la primera nota de la escala), y una nota dominante (la quinta nota de una escala).
Modos auténticos: dórico, frigio, lidio y mixolidio, que se construían descendentemente a partir de la nota tónica del modo mediante dos tetracordos idénticos separados por un tono entero.