librero


También se encuentra en: Sinónimos.

librero, a

1. s. COMERCIO Persona que vende libros.
2. s. m. Méx. Mueble para colocar libros.

librero, -ra

 
m. f. Persona que tiene por oficio vender libros.
Sinónimos
Traducciones

librero

libraire

librero

boghandler

librero

1/a SM/F (= persona) → bookseller
librero/a de viejosecondhand bookseller

librero

2 SM (LAm) (= estante) → bookcase
Ejemplos ?
Por eso me impresioné, cuando estaba imaginando esto, y vi que justamente una puerta librero se abría y salía una bella señorita que me pareció un hada madrina cargada de tres enormes volúmenes.
Y como voy de paso…pero si no quiere- dijo lanzándole un tramposo reto. Ante el temor de perder a un cliente, el librero rebajó el precio y se lo dio a la mitad.
Biblioteca del aula (un simple librero), biblioteca de la escuela, computadoras, videojuegos, grabadoras, celulares, videocámaras, internet, enciclopedias, salón para actuar o bailar y libros, muchos libros llenos de imágenes que hagan inferir a los educandos si son literarios, de cuentos, o de informaciones interesantes: dinosaurios, robotes, autos, animales domésticos o salvajes; acuáticos o terrestres; de planetas, etc.
–Buenos días, señor librero. ¿Qué le trae a usted por aquí? –Amigo, lo que a todo el mundo le hace ir y venir: el deseo de ganar la vida y, si se puede, de agenciarse algunas superfluidades.
«Si usted no quiere honra, y sí sólo el corto provecho que de aquí puede sacarse, es preciso tomar otro camino: póngase usted bien con los cómicos; mantenga usted un corresponsal en París, y cada correo una comedia de Scribe, que aquí las reciben con los brazos abiertos; busque usted medio de injerirse en las columnas de un periódico, y diga usted que todo va bien, y que todos somos unos santos; ajústese usted con un par de libreros, los cuales le darán a usted cuatro o cinco duros por cada tomo de las novelas de Walter Scott, que usted en horas les traduzca; y aunque vayan mal traducidas, usted no se apure, que ni el librero lo entiende, ni ningún cristiano tampoco.
Oíd todo lo que halló por junto, según lo que publicó a su regreso a Londres, en un bosquejo del Virreinato: "Así que llegué, fue uno de los objetos de mi investigación buscar una venta o almacén de libros; y como notase sobre la puerta de una casa particular un anuncio de que allí se vendían libros y papel, hube de entrar en ella. Detrás del mostrador estaba una joven decentemente vestida que resultó ser la mujer del librero.
Si por acaso quiere el librero un privilegio para su mercancía, bien venda a Rabelais, o bien a los padres de la Iglesia, el magistrado da el privilegio sin responder de lo que contiene el libro.
–Sí, señor, por último, ha vencido usted, bien a mi pesar: ahí van esos borrones; póngalos usted en limpio, en la inteligencia de que no quiero que nadie sepa que yo soy el que los publico; póngales usted cualquier título, que en el día no se repara mucho en eso, y mientras más desatinado más gusta, es decir, más llama la atención, más se compra; de modo que ya eso del título es especulación del librero; pero entienda usted que no le doy licencia sino para anunciarlo, pelado de toda alabanza, nada de prevención, que juzgue el público lo que quiera.
Y los temen, porque devastan el alma. -¿Quiere usted que salgamos, que vayamos por ahí, a casa de algún librero de viejo, a los almacenes de objetos del Japón?
¡Oh felicidad la de haber penetrado la inutilidad del aprender y del saber! Mira aquel librero ricachón que cerca de tu casa tienes.
Me he ajustado con un librero para traducir del francés al castellano las novelas de Walter Scott, que se escribieron originalmente en inglés, y algunas de Cooper, que hablan de marina, y es materia que no entiendo palabra.
Mis derroches de la temporada no alcanzan a mil libras: setecientas, pagadas por un cuadro de Sir Edward Burne Jones y las doscientas y pico de una cuenta del librero, cubierta ayer.