Ejemplos ?
El levamisol se ha estudiado en combinación con el fluorouracilo para tratar el cáncer de colon. No hay buena evidencia por parte de los ensayos clínicos sobre si su adición sea en beneficio a la terapia con fluorouracilo en pacientes con cáncer de colon, y ya no se usa para tales fines.
Un estudio de 1984 basado en casos de influenza complicada había encontrado que el levamisol era un inductor efectivo del interferón y se ha recomendado su uso en la terapia combinada para la influenza.
En la enfermedad dermatológica, levamisol se ha utilizado con éxito en el tratamiento de infecciones por parásitos, virus y bacterias como la lepra, enfermedades del colágeno, vasculares, enfermedades inflamatorias de la piel y los niños con discapacidad inmunológica por una variedad de razones.
en 2000 y de Canadá en 2003, debido al riesgo de efectos secundarios graves y la disponibilidad de otros medicamentos sustitutos más eficaces. En la actualidad, el levamisol permanece en uso en la medicina veterinaria como desparasitante para el ganado.
El cloranfenicol está fuertemente relacionado con anemia aplásica. Además, no debe asociarse al antihelmíntico Levamisol, del grupo de los Imidazotiazoles.
La inflamación suave del ureter también ha sido relatada El diagnóstico en los casos de hematuria o cistitis son hechos por encontrando huevos en el sedimento de orina. El tratamiento acertado con levamisol, ivermectin o fenbendazole ha sido relatado.
La lista de desparasitantes comerciales que usan los ganaderos es muy variada, pero los más usados según su preferencia son los que contienen fenbendazol, ivermectina, albendazol y levamisol como principios activos.
Sin embargo, el levamisol también ha ganado protagonismo entre los aficionados como tratamiento efectivo para infestaciones del gusano Camallanus en los peces tropicales de agua dulce.
Levamisol, conocido también por su nombre comercial Ergamisol es un antihelmíntico e inmunomodulador que pertenece a una clase de derivados sintéticos del imidazotiazol.
El levamisol se utilizó originalmente como antihelmíntico para el tratamiento de las infestaciones de gusanos en seres humanos y animales.
albendazol, fenbendazol, febantel, oxfendazol), el levamisol y las tetrahiropirimidinas (pirantel y morantel) son eficaces contra adultos y larvas de Haemonchus.
Con el aumento de la resistencia a benzimidazoles, levamisol y endectocidas, también se vuelve a recurrir a antiguos nematicidas como el triclorfón.