leteo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con leteo: Leto

leteo, a

1. adj. MITOLOGÍA Del río Leteo, río del olvido entre los griegos.
2. literario Que produce el olvido como las aguas de este río.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

leteo, -a

 
adj. Relativo al Lateo o que participa de alguna de sus cualidades.

Leteo

 
mit. Uno de los ríos del Averno, llamado también del olvido y cuyas aguas hacían olvidar el pasado terrestre a los espíritus.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
¿Sabe usted que hay con trescientos millones para traer a Madrid, no digo yo el Jarama, sino a todo el Ganges y al mismo río Leteo?
Por natural virtud, tan dulcemente, por donde quiera que el pie lleves, suena el armonioso musical ambiente, que la más dura, antigua, tenaz pena aduerme y desvanece de repente, y quieta torna el ánima y serena; ni vivo, como el agua del Leteo, le deja algún recuerdo ni deseo.
Así díjo:–¡Ah!, ¿por qué, por qué cuando he bebido ya las aguas del Leteo, cuando nadaba ya por la laguna Estigia me llamáis a los deberes de una existencia efímera?
A él, después que lo asperjó con grama de leteo jugo y las palabras tres veces dijo hacedoras de los plácidos sueños, las que el mar turbado, las que los lanzados ríos asientan: cuando el sueño a unos desconocidos ojos llegó, y del oro 155 el héroe Esonio se apodera, y del despojo, orgulloso, a la autora del regalo consigo –despojos segundos– portando, vencedor tocó con su esposa de Iolco los puertos.
Procura, pues, disipar allí las nubes de tu melancolía con el vino, el canto y los coloquios de los buenos amigos.» XIV A MECENAS Querido Mecenas, me matas preguntándome a todas horas por qué la blanda pereza sume mi espíritu en olvido tan profundo, cual si hubiese apagado mi sed ardiente en la onda olvidadiza del Leteo.
Jamás del dulce Orfeo los acordados tonos con mis canciones se igualaran; y fueran otra vez embelesados del Tártaro los monstruos, y cesaran las ondas del Leteo su corriente, y las tremendas Furias se aplacaran.
Dice, pues, que llegando del Leteo a la terrible orilla, vio al anciano Carón, pálido y feo, sentado en su barquilla, procurando con mano intermitente dar a su seco miembro un emoliente.
Concluido el purgatorio, iban estas almas á beber el agua del Leteo, y solicitaban con empeño volver á entrar en otros nuevos cuerpos, y volver á ver la luz.
Junto a la puerta Colina álzase un templo venerable, al que dio su nombre el elevado monte Erix; allí reina el Olvido del Amor, que sana los corazones enfermos sumergiendo sus antorchas en las frías ondas del Leteo; y allí corren los jóvenes a pedirle el alivio de sus penas, y las doncellas locamente enamoradas de un hombre insensible.
Comenzó el muerto poco a poco a vivir: ya el pecho se le alzaba, ya las venas palpitaban, ya el cuerpo, que estaba lleno de espíritu, se levantó y comenzó a hablar, diciendo: -¿Por qué ahora me has hecho tornar a vivir un momento de vida, después de haber bebido del río Leteo y haber ya nadado por el lago Estigio?
¿Qué entregue la suerte de Eneas a los falaces vientos, después de haberme engañado tantas veces las insidias de un cielo sereno?" Esto diciendo, álzase con toda su fuerza y no soltaba ni un momento el timón ni apartaba los ojos de los astros, cuando he aquí que el dios le sacude sobre una y otra sien un ramo empapado en las aguas del Leteo y en el que había infundido la laguna Estigia invencible sopor, con lo que, a pesar de sus esfuerzos, le inunda de sueño los ojos.
65 Aunque a mí, por un asiduo dolor deshecho, la angustia me revoca de las doctas, Hórtalo, vírgenes, y capaz no es dulces criaturas de las Musas de producir el sentir de mi ánimo, en tan grandes males fluctúa él mismo: pues hace poco, en el leteo abismo...