legua

(redireccionado de leguas)

legua

(Del bajo lat. leuga.)
1. s. f. METROLOGÍA Medida de longitud con distinto valor según se aplique a distancias marinas o terrestres o según los lugares en que se usa.
2. legua cuadrada Medida de superficie que es un cuadrado de una legua de lado.
3. legua de posta METROLOGÍA Legua de cuatro kilómetros.
4. legua de veinte al grado o marina o marítima METROLOGÍA Legua que se divide en tres millas y equivale a 5.555 metros y 55 centímetros.
5. a la legua, a legua, a leguas o a cien leguas o a mil leguas loc. adv. coloquial De manera clara o evidente se ve a la legua que no has manejado en tu vida una escopeta.
6. de muchas leguas o desde media legua loc. adv. Desde muy lejos, a gran distancia desde media legua se le verán las manchas.

legua

 
f. metrol. Medida de longitud equivalente a 5,572 km (terrestre) y a 5,555 km (marina).

legua

('leγwa)
sustantivo femenino
medida de longitud que equivale aproximadamente a cinco quilómetros y medio Cabalgamos muchas leguas.
desde muy lejos A la legua se ve que no sabes lo que dices.
Traducciones

legua

league

legua

Meile

legua

légua

legua

ligue

legua

الدوري

legua

Лига

legua

联盟

legua

聯盟

legua

Liga

legua

리그

legua

ลีก

legua

SFleague
eso se ve o se nota a la leguayou can tell it a mile away
Ejemplos ?
La metrópoli, cubierta de conventos, con las ciudades muertas y los caminos llenos de mendigos, no valían gran cosa; pero de casi todos los mares del mundo emergían pedazos de tierra dependientes del rey de Madrid, y al otro lado del Atlántico, medio continente, que representaba casi la sexta parte del planeta, hablaba nuestra lengua, y los pueblos oían sombrero en mano lo que su majestad católica se dignaba decirles, de tarde en tarde, al través de miles de leguas.
Sucedió que en tiempo del valeroso Ynga Yupanqui, hubo en el distrito de Arequipa un espantable terremoto, precedido de la explosión del volcán que está tres leguas de ella.
En la mayor furia de esta tormenta entró en la ciudad un ermitaño que Vivía dos leguas de la ciudad, desnudo, con una cruz en la una mano y una piedra en la otra,dándose en los pechos y pidiendo a voces misericordia y provocando con lágrimas al pueblo a penitencia, y se le juntó mucha gente admirados de su fervor.
Entretanto Jánregui, con la paloma por supuesto, estaba en su hacienda de Huanta, á cinco ó seis leguas de Ayacu- cho, y sus peones, bien armados y municionados, habían tam- bién rechazado una embestida popular.
10º Item, ordenaron e mandaron que por cuanto los recatones e pulperos que hay en esta ciudad, salen a los caminos y compran muchas cosas de mantenimientos para lo tomar a revender, y conviene que en ello se ponga orden, mandaron que de aquí adelante ninguna persona de cualquier condición que sea, español, ni indio, compren por sí ni por tercera persona cosa alguna de mantenimientos en esta ciudad, ni cinco leguas a la redonda para revender...
Camino a Stanley, y poco menos que a dos leguas de la factoría, se descubría un trozo de selva diezmado por las termites u hormigas blancas.
Una confusión había general en toda la ciudad, y era no poder averiguar con certidumbre la causa de tantos daños, f de dòride procedía tan horrible y espantosa tempestad y, aunque se sospechaba sería cierto volcán de hacia Omate, 18 leguas de la ciudad, por haber visto los que de allá venían vomitar llamas y salir humo obscuro de aquel lugar.
¡Cambiaría el morrión por la boina, odiando como odiaba mortalmente a los facciosos! A la sazón nos hallábamos en el Principado, a tres leguas del enemigo.
Reinaba, pues, el terror entre la gente tonsurada, que sólo bien provista de armas y con escolta se atrevía a asomar en romerías y ferias, cuando acertó a tomar posesión del curato de Treselle un jovencillo boquirrubio, amable y sociable, eficazmente recomendado por el arzobispo a los señores de diez leguas en contorno.
Señores y criados se veían compelidos a oír la misa parroquial de Proenza, a dos leguas y media de Valdelor; toda una caminata por despeñaderos, para que, al fin, el abad, reñido de antiguo con don Ciprián de Valdelor por no sé qué cuestiones de límites de una heredad de patatas, alargase a propósito la misa a fuerza de plática y reponsos, con el fin de retrasarle al gordo hidalgo la hora de sentarse ante el monumental cocido de mediodía.
Y aun encontrándome inmediata a mi familia, entre ella y yo se abría un abismo invisible y transparente, que nos separaba a mil leguas.
Pero en la brusca cesación de la luz, que como un golpe sentíamos dolorosamente en los nervios, el drama espectral nos cogía otra vez. A mil leguas de Nueva York, encajonado bajo tierra, estaba tendido sin ojos Duncan Wyoming.