legitimismo

legitimismo

s. m. POLÍTICA Doctrina política que defendía la perpetuidad de la dinastía hereditaria por derecho divino o por ser la única que se ajustaba a la ley.

legitimismo

 
m. Doctrina que afirma la inmutabilidad de la dinastía hereditaria por derecho divino o por ser la única según la ley.
Traducciones
Ejemplos ?
Desde el Centro de Estudios General Zumalacarregui, Francisco Elías de Tejada promovió en Madrid un nuevo partido tradicionalista, legalizado en 1977, que recogió el nombre histórico de Comunión Católico-Monárquica y se declaró contrario tanto a la línea de Carlos Hugo como a la de Sixto, defendiendo la unidad católica, la monarquía federativa, el foralismo, la integridad territorial española y el legitimismo carlista.
El inicio de Fernando I estuvo marcado por la política externa, ya que desde 1369, con la muerte de Pedro I de Castilla abanderó el legitimismo dinástico frente a la usurpación de Enrique II de Castilla en las tres Guerras Fernandinas, que se saldaron con tres fracasos portugueses.
La determinación de las características de ese episodio sigue siendo un asunto no resuelto, puesto que más que una reivindicación de legitimismo visigodo (si es que el propio Pelayo o los nobles que le acompañaban lo eran) se manifestó como una continuidad de la resistencia al poder central de los cántabros locales (a pesar del nombre que terminó adoptando el reino de Asturias, la zona no era de ninguno de los pueblos astures, sino la de los cántabros vadinienses.) El «goticismo» de las crónicas posteriores asentó su interpretación como el inicio de la «Reconquista», la recuperación de todo el territorio peninsular, al que los cristianos del norte entendían tener derecho por considerarse legítimos continuadores de la monarquía visigoda.
«La contrarrevolución no será una revolución contraria, sino lo contrario de la revolución» (La Contre-Révolution ne sera pas une révolution contraire, mais le contraire de la Révolution.), Joseph de Maistre Augustin Barruel Antoine de Rivarol Charles Maurras Edmund Burke Joseph de Maistre Juan Donoso Cortés Julius Evola Louis de Bonald Marcel Lefebvre Restauración Revolución Guerra de la Vendée Agitación y propaganda antisoviética y Artículo 58 (Código Penal de la RSFSR) Action Française Legitimismo Lealista (Guerra de Independencia de los Estados Unidos) Carlismo Comunión Tradicionalista Contrainsurgencia Lista de recursos en
Cuando los Borbones son depuestos (1830), él participó en las fuerzas para reprimir los levantamientos de partidarios del legitimismo que apoyaban el regreso de la familia real.
Sin embargo, si seguimos la línea de pensamiento “legitimista” de Bourdieu, llegamos a la conclusión de que la cultura popular está constituida sólo por los modos en que las clases subordinadas internalizan su condición de dominadas. ¿Qué entendemos por “legitimismo”?
Sin embargo, a largo plazo el factor decisivo fue que los reyes de Francia renunciaron a respaldar el legitimismo navarro como arma contra España.
En este contexto tanto el pueblo como la burguesía vieron la ocasión de oponerse a la Restauración borbónica en Francia que les recordaba el antiguo régimen, con una Iglesia Católica Romana en Francia abonada al Legitimismo, al Galicanismo y de signo reaccionario, sobre la base de la unión del trono y el altar que data del Concordato de 1801.
Uno de sus dirigentes afirmó entonces a Diario 16 que la formación no se identificaba «ni con los principios ideológicos de Carlos Hugo ni con los de don Sixto», defendiendo no obstante la unidad católica, la monarquía federativa, el foralismo, la integridad territorial española y el legitimismo carlista.
Tras el Congreso de Viena, en aplicación del principio de legitimismo dinástico, las monarquías absolutas fueron restauradas en los territorios donde las Guerras Napoleónicas habían instalado Estados liberales.
De esa etapa, que él se empeñó siempre en mantener en penumbra, se ha documentado, no obstante, un viaje por el Caribe, su apoyo activo al legitimismo bonapartista, cierto asunto de contrabando de armas a favor de los carlistas españoles (del que extrajo algún pasaje para su relato de El tremolino) y, según parece, hasta un intento de suicidio por razones amorosas.
Tras la muerte del conde de Chambord en 1883, una gran parte del legitimismo francés (Blancs d'Eu) reconoció al conde de París como su sucesor...