legitimario

legitimario, a

1. adj. DERECHO Que tiene relación con la legítima o herencia.
2. adj./ s. DERECHO Que tiene derecho a la legítima o herencia.

legitimario, -ria

 
adj. Relativo a la legítima.
Ejemplos ?
El legitimario tiene derecho sobre una porción líquida del patrimonio del causante, no debiendo responder del pasivo hereditario, si bien éste incide de un modo negativo en el montante de la legítima.
Si como resultado del ejercicio de la acción de colación, el legitimario, a su vez donatario, percibe de menos tanto como ya recibió en vida del causante, mediante la aportación de estos valores a la masa hereditaria, resulta comprensible la legitimación activa atribuida al heredero forzoso no donatario, quien justamente a través del ejercicio de la acción de colación obtiene este efecto: el restablecimiento de la igualdad quebrantada a raíz de las atribuciones patrimoniales a título lucrativo realizadas inter vivos por el causante a alguno o algunos de los de su misma condición.
De esta forma, no teniendo por cometido la colación hereditaria más que el reparto igualitario de la porción legitimaria correspondiente a los herederos forzosos el acreedor del heredero legitimario a quien se le deba la colación, no podrá dirigirse contra el coheredero sujeto a la misma en el supuesto de inacción de la acción.
Considerar que toda donación entre vivos operada a favor del legitimario que concurre con otro u otros que también lo sean a la sucesión del donante, constituye un anticipo de lo que le corresponde por ley en concepto de legítima, incita a estimar el fundamento de la colación desde una perspectiva subjetiva.
Luego entonces, el principal beneficiario de la colación lo es indudablemente el coheredero legitimario que no se aprovechó de las liberalidades inter vivos del causante.
Desde esta óptica, la colación se presenta como un medio dirigido a igualar las porciones hereditarias de los coherederos legitimarios al momento de la partición, computando el valor de los bienes o efectos donados en la masa común partible, a los fines de imputarlo en la hijuela del heredero legitimario, donatario del de cuius.
El acreedor podrá, en cambio, dirigirse contra el heredero legitimario en caso de ser fraudulento el acto de donación, empero el fundamento de la defensa del derecho de crédito en tal supuesto tiene por base, no el mantenimiento cuantitativo de la igualdad legitimaria, en proporción a las cuotas señaladas por el testador, cual se persigue a través de la colación; sino el mantenimiento de un equilibrio patrimonial, menoscabado por la acción fraudulenta.
La colación es exigida por el heredero legitimario al coheredero legitimario que hubiere recibido en vida del causante bienes o derechos, por donación u otro título lucrativo, siempre que el causante no le haya dispensado de tal deber.
La pretensión de los coherederos legitimarios de aumentar su cuota al partirse la masa hereditaria incrementada con el valor colacionable, es un efecto propio de las operaciones divisorias, no importando en sí mismo un derecho de crédito y por consiguiente, no puede estimarse susceptible de ejercicio por los acreedores del heredero legitimario.
A diferencia del Derecho romano primitivo, en el sólo se comprendían objeto de colación la dote, las donaciones propter nupcias y los gastos hechos por el padre para comprarle al hijo un cargo militar, no debiéndose colacionar por regla general las denominadas donaciones semplicis, a no ser que el causante hubiere dispuesto su colación; en la actualidad, sustrato de la última fase evolutiva de la institución entre los romanos, deben ser colacionadas todas las donaciones y cualquier otra atribución gratuita efectuada por el de cuius al heredero legitimario.
Suponiendo la colación una liberalidad deferida inter vivos por el causante, queda aquélla desestimada cuando se trata de un seguro de vida para caso de fallecimiento, puesto que el empobrecimiento y correlativo enriquecimiento del legitimario beneficiario del seguro, concretado en las primas satisfechas por el causante tomador en aras de mantener vigente el contrato con la entidad aseguradora, sólo se hace efectivo al recibir el tercero beneficiario la suma asegurada, tras el fallecimiento del tomador del seguro.
Cuando una persona renuncia de forma gratuita a un derecho en favor de alguien, está realizando una verdadera donación, y consiguientemente el acto deviene en colacionable, siempre que el favorecido sea un heredero legitimario que concurre a la sucesión con otros que también lo sean.