legislador

(redireccionado de legisladora)
También se encuentra en: Sinónimos.

legislador, a

(Del lat. legislator.)
adj./ s. DERECHO Que legisla, hace, dicta o establece leyes órgano legislador.

legislador, -ra

(lexisla'ðoɾ, -ɾa)
abreviación
persona u organismo que establece o redacta leyes las facultades legisladoras del congreso

legislador, -ra

(lexisla'ðoɾ, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
persona u organismo que establece o redacta leyes los legisladoras del congreso
Traducciones

legislador

legislator

legislador

Gesetzgeber

legislador

législateur

legislador

wetgever

legislador

المشرع

legislador

zákonodárce

legislador

lagstiftaren

legislador

SM/Flegislator
Ejemplos ?
Por tratarse de un asunto eminentemente de defensa de los derechos humanos, de dignidad de la persona y respeto a la diversidad; por ser deber del Estado proveer protección jurídica a todos los ciudadanos y ciudadanas, así como resguardar el goce del ejercicio de libertades y autonomías inherentes a la dignidad humana; y en absoluto respeto de nuestra constitucionalidad, en el sentido de que la presente iniciativa legisladora se ubica dentro del ámbito estricto del reconocimiento de derechos patrimoniales y personales...
Eso es como legisladora, pero les quería hablar también como ciudadana, como mujer o como conversa porque yo durante muchísimos años fumé dos atados de cigarrillos por día y mi compañero llegó a fumar cuatro; ¿Vos Alicia tres?
Como ex legisladora - me decía Daniel – que en ambas cámaras salió por unanimidad la ley, pero me imagino lo que debe haber costado en el Senado.
uchas gracias, muy buenas noches a todos y a todas; señor presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; señora vicepresidenta, que tambièn nos acompaña: la verdad es que hoy es un día en el cual me siento muy completa en todo lo que ha sido mi carrera, digamos, como abogada, como constituyente, como legisladora y ahora como Presidenta.
Hemos logrado un Digesto del Bicentenario, si bien es en el año 2011, pero hemos estado trabajando en forma muy ardua, muy tenaz, muy profunda, como nos gusta hacer a nosotros las cosas, y hemos llegado al objetivo que parecía imposible, porque yo me acuerdo de las discusiones que hemos tenido con esto cuando era legisladora, tanto en la Cámara de Diputados, estuve también en ambas Cámaras, en la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores.
Por eso, esto me viene no de ahora, sino desde cuando fui legisladora nacional, me acuerdo cómo me peleaba con mis compañeros de bancada en Santa Cruz cuando sacaban esas leyes de “Declárase de Interés Provincial…”, hasta un campeonato de bochas llegamos a declarar de interés provincial en Santa Cruz.
( N de la R: la presidenta se refiere a de Sábat publicada a ese mismo día en el diario Clarín .) Sepan, todos los que tengan que saber, que siempre he cumplido mi deber como ciudadana, como legisladora y lo voy a volver a hacer como Presidenta de todos los argentinos.
Yo quiero -y porque estoy muy interesada en que podamos debatir este cambio estructural que le estamos proponiendo a los argentinos y que sé que muchos dirigentes y militantes de otros partidos que no son el mío, han sostenido durante largo tiempo y pueden verse cientos de proyectos en el Parlamento argentino, precisamente pidiendo que se tome esta medida que hoy tomamos- que cuando debatamos este problema yo sé -y aquí permítanme apartarme un poco de mi rol de Presidenta y acordarme de mis tiempos de legisladora, acá hay muchos de ellos- que van a haber muchas presiones, de toda índole y naturaleza, porque son pocos los intereses pero grandes los dividendos.
El proyecto es muy sencillo, porque habíamos trabajado con el ministro de Agricultura y Ganadería, que se sonríe, con una comisión de juristas importantes habíamos llevado a cabo casi un compendio que seguramente iba a desatar discusiones de toda índole, porque también planteaba cómo debía usarse la tierra y mi larga experiencia como legisladora me indica que cuando uno quiere sacar una ley perfecta termina sacando cualquier cosa y no termina cumpliendo el objetivo principal.
Y bueno, realmente siempre cuando era legisladora y daba mis discursos por ahí flamígeros acerca de cómo debía ser el país, muchos me miraban y pensaban "esta lo dice porque nunca va a ser gobierno", lo decían, y alguna diputada -no voy a decir su nombre- que se sentaba muy cerca mío me lo decía.
Yo he sido legisladora como ustedes, me ha tocado perder muchísimas votaciones, votaciones terribles para el país como aquella que perdimos de los superpoderes de Cavallo, como la que perdí de la primera reforma laboral de Erman González, como la otra que perdí que fue la segunda reforma laboral, un poco más bochornosa, la de la BANELCO, esa también la perdí; perdí también la votación de la ley que derogó el delito de subversión económica y que permitió que ninguno de los que se habían robado el país tuviera ni siquiera una citación de la Justicia, pero nunca, nunca que perdí una votación fui a ver a un juez o a demandar a la Justicia para que la Justicia me diera los votos que yo no pude conseguir en este recinto.
Les cuento que esto fue unos meses antes de mi primera candidatura como legisladora, que era el 14 de mayo de 1989, con lo cual todos hacían apuestas y decían: "esta no aguanta", porque se imaginan, previo a una campaña electoral, con reuniones políticas, que un cigarrillo detrás de otro, esta no aguanta.