lechuza


También se encuentra en: Sinónimos.

lechuza

(Del lat. noctua.)
1. s. f. ZOOLOGÍA Ave rapaz nocturna de color marrón dorado por el dorso y claro por debajo, con la cara blanca y los ojos negros que vive en zonas abiertas, construcciones y edificios viejos.
2. adj / s. f. Mujer que se parece a este ave en el aspecto.
3. s. f. Persona trasnochadora.
4. lechuza campestre ZOOLOGÍA Ave rapaz nocturna, de alas largas, cuerpo rechoncho y cabeza pequeña que vive en campo abierto, páramos y laderas no siendo raro verla durante el día.
5. lechuza gavilana ZOOLOGÍA Ave rapaz de cola larga y alas puntiagudas más bien cortas, cara blancuzca y bordeada de plumaje negro.
NOTA: Nombre científico: (Surnia ulula.)

lechuza

 
f. zool. Nombre común de diversas aves del orden estrigiformes de las familias estrígidos y titónidos. Son de cabeza ancha y ojos grandes y dirigidos hacia adelante; aves de rapiña y nocturnas.

lechuza

(le'ʧuθa)
sustantivo femenino
1. ave rapaz nocturna de pico corto y grandes ojos Las lechuzas comen ratones.
2. persona que realiza actividades nocturnas Eres una lechuza de bar.
Sinónimos

lechuza

sustantivo femenino
Traducciones

lechuza

owl

lechuza

civetta

lechuza

البومة

lechuza

sowa

lechuza

БУХАЛ

lechuza

猫头鹰

lechuza

貓頭鷹

lechuza

フクロウ

lechuza

올빼미

lechuza

сова

lechuza

SF
1. (Orn) → owl
lechuza comúnbarn owl
2. (Cono Sur, Méx) (= albino) → albino
3. (Caribe, Méx) (= puta) → whore
Ejemplos ?
La lechuza, el gato y el perro empajados no podían faltar: son de reglamento, como el murciélago sobre un espejo y la lagartija dentro de una olla.
Contra su sucesora ña Manonga Lévano no hubo más acusación formal de brujería que la de varias vecinas que juraron, por la Hostia consagrada, haberla visto volar convertida en lechuza.
Y se había ya con esto puesto en salvo, sino que dijo un ministro que se bebía el aceite de las lámparas y echaba la culpa a una lechuza, por lo cual habían muerto sin ella; que pellizcaba de los ornamentos para vestirse; que heredaba en vida las vinajeras y que tomaba alforzas a los oficios.
Hacíanla compañía sus hijas, cuatro mozas de regular ver y mediano palpar, hembras de muy equívoca honestidad, y tan entendidas como la que las llevó en el vientre en preparar filtros amorosos con grasa de culebra, sangre de chivo, sesos de lechuza, enjundia de sapo y zumo de cebollas estrujadas a la hora que la luna entra en conjunción.
Besó a la princesa en la frente y, habiéndole invitado a sentarse a su lado, en el magnífico trono, mandó que empezase la música. Grandes saltamontes negros tocaban la armónica, mientras la lechuza se golpeaba el vientre, a falta de tambor.
Las gabarras se mueven poco más que el minutero de un gran reloj; pero de tarde en tarde chocan, con tenue, triste, monótono rumor, acompañado del ruido de la mar que a lo lejos suena, como para imponer silencio, con voz de lechuza.
Al ver entonces a Coppelius me di cuenta de que ningún otro podía haber sido el Hombre de Arena; pero el Hombre de Arena ya no era para mí aquel ogro del cuento de la niñera que se lleva a los niños a la luna, al nido de sus hijos con pico de lechuza.
El minero sacó un lechuza, machetón, pata amarilla, hijo de chusco y gallina terranova, mal laminado, aunque recio de cuadriles, y que en el careo, casi cacarea y sale llorando a buscar piedra.
Daría el mundo entero por poderme dormir. Tengo los ojos fijos en míster Creakle y abiertos como los de una lechuza. Cuando el sueño me vence demasiado, sigo viéndole a través de una bruma, siempre rayando los cuadernos ....
Y haciendo un estraño ruido En las hojas trompezaban Los pájaros que volaban A guarecerse en su nido. Ya del sereno brillando La hoja de la higuera estaba, Y la lechuza pasaba De trecho en trecho chillando.
13 Y de las aves, éstas tendréis en abominación; no se comerán, serán abominación: el águila, el quebrantahuesos, el esmerejón, 14 El milano, y el buitre según su especie; 15 Todo cuervo según su especie; 16 El avestruz, y la lechuza, y el laro, y el gavilán según su especie; 17 Y el buho, y el somormujo, y el ibis, 18 Y el calamón, y el cisne, y el onocrótalo, 19 Y el herodión, y el caradrión, según su especie, y la abubilla, y el murciélago.
El sol se había puesto y las campanas vespertinas doblaban aún; pero no, eran las ranas de Peder Oxe, que croaban en el cenagal. Cuando se callaron, todo quedó silencioso; no se oía ni un pájaro, todos se habían acostado, y la lechuza aún no había salido.