leída

(redireccionado de leídas)
También se encuentra en: Sinónimos.

leída

s. f. Acción de leer le daré una leída a tu artículo.

leída

 
f. Lectura (acción).
Sinónimos

leída

sustantivo femenino
lectura* (acción).
Traducciones

leída

reading

leída

SF (LAm) → reading
dar una leída a >to read
de una leídain one go
Ejemplos ?
Este tal sobrino es un mancebo que ha recibido una educación de las más escogidas que en este nuestro siglo se suelen dar; es decir esto que sabe leer, aunque no en todos los libros, y escribir, si bien no cosas dignas de ser leídas; contar no es cosa mayor, porque descuida el cuento de sus cuentas en sus acreedores, que mejor que él se las saben llevar; baila como discípulo de Veluci; canta lo que basta para hacerse de rogar y no estar nunca en voz; monta a caballo como un centauro, y da gozo ver con qué soltura y desembarazo atropella por esas calles de Madrid a sus amigos y conocidos; de ciencias y artes ignora lo suficiente para poder hablar de todo con maestría.
Llegaron al hato los periódicos de Caracas, cosa que sucedía de mes en mes, y desde las primeras noticias leídas por el joven —porque ya don José andaba fallo de la vista—, se trabaron en una acalorada disputa que terminó con estas vehementes palabras del viejo: —Se necesita ser muy estúpido para creer que puedan ganárnosla los salchicheros de Chicago.
Algunos autores buscan otros mejores ingenios que los suyos, a los cuales compran prólogos para con ellos dar muestras de su habilidad, y que los que compran sus obras atribuyan a ellos lo que en ellas no hay; y leídas ponderen su suficiencia y buen estilo con que engañan a los ignorantes que los leen para comprar la obra.
Nos remitimos, por lo demás, a lo manifestado por la Secretaría Jurídica con referencia a las gestiones ya efectuadas o en marcha, por el Comité Nacional que fueron leídas por dicha Secretaria.
ANTE LOS PRESOS (CONFEDERALES, LIBERTARIOS Y OTROS) Una vez leídas, resumidas y estudiadas cada una de las ponencias y acuerdos, detallamos las siguientes resoluciones, antes de pasar al dictamen.
Los corsarios serán visitados al tiempo, de su salida por una comisión de la Comandancia General de Marina, la cual les leerá las leyes penales, de que pondrá contancia en la nota de visita, y se entregará una copia de ellas á los Comandantes para que sean leídas á la tripulación, cada ocho dias, y si se habilitasen en puertos amigos, serán visitados por los Cónsules ó agentes del Gobierno conforme á sus particulares instrucciones.— Art.
Los franciscanos, para manifestar su gratitud a la Santa Sede, grabaron desde entonces en su coro, en letras como el puño, esta curiosa inscripción anagramática, en la que hay tal ingenio en la combinación de letras que, leídas al derecho o al revés, de arriba para abajo y al contrario, resultan siempre las mismas palabras: ::RARO ::AMOR ::ROMA ::ORAR Al recibir el Papa la solicitud de los jesuitas, no supo por el momento si tomar a risa o a lo serio la pretensión.
Artículo 69. Leídas las listas, el Presidente del Senado nombrará una comisión compuesta de un número igual de Senadores y Diputados para que las revisen, y en la misma sesión den cuenta del resultado.
- El Congreso acuerda que dándose el caso de que la mayoría de las adhesiones leídas implican una adhesión efectiva a la C.N.T., se deben cotejar ya que no está aquí representado ni directa ni indirectamente el total de sus adherentes para que sepamos con más exactitud cuantos son nuestros efectivos.
(Décimo primero) Repasaban luego las lecciones leídas por la mañana y concluida la comida con alguna confitura de naranja, se limpiaban los dientes con un trozo de lentisco, se lavaban las manos y los ojos con agua alabanza de la munificencia y benignidad divinas.
Y si me añades que no puede ser de ventaja alguna el ir atrasados con respecto a los demás, te diré que lo que no se conoce no se desea ni echa menos; así suele el que va atrasado creer que va adelantado, que tal es el orgullo de los hombres, que nos pone a todos una venda en los ojos para que no veamos ni sepamos por donde vamos, y te citaré a este propósito el caso de una buena vieja que en un pueblo, que no quiero nombrarte, ha de vivir todavía, la cual vieja era de estas muy leídas de los lugares; estaba suscrita a la Gaceta, y la había de leer siempre desde la Real orden hasta el último partido vacante, de seguido, y sin pasar nunca a otra sin haber primero dado fin de la anterior.
La descortés conducta de la abadesa y sus agridulces palabras mortificaron al obispo, quien, revistiéndose de energía, dijo a la portera: -Hermana, bajo de santa obediencia la intimo que abra esa puerta. La portera, que no era de las muy leídas y escribidas, se atortoló ante la actitud del diocesano y descorrió el cerrojo.