lava


También se encuentra en: Sinónimos.

lava

(Del napolitano lave lat. labes, caída.)
s. f. GEOLOGÍA Materia en fusión que es expulsada por los volcanes en erupción y que, al enfriarse, se solidifica y forma rocas la lava forma auténticos ríos incandescentes.

lava

(Derivado de lavar.)
s. f. MINERÍA Lavado de los metales para eliminar impurezas. lave, lavado

lava

 
f. geol. Material rocoso, fluido y pastoso, de origen magmático, formado básicamente por silicatos y que emerge a elevadas temperaturas a la superficie terrestre, donde se solidifica dando lugar a rocas efusivas.

lava

('laβa)
sustantivo femenino
conjunto de materias incandescentes que arroja un volcán La lava de la erupción llegó hasta el pueblo.
Traducciones

lava

lava

lava

lave

lava

Lava

lava

láva

lava

lava

lava

laava

lava

lava

lava

溶岩

lava

용암

lava

lava

lava

lava

lava

lawa

lava

lava

lava

lava

lava

หินลาวา

lava

lav

lava

nham thạch

lava

熔岩

lava

лава

lava

熔岩

lava

1 SF (Geol) → lava

lava

2 SF (Min) → washing
Ejemplos ?
Veinte años que, en la mujer, son la edad en que la san- gre de las venas arde y bulle como lava de volcán en ignición; morenita sonrosada como la Magdalena: cutis de raso liso; ojos negros y misteriosos como la tentación y el caos; una boquita más roja y agridulce que la guinda; y un lodo más subvei-sivo que la libertad de imprenta, tal era mi amor, mi embeleso, mi delicia, la musa de mis tiempos de poeta.
El sol se había puesto entre celajes, horribles nubarrones en forma de grandes montañas, de magníficos volcanes despidiendo a chorros su abrasadora lava, de góticos castillos de una antigua y exquisita arquitectura, de palacios encantados formados de granitos y adornados de topacios, rubíes, y esmeraldas, bordados todos sus contornos con dorados filetes, y reflejando resplandecientes fuegos, efecto sorprendente, producido también por los relámpagos que de vez en cuando iluminaban el lejano horizonte, que se perdía en la inmensidad de la tierra.
¡Dios!, ¡carajos demonios!, ¡animales, sois unus estúpidos con vuestro viejo Dios! Y un torrente de imprecaciones discurrió como un río de lava ardiente en una erupción del Vesubio.
Y el cura le lava los pies y se los besa y se los enjuga con el paño litúrgico, ante aquella cena presidida por el Cristo de Zaragoza.
Aquí busqué la manera y conseguí atraer a los españoles a que confesaran sus faltas y muchos confesados recibieron además la Sagrada Comunión. “El 31 pasé la noche cerca de la lava que a ambos lados arroja el volcán de la Laxa (-Volcán Antuco-).
Es hermoso ver eso, y parece que está uno en las entrañas de la tierra, allá donde está el fuego como el mar, que rebosa a veces y quiere salir, que es cuando hay terremotos, y cuando echan humo y agua caliente y cenizas y lava los volcanes, como si se estuviera quemando por adentro el mundo.
Pero, ea, hombre, ea, si eso no puée ser, si el Clavicordio tiée por nariz un carrete como dice tu prima y le sundela el jálito a perros muertos... y no se lava más que cuando llueve.
uando nuestros primeros padres fueron expulsados del Paraíso después de haber cometido el primer pecado, el diablo, a quien el Arcángel había hecho huir a los infiernos, con sus uñas se abrió una salida por el corazón de las rocas, apareció en lo más alto de una elevadísima montaña, que a su contacto se convirtió en volcán; sentose en su boca que vomitaba lava ardiendo, que, a pesar de ser muy roja, no lo era tanto como las carnes del demonio, que estaban encendidas por la ira, que es el fuego que más quema; batió sus alas que despidieron chorros de chispas, y poniendo una pierna sobre otra, paseó sus miradas por el mundo y vio a Adán y Eva ocupados en el trabajo, al que pedían el pan que habían de ganar con el sudor de su frente.
Yo lo miraba. Entre una nube de melancolía su corazón como bullente lava a través de su pecho se encendía. Su frente era muy blanca, su mejilla honda, muy honda; sus cabellos canos; de ébano y oro -excelsa maravilla- columpiaba una cítara en sus manos.
-Vengo a decirles que huyan en este preciso momento hacia una gruta de los bosques cercanos, porque el fuego interno, la lava, principiará a hervir y arrasadoramente va a brotar por los cráteres de los volcanes.
Empero el despotismo las entrañas deseca de la tierra donde habita; cual el volcán que vive en las montañas, y con perpetuo movimiento agita el suelo, que su lava esteriliza, y, cuanto más destruye, más se irrita.
Y será tuyo por cierto, en mi momento de agonía; mi último pensamiento, arraigado a tu bahía. ACONTECE EN LOS CERROS Acontece en los cerros, en el alto Valparaíso; el que aún lava la ropa, en artesa los Domingos.