latrocinio

(redireccionado de latrocinios)
También se encuentra en: Sinónimos.

latrocinio

(Del lat. latrocinium.)
s. m. Acción o costumbre de robar o de cometer un fraude le acusan de latrocinio. robo

latrocinio

 
m. Hurto o hábito de hurtar.
Sinónimos

latrocinio

sustantivo masculino

latrocinio:

rapiñadolo, estafa, timo, saqueo, robo, desfalco, pillaje, fraude, hurto,
Traducciones

latrocinio

SMlarceny
Ejemplos ?
Estos “extranjeros” se movían en Montevideo como en tierra conquistada y lamentablemente las autoridades civiles y militares tenían que sufrirlos sin reaccionar vigorosamente ante sus diarios desmanes, sus luchas de rivalidad, sus ataques a la población, pacífica, sus desobediencias, sus latrocinios, porque aparte de ser los más, eran excelentes soldados: audaces, incansables y valientes.
Este cuerpo, prisión y lazo del alma, va agitado de aquí para allá: sometido está a suplicios, latrocinios y enfermedades, pero el alma es sagrada, es eterna, y no es posible que nadie ponga mano en ella.
Relátase la llegada y toma de la villa llamada el Puerto del Príncipe Viendo Morgan que su predecesor y almirante era muerto, procuró e hizo guardar y tener en posesión perpetua la isla de Santa Catalina, situada cerca de la de Cuba, y asignarla refugio y asilo de piratas, poniéndola en estado (según creía) de suficiente almacén de sus robos y latrocinios.
(EXCLAMACIONES DE: “¡El pueblo!”) Luego el pueblo no puede permitir el crimen. ¿Quién protesta cuando hay latrocinios y hay desfalcos, y se roban el dinero del pueblo?
Que suban al arca unos cuantos Noé y los demás perezcan en el diluvio de la sangre pútrida. Como la suma de latrocinios de los viejos políticos es ya inconmesurable, que se vayan, que se retiren.
Por eso habían optado por mantener la amistad con nuestra patria que les empedraba el camino y defendía a láser y cómputo, a los satélites y asteroides débiles en contra de los latrocinios y la nueva esclavitud que los robotes perseguían.
en todas partes arde el odio contra la tiranía; porque la avaricia de los gobernadores extiende sus latrocinios hasta el último confín de la naturaleza animada, hasta allí donde la tierra se mea a dar fruto.
Este es un pueblo el más noble de toda Alemania, y que prefiere conservar su grandeza más con justicia, que con fuerza; viven quietos y retirados, sin codicia y sin mal apetito; no buscan guerras, ni hacen robos ni latrocinios.
Y no sólo hubo esta guerra de los esclavos, sino que también antes de ella, gentes viles y de baja condición talaron la provincia de Macedonia, y después Sicilia y toda la costa del mar; y ¿quién podrá referir conforme a su grandeza cuán grandes y horrendos fueron al principio los latrocinios y cuán poderosa fue la guerra de los corsarios que vino después?
De esta unión con Enrique, de las prolongadas conversaciones acerca de bandidos y latrocinios, nos nació una singular predisposición para ejecutar barrabasadas, y un deseo infinito de inmortalizarnos con el nombre de delincuentes.
¿Y piensas también que aquellos por quien se nos dispone algún peligro tienen ancha materia a las injurias, ya con testigos supuestos, ya con falsas acusaciones, ya irritando contra nosotros los movimientos de los poderosos, con otros mil latrocinios que pasan aun entre los de ropas largas, teniendo también por injuria si se les quita su ganancia o el premio mucho tiempo procurando, si les salió incierta la herencia solicitada con grandes diligencias, quitándoseles la gracia de la casa que les había de ser provechosa?
Pero también encontrarás mil azotes del cuerpo y del alma, guerras, latrocinios, envenenamientos, naufragios, huracanes, enfermedades, prematura pérdida de los nuestros, y la muerte, tal vez dulce, tal vez llena de dolores y tormentos.