latrocinio


También se encuentra en: Sinónimos.

latrocinio

(Del lat. latrocinium.)
s. m. Acción o costumbre de robar o de cometer un fraude le acusan de latrocinio. robo

latrocinio

 
m. Hurto o hábito de hurtar.
Sinónimos

latrocinio

sustantivo masculino

latrocinio:

rapiñadolo, estafa, timo, saqueo, robo, desfalco, pillaje, fraude, hurto,
Traducciones

latrocinio

SMlarceny
Ejemplos ?
En ocasiones tomaron parte activa en controversias eclesiásticas, como durante el concilio no aceptado por Roma conocido como Latrocinio de Éfeso del año 449.
A la llegada de los comisarios y gendarmes procedentes de Aubin, la cabecera de distrito, se cargó el latrocinio a la cuanta de unos hipotéticos caldereros ambulantes.
Y no ha sido ciertamente poco lo que han contribuido a la obra de su engrandecimiento. Han caído, cuando todo caía al empuje de la arbitrariedad y del latrocinio preponderantes: eso es todo.
Esto llegaba a tal extremo que quiso cambiar por completo la distribución de la justicia, de modo que, cuando se descubriera algún grave latrocinio, se colgara no al ladrón, sino al robado.
Pues bien, disimulemos ambos nuestro rencor para que no crezca la enemistad hasta convertirnos en dos Eteocles.» Estos reproches y recriminaciones llevaron a los dos hermanos a jurar que ninguno de ellos había cometido fraude ni latrocinio al otro.
Roban para sí las obras de los inventores y los tesoros de los sabios: cultura llaman a su latrocinio – ¡y todo se convierte para ellos en enfermedad y molestia!
En vista de la libertad humana, de la dignidad humana y de la prosperidad humana, creemos deber quitar al cielo los bienes que ha robado a la tierra, para devolverlos a la tierra; mientras que esforzándose por cometer un nuevo latrocinio religiosamente heroico, ellos querrían al contrario, restituir de nuevo al cielo, a ese divino ladrón hoy desenmascarado -pasado a su vez a saco por la impiedad audaz y por el análisis científico de los librepensadores-, todo lo que la humanidad contiene de más grande, de más bello, de más noble.
Ninguno de cuantos vicios inventara el hombre en largos siglos de maldad, ignora: traición, perjurio, latrocinio, estafa, libertinaje impúdico, furores de bárbara opresión...
Hay pruebas incontestables de que los Fenicios cultivaron las letras mucho tiempo antes que ellos. Su profesión fue el latrocinio y el corretaje, y no fueron escritores sino por acaso.
Así que yo, a quien su cruel ímpetu trajo y reformó en una bestia de cuatro pies, de la más vil suerte de todas las bestias, de la cual desdicha justamente habría mancillada y se dolería quienquiera de aquel a quien hubiese acontecido, aunque fuese muy mal hombre, sobre todo era ahora acusado de crimen de ladrón contra mi huésped muy amado, que tanta honra me hizo en su casa, el cual crimen, no solamente quienquiera podría nombrar latrocinio, pero más justamente se llamaría parricidio; y con todo esto no podía defender mi causa, al menos negar con una sola palabra; finalmente, por que la mala conciencia no pareciese que estando yo presente consentía a tan celerado crimen, con esta impaciencia enojado, quise decir.
Por ello, de no saber planificar estrategias pedagógicas para lograr una conducción neohumanística de los educandos, más tarde, aunque sea sabio, se reflejará en la falta de dominio ante las situaciones comunes de la vida: timidez o desfachatez; engreimiento o autodesprecio; pedantería o envidia; aislamiento o desenfreno vicioso; latrocinio, impostura o cinismo.
Sin embargo, ahí está el salitre, ese emporio de riqueza, demostrando la inepcia e incapacidad de los grupos diri-gentes y la tolerancia culpable de los gobiernos que permitieron el latrocinio que se hizo contra Chile y el interés nacional.