latido


También se encuentra en: Sinónimos.

latido

1. s. m. FISIOLOGÍA Movimiento alternativo de contracción y dilatación producido por el corazón o las arterias al latir estuvo consciente hasta el último latido.
2. Golpe producido por este movimiento puedo notar los latidos del corazón en tus muñecas. palpitación, pulso
3. ZOOLOGÍA Ladrido entrecortado que da el perro cuando ve o sigue la caza o cuando de repente sufre algún dolor el perro lanzó un angustioso latido al ser atropellado.
4. MEDICINA Sensación dolorosa que se siente en ciertas partes inflamadas muy sensibles, a consecuencia del movimiento de diástole de las arterias que las riegan.
5. latido capilar MEDICINA El de algunos vasos capilares, en determinadas dolencias.
6. latido cardíaco MEDICINA Cada una de las contracciones del corazón en el sístole.
7. latido venoso MEDICINA El de algunas venas, en casos patológicos.

latido

 
m. Movimiento alternativo de contracción y dilatación del corazón y las arterias.
Golpe producido por este movimiento.

latido

(la'tiðo)
sustantivo masculino
1. movimiento alternativo de contracción y dilatación que produce el corazón Se han acelerado mis latidos.
2. sensación intermitente de una herida tener latidos en una llaga
Sinónimos

latido

sustantivo masculino
1 ladrido*.
2 palpitación, pulso.
El latido del corazón se llama palpitación; el de las arterias, pulso.

latido:

palpitacióndiástole, pulsación, sístole, pulso,
Traducciones

latido

SM
1. (= palpitación) [de corazón] → beat, beating; [de herida, dolor] → throb, throbbing
2. [de perro] → bark

latido

m. beat; throb;
___ del corazónheart ___;
___ ectópicoectopic ___.

latido

m beat; — del corazón heartbeat
Ejemplos ?
Pero México no puede seguir simplificándolo y menos permitir que esto ahonde más sus divisiones internas y nos fracture hasta hacer casi inaudibles el latido de nuestros corazones que es el latido de la nación.
La oropéndola da un denso grito de su garganta, tan musical que parece una esquirla arrancada al canto del ruiseñor, un son breve y súbito que un instante llena por completo el volumen perceptible del bosque. De la misma manera llena súbitamente el volumen de nuestra conciencia un latido de dolor.
El nuevo latido salvador que llega parece siempre una casualidad y no garantiza el subsecuente. Por esto es preferible un silencio donde suenen sones puramente decorativos, de referencias inconcretas.
No duerme, no, que al impulso de un pensamiento cruel, dentro del cuerpo convulso se la desborda del pulso toda su sangre en tropel. Ideas mil en su mente que fermentan en montón, la atormentan fieramente, y siempre el latido siente del trémulo corazón.
EDUCACION Y POESIA, han sido las dos gemelas de su vida intelectualizada, que ya han llegado a la cima de la gloria, acopladas y unidas las dos, en un dístico de latido rítmico fructuoso, derramándose en los estadios mentales, como cascadas de altura, para que germine la fecundidad espiritual en todas las riberas de su cuna hogareña.
Ese sonido tampoco me era desconocido. Era el latido del corazón del viejo. Eso incrementó mi ira como el redoble del tambor enardece al soldado.
Si hubiera latido en mí la vena poética, probablemente me habría dedicado a escribir versos; de haberme sentido atraído por la religión, quizá me hubiera hecho fraile.
–exclamé–, ¡no disimuléis más! ¡Confieso mi crimen! ¡Aquí, aquí, ¡levantad las tablas!, ¡aquí, aquí! ¿Es el latido de su asqueroso corazón?
Justo entonces se inició una pequeña vibración en el aire y en la tierra, que rápidamente se transformó en un violento latido, y una embestida repentina me lanzó hacia atrás con la suficiente fuerza como para haberme hecho pedazos.
Al oír esto, Próspero, sintió un latido de brío en su alma, y, volviéndose hacia el indio, contestó: -No venimos a que nos acobarden.
Se quitó los guantes, se secó las manos, después, con su pañuelo, se abanicaba la cara, mientras que a través del latido de sus sienes oía el rumor de la muchedumbre y la voz del consejero, que salmodiaba sus frases.
Un pueblo que no ayuda y no fomenta su teatro, si no está muerto, está moribundo; como el teatro que no recoge el latido social, el latido, histórico, el drama de sus gentes y el color genuino de su paisaje y de su espíritu, con risa o con lágrimas, no tiene derecho a llamarse teatro, sino sala de juego o sitio para hacer esa horrible cosa que se llama "matar el tiempo".