latero


También se encuentra en: Sinónimos.

latero, a

adj. Que es fastidioso, molesto o pesado es un trabajo latero porque es muy minucioso. latoso

latero, -ra

 
adj. Latoso, pesado.

latero

  (de lata, hojalata)
m. (Amér.) Hojalatero.
Traducciones

latero

SM (LAm)
1. (= oficio) → tinsmith
2. (= latoso) → bore, drag
Ejemplos ?
La proyección latero-inferior se obtiene desplazando la película hacia el lado derecho o izquierdo, con el eje longitudinal paralelo a la hemiarcada correspondiente.
La corola, de 8-8,5 mm, es bilabiada, rosada con el tubo de 4-4,5 mm, exerto al menos en 1/3 de su longitud, ensanchado en la boca, pubescente, rosado; lóbulos latero-superiores muy reducidos a dos auriculas erectas; el labio inferior tiene unos 5-6 mm, con lóbulos laterales inferiores de 1 por 0,2 mm, oblongos, pubescentes en la cara externa; el lóbulo central, de 3 por 1,5 mm, es oblongo, espatulado, con garganta de cerca de 1 mm, muy deflexo, pubescente en la cara dorsal.
Resulta absurdo y fastidioso. Porque el latero no se conforma con hacer un montón de preguntas indiscretas. En cuanto suelta la lengua, el tipo se olvida de que existe el tiempo y el aburrimiento, y entonces, para recrear su propios oídos, empieza a contar historias, ¡y qué historias!
El esquilador, de una sacudida, lo pone como soplado: «¡Lata!» dice, y el latero acude al grito, paga, alza la lana y la deposita en la mesa del atador.
El "squenun" con tendencias filosóficas es el que organizará la Biblioteca "Florencio Sánchez" o "Almafuerte"; el "squenun" es quien en la mesa del café, entre los otros que trabajan, dictará cátedras de comunismo y "de que el que no trabaja no come"; él que no ha hecho absolutamente nada en todo el día, como no sea tomar baños de sol, asombrará a los otros con sus conocimientos del libre albedrío y del determinismo; en fin, el "squenun" es el maestro de sociología del café del barrio, donde recitará versos anarquistas y las Evangélicas del latero de Almafuerte.
M. PSICOLOGIA SIMPLE DEL LATERO Usted estaba sentado gozando de la fresca viruta. Toda su alma se disolvía en una especie de ecuanimidad que alcanzaba hasta a los últimos bicharracos de la tierra, y a medida que disfrutaba de la fresca viruta apoltronado en la mesa del café, se iba diciendo a sí mismo: -No hay vuelta: la vida tiene sus partes lindas.
Pues bien, la única ventaja que sobre la tierra reconozco al latero, es haberme dado tema para escribir estas líneas, líneas sobre la personalidad del latero y su producto: la lata.
Por ejemplo: De cómo se casó su hermana contra la voluntad de su familia con un vendedor de máquinas de coser. A usted se le importa absolutamente nada la historia de la hermana del latero.
Usted se resignó, se resignó pensando que la vida ya no era tan linda, porque albergaba en su seno a ese monstruo inexplicable que se llama latero.
¡Vaya a saber lo que le pasa! Es que el enemigo de Dios, el latero truculento de los perritos, la novia y el diablo, lo ha dejado enfermo.
Cuando se fue, quedé mareado, exactamente como cierto día de verano, en que un poeta cordobés, Brandan Caraffa, me leyó los cuatro actos de un drama y tres metros y medio de un poema dedicado a las vacas de Siva. No sé por qué tengo la impresión de que el latero es un tipo medio zonzo; un zonzo que "hace vapor", como diría Dickens.
Por el contrario; le parece muy natural de que esa tía se haya casado con un maquinero, si así se le antojó. Pero el maldito latero trata de interesarlo en el asunto.