latente


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con latente: patente

latente

(Del lat. latens, -entis, estar escondido.)
1. adj. Que existe aunque sin manifestarse o exteriorizarse sus palabras mostraban un rencor latente hacia su compañero. oculto, escondido
2. FÍSICA Se aplica al calor que, sin aumentar la temperatura del cuerpo que lo recibe, se invierte en cambios de estado.
3. Méx. Que perdura, que se mantiene aún con fuerza mi recuerdo latente.

latente

 
adj. Oculto, que existe sin manifestarse al exterior.
biol. Díc. del estado de reposo o de desarrollo suspendido, pero capaz de volverse activo en condiciones favorables.

latente

(la'tente)
abreviación
1. que existe de manera oculta una amenaza latente
2. sensación que es constante pero leve un dolor latente
Traducciones

latente

latent

latente

latente

latente

λανθάνουσα

latente

latente

latente

Latentní

latente

latent

latente

latent

latente

ADJ
1. (gen) → latent
2. (LAm) (= vivo) → alive, intense, vigorous

latente

a. latent, present but not active; with no apparent symptoms or manifestations.

latente

adj latent
Ejemplos ?
Pero hay un trasmundo constituido por estructuras de impresiones, que si es latente con relación a aquél no es, por ello, menos real.
Bajo la forma de una crisis económica, que constituye una amenaza latente para la paz mundial, asistimos a un fenómeno que es más profundo, y que pone en tela de juicio los valores y formas de vida de los diversos tipos de sociedad.
Obsérvese tan sólo que nuestra teoría no reposa sobre los caracteres del contenido manifiesto, sino que se basa en el contenido ideológico que la labor de interpretación nos descubre detrás del sueño. Confrontemos, en efecto, el contenido manifiesto con el latente.
La melodía latente, estructurada con sus centros nerviosos y sus ramitos de sangre, pone vivo calor histórico sobre los textos que a veces pueden estar vacíos y otras veces no tienen más valor que el de simples evocaciones.
Finalmente, en aquellos períodos en que la lucha de clases está a punto de decidirse, es tan violento y tan claro el proceso de desintegración de la clase gobernante latente en el seno de la sociedad antigua, que una pequeña parte de esa clase se desprende de ella y abraza la causa revolucionaria, pasándose a la clase que tiene en sus manos el porvenir.
Que todavía se asiste a la lucha entre sucesores de Lumumba y los viejos cómplices de Tshombe en el Congo, lucha que, en el momento actual, parece inclinarse a favor de los últimos, los que han "pacificado" en su propio provecho una gran parte del país, aunque la guerra se mantenga latente.
Pareciera que la neblina bochornosa de esa mañana se esfumara en convulsiones tanáticas y dejara latente el pánico reprimido de las multitudes que caminan, como sin saber a dónde, llevando egoístas sus propios intereses endeudados y nada más, aislándose en su terror a perderse en la nada.
viceversa), pues en lo más íntimo, saben que lo que tratan de encubrir entre muchos, es su pavor latente ante la vida ignorada, ante lo futuro inaplazable, ante su angustia de cada día...
4) Los prisioneros de guerra que hayan sufrido una nefrectomía en cautiverio por una enfermedad renal no tuberculosa, o que estén afectados de osteomielitis en vías de curación o latente, o de diabetes azucarada que no requiera tratamiento con insulina, etc.
Y como muchas escuelas secundarias están interesadas en eliminar problemas de conducta mediante expulsiones, en lugar de solucionarlos con verdadera sensibilidad, jóvenes que mediante el trato constante de auténticos maestros interesados en su evolución intelectual y artística, hubieran encontrado los rumbos buscados, fracasan en el estudio y terminan abandonando la escuela, aparentemente despreocupados, pero en el fondo, llevando latente el problema de la frustración.
Tiene un contenido latente que su propio dueño le quiso dar: él no fue su último poseedor: “ El sabio que me ha acompañado en toda la Guerra de la Independencia de la América del Sud, le será entregada al General de la República Argentina, don Juan Manuel de Rosas, como una prueba de la satisfacción que como Argentino he tenido al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los Extranjeros que trataron de humillarla ”, escribió de su puño y letra el Libertador como cláusula tercera de su testamento.
En definitiva, la decisión, que se mantenía latente, estuvo influida por aspectos políticos particulares, tal, por ejemplo, la conveniencia de producir una circunstancia significativa que revitalizara el Proceso de Reorganización Nacional (sin juzgar éticamente esta consideración) (1), unida también a la poco manifiesta vocación negociadora de Gran Bretaña.