lastimero

(redireccionado de lastimeros)
También se encuentra en: Sinónimos.

lastimero, a

1. adj. Que causa lástima o compasión habla con voz lastimera para que le hagas caso. quejumbroso
2. Que lastima o hiere.

lastimero, -ra

 
adj. Díc. de las quejas gemidos y otras demostraciones de dolor que mueven a compasión.
Que hace daño.
Traducciones

lastimero

plaintif

lastimero

ADJ
1. (= dañoso) → harmful
Ejemplos ?
I De gemidos quejumbrosos, de suspiros lastimeros, vago suena en el espacio melancólico concierto... Son las campanas que tocan...
Suspiros son continos de quien del mundo en la prisión no cabe, son lastimeros trinos de dulce canora ave que encierra en breve cárcel dura llave.
Varangot permanecia atado, y de vez en cuando llegaban hasta él, los ayes lastimeros que el dolor de las ataduras arrancaban á su señora.
Doña Teresa había muerto al sentir en su mano los besos y las lágrimas del Capitán Veneno, y una sonrisa de suprema felicidad vagaba todavía por los entreabiertos labios del cadáver. A los gritos del consternado huésped, seguidos de lastimeros ayes de la criada, despertó Angustias...
Por entre unas tablas se distinguía a la mujer abrazando tiernamente a la bestia, y el mono, con expresión compungida, miraba en rededor, brillantes los ojos lastimeros.
Narices estaba se asustara a los ladridos, creyendo que iba a morderle, con su bastón arrimole un fuerte golpe en los lomos; con lo cual el perro salió escapado y lanzando lastimeros quejidos, que hubieran partido el corazón de Rosita si los hubiese oído.
Como pocos la saben, el Maestro, sofocado, esgrime el puntiagudo chuzo de macana con que apunta, y aquí pincha una mano, allá un molledo, acullá tumba un catón. Se oyen chillidos lastimeros tanto más lastimeros cuanto más fingidos, y todos se apartan.
Tomó un ternero recién nacido, lo colocó de la misma manera que los niños y se lo hizo servir en la mesa a la condesa, que quedó completamente engañada. Ella no había acabado su almuerzo aún cuando unos gemidos lastimeros se empezaron a escuchar en el corazón del castillo.
Sin ti, se agostan mis pintadas flores; sin ti, los ecos lastimeros gimen; no alegran mi jardín los ruiseñores, ni brotan mis vistosos surtidores, que les falta el placer con que se animen.
La miró alejarse... Tornarse invisible... Desaparecer en la rugiente calzada entre alaridos lastimeros... Se encontraba anonadada...
De espaldas, con los brazos abiertos, en la postura del crucificado, el viejo vuelto de su estupor empezó a lanzar ayes lastimeros: -¡Ay, amito, máteme mejor!
El tiempo intrínseco a la obra y el tiempo extrínseco del ser humano se entrelazan y se funden como en conjunción de literaturidad e historia lecturidad y asombro El otoño del patriarca así trasciende las circunstancias bananeras y banales y ya no somos nosotros sino ellos los detentadores los lastimeros enlastrados a las monarquías los sahumadores de la siembra luminosa los que aspiran al poder eterno de ser lo que no existe dioses y en la angustia del hallazgo-espejo descubrirse vacuidad y vivir en el tormento de no morir luego sino cacho a cacho golpe a golpe.