Ejemplos ?
En el asedio a Pisa Paolo fue herido en una pierna a causa de un lanzazo, lo que le obliga a retirarse otra vez a Città di Castello.
En Peribebuy su regimiento tomó cinco banderas al enemigo y Fernández Oro, uno de los primeros en saltar la zanja enemiga, recibió un terrible lanzazo en la espalda que le interesó el pulmón.
Los expedicionarios sostuvieron frecuentes escaramuzas con los indígenas, calamidad que debe añadirse a la escasez de comida y otras privaciones. En una de las peleas que sostuvieron con los omaguas, Utre recibió un lanzazo que le hirió gravemente en una axila.
Lautaro salió de su ruca, con la espada de Valdivia en mano y fue atravesado en la misma puerta de un lanzazo mientras que los suyos eran tomados por sorpresa y masacrados.
Los españoles causaron más de 650 bajas mapuches, y los españoles perdieron a Juan de Villagra (primo de Francisco de Villagra) quien murió de un lanzazo en plena boca, además de todos los castellanos heridos, más 200 yanaconas heridos o muertos más muchos caballos.
Como lo prometiera, encabezó el virrey a sus jinetes, atacando la posición de Puelles; y fue tal su ímpetu que de un primer lanzazo tumbó a un caballero llamado Alonso de Montalvo.
Días antes de las acciones de la Batalla de San Mateo, Simón Bolívar había dispuesto dar un 'golpe de mano' contra los realistas, enviando un piquete de 20 soldados escogidos para que, al mando de Manuel Cedeño, se dirigieran a Villa de Cura en horas de la noche, penetrasen furtivamente en la casa donde el bravo asturiano José Tomás Boves se restablecía del lanzazo recibido en La Puerta el 3 de febrero y lo ajusticiasen.
Siguiendo el rastro de Pizarro, Almagro desembarcó en Pueblo Quemado, donde igualmente libró un feroz combate con los indios, perdiendo un ojo a consecuencia de un lanzazo o un flechazo.
Estas gentes son responsables de la muerte en 1541 de Juan de Ampudia, uno de los más cruentos conquistadores europeos, que murió de un lanzazo a su regreso a Popayán durante una batalla contra la resistencia de los Patojos.
En la refriega el cacique hirió de un lanzazo en la cabeza a uno de los asaltantes, siendo, a su vez, muerto de un tiro de mosquete.
Mas sucedióle muy al revés de lo que esperaba; los indígenas hicieron valiente resistencia aprovechando la aspereza de su país; Ampudia murió de un lanzazo en el cuello en el último combate, y Francisco Tobar, su segundo, hubo de retirarse a Popayán desengañado.
Según la tradición, Tinguaro se rinde ante Buendía con la siguiente frase: La frase es traducida tradicionalmente como 'no mates al hidalgo, que es natural hermano de Bencomo, y se te rinde aquí como cautivo', pero Buendía no le entendió y acabó con él de un lanzazo.