langosta

(redireccionado de langostas)

langosta

(Del lat. locusta, saltamontes.)
1. s. f. ZOOLOGÍA Insecto herbívoro de gran tamaño que se desplaza saltando y volando y que puede agruparse con otros individuos formando plagas.
2. ZOOLOGÍA Crustáceo decápodo marino, grande, con antenas pero sin pinzas, de color pardo o rojizo, que vive entre rocas y grietas en aguas poco profundas y es muy apreciado como comestible.
NOTA: Nombre científico: (Palinurus.)

langosta

 
f. zool. Nombre de varias especies de insectos ortópteros saltadores. Algunas de las langostas, de costumbres migratorias, se reproducen copiosamente y constituyen verdaderas plagas para la agricultura (Locusta migratoria).
Crustáceo decápodo marino (Palinurus vulgaris), cuyo primer par de patas carece de pinzas; ojos prominentes; color pardo rojizo oscuro y de 30 a 50 cm de longitud.

langosta

(lan'gosta)
sustantivo femenino
1. insecto pequeño de color gris amarillento y alas membranosas una plaga de langostas
2. crustáceo marino de color marrón grisáceo y cuerpo cubierto de duras escamas Hoy cenaremos langosta.
Traducciones

langosta

lobster, locust

langosta

Hummer, Hummerartige

langosta

lagosta

langosta

humr

langosta

hummer

langosta

hummeri

langosta

jastog

langosta

ロブスター

langosta

바닷가재

langosta

zeekreeft

langosta

hummer

langosta

homar

langosta

омар

langosta

hummer

langosta

กุ้งทะเลขนาดใหญ่

langosta

ıstakoz

langosta

tôm hùm

langosta

龙虾

langosta

Омар

langosta

龍蝦

langosta

לובסטר

langosta

SF
1. [de mar] → lobster; [de río] → crayfish
2. (= insecto) → locust
Ejemplos ?
Acudía a él gente de toda la región de Judea y todos los de Jerusalén, y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados. 1.6. Juan llevaba un vestido de pie de camello; y se alimentaba de langostas y miel silvestre. 1.7.
No les liga ningún deber para el país ni les importa que el Gobierno sea más o menos serio, ni que sus habitantes sean más o menos esclavos: como la langosta, talan el campo sin cuidarse del sembrador ni del terreno. Lo más triste es que haya peninsulares y filipinos que se parezcan a estas langostas en su manera de pensar y obrar.
En 1568, año en que hubo poste de langostas, nos cayeron como llovidos de las nubes los jesuitas, que apoyados por el virrey y por los agustinos y combatidos por la demás frailería, empezaron a levantar templo, y pian piano se adueñaron de las conciencias y de grandes riquezas temporales.
Sus compañeros le recibieron con grandes muestras de alborozo porque le creían muerto; preguntáronle de dónde venía y contestoles que de una tierra donde había langostas en abundancia y muy ricas cerezas, invitándoles a ir a ella; pero como había en la bandada muchos gorriones viejos, disuadieron a los demás de su primer impulso, que fue volar hacia allí.
Aunque no llegó a ser tan grande majestuosa como lo había trazado la arrogancia y soberbia de los impíos, porque pretendieron una elevación excesiva, a la cual llama la Escritura hasta el cielo, ya fuese ésta la de una sola torre, que principalmente entre otras fabricaban, o la de todas las torres, significan por el número singular, así como se dice soldado y se entienden mil soldados, y la rana y la langosta, pues así llama la Escritura a la multitud de ranas y langostas, en las plagas que Moisés hizo descender sobre los egipcios.
12 Y Madián, y Amalec, y todos los orientales, estaban tendidos en el valle como langostas en muchedumbre, y sus camellos eran innumerables, como la arena que está á la ribera de la mar en multitud.
Con Profetas descalzos y que van por los caminos como mendigos, poco medraremos. El Mesías no puede ser el primo de Yokaanam, que era un vagabundo, comedor de langostas silvestres.
5 Y salía á él toda la provincia de Judea, y los de Jerusalem; y eran todos, bautizados por él en el río de Jordán, confesando sus pecados. 6 Y Juan andaba vestido de pelos de camello, y con un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y comía langostas y miel silvestre.
2 Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como el humo de un gran horno; y oscurecióse el sol y el aire por el humo del pozo. 3 Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y fueles dada potestad, como tienen potestad los escorpiones de la tierra.
Tenía Juan su vestido hecho de pelos de camello, con un cinturón de cuero a sus lomos, y su comida eran langostas y miel silvestre.
Como las langostas, acosadas por la violencia de un fuego que estalla de repente, vuelan hacia el río y se echan medrosas en el agua: de la misma manera, la corriente sonora del Janto de profundos vórtices, se llenó, por la persecución de Aquileo, de hombres y caballos que en el mismo caían confundidos.
Para romperlo, míster Peggotty sacó dos prodigiosas langostas y un enorme cangrejo; además, una bolsa repleta de gambas, y lo fue amontonando en los brazos de Ham.