lampo

lampo

s. m. literario Resplandor fugaz y muy intenso, semejante al de un relámpago.

lampo

 
m. poét.Resplandor o brillo pronto y fugaz; como el del relámpago.
Ejemplos ?
El sol iba a morir. Un rojo lampo de su luz, como un luengo hilo de seda, se enredaba en los árboles del campo y sangraba en la frente del aeda.
Aquel mágico lampo que encandila a cualquier adversario y lleva al suelo, de suerte enerva a aquella infame tropa que caen unos por proa, otros por popa.
ubert Lampo (Amberes, 1 de septiembre de 1920 - 12 de julio de 2006) fue un escritor belga, uno de los fundadores del realismo mágico en Flandes.
Shaun Hutson. 1990 Le Diable et la Pucelle, Hubert Lampo, 163 p. Gilles de Rais, Vicente Huidobro, Obra teatral, París, Totem, 1932 Gilles de Rais ou la Gueule du loup, Gilbert Prouteau, Monaco, Editions du Rocher, 1992 (en francés) Toda la historia (incluyendo el proceso) de Gilles de Rais es ampliamente recogida y comentada en Allá lejos de Joris-Karl Huysmans.
Losada 1975 - 1978 María Lea Salgado Laboriau 1975 - 1987 Jorge Paolini 1978 - Presente Fernando Lalaguna 1986 - 1990 Elvira Cuevas 1988 - 2002 Gisela Cuenca 1989 - Presente Elizabeth Olivares 1990 - Presente Jesús Eloy Conde 1992 - Presente Margarita Lampo 1994 - Presente Ananías Escalante?
III Llevamos en la Frente erguida y despejada, cual lampo de alborada de suave claridad, la luz del pensamiento que, indócil su cautivo, se agita ardiente y vivo con ansias y valor.
(Roma 1704) Sinfonía Recitativo (Humanità) - "E qual d'intorno io miro all'altre sfere" Aria (Humanità) - "La bianca aurora" Recitativo (Humanità) - "Ah ch'a ragion l'aurora" Sinfonía con tromba Recitativo (Humanità) - "Ma qual fragor profondo" Aria (Lucifero) - "A dispetto delle stelle" Recitativo (Lucifero) - "E che ti pensi, o Ciel nemico e che?" Aria (da capo) (Lucifero) - "A dispetto delle stelle" Recitativo (Humanità, Lucifero) - "Affrena, iniquo mostro" Aria (Humanità) - "Al lampo del ciglio" Recitativo (Lucifero) - "Oh quanto rido...
El 30 de abril, bombarderos estadounidenses hunden los destructores italianos 'Lampo' y 'Leona Pancaldo' frente a la costa de Túnez.
Arde por dentro y se le enciende el gesto como si suya la vergüenza sea; y, porque está el gentío predispuesto a ver función de similar ralea, que más que lampo luzca allí su arresto y su pericia en la ocasión desea, que el más menudo error que cometiere valdrá para que el vulgo lo exagere.
Nutrido y saturado de aquella ciencia errónea que en fábulas y absurdos tenía su escabel, acaso Dios le hacía de la verdad el lampo detrás de aquella ciencia caótica entrever.
¡Vanos deseos! Así pasó largas horas, cuando un lampo ve de fuego en alta mar, y en seguida oye al cabo de un momento ¡poumb!... y retumbar en torno como un pavoroso trueno, que se repite y se pierde de aquella costa en los huecos.
Cuando llegue a las cóncavas naves, acordaos de traerme el voraz fuego, para que las incendie y mate junto a ellas a los argivos aturdidos por el humo. Dijo, y exhortó a sus caballos con estas palabras: —¡Janto, Podargo, Etón, divino Lampo!