laicidad

Búsquedas relacionadas con laicidad: democracia, gratuidad

laicidad

1. s. f. Calidad de laico la laicidad de la enseñanza se está imponiendo cada vez más.
2. SOCIOLOGÍA Sistema que excluye a la Iglesia del ejercicio del poder político o administrativo y de la organización de la enseñanza pública.
Traducciones

laicidad

laïcité

laicidad

SF (LAm) laicismo SMlaicism (doctrine of the independence of the state from church interference)
Ejemplos ?
124, se recalca la laicidad de la Unión de Repúblicas, y se asegura el derecho de los ciudadanos de no ser objeto de propaganda antirreligiosa.
9.2 de la Constitución de "promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social." De este modo la libertad religiosa no sólo es proclamada de una manera formal, sino que un Estado social y democrático dicho derecho fundamental ha de ser real y efectivo. Por esta razón el Tribunal Constitucional habla de laicidad en sentido positivo y no puramente negativo.
Gregorio Peces-Barba Martínez, uno de los «padres» de la Constitución española, apoya la distinción terminológica en un artículo sobre «Laicidad y laicismo»: «A la ignorancia en muchos casos y a la manipulación, en otros, obedece la confusión sobre la necesaria distinción entre ambos términos que se plantea en uno de los procesos históricos más relevantes que es el de la secularización».
Esta opinión aboga porque este proceso tiene su «dimensión político-jurídica, la laicidad», que es fundamento de respeto de ese orden conseguido, al que se quiere atacar desde distintos frentes.
El Tribunal Constitucional tradicionalmente ha definido al Estado como aconfesional (SSTC 24/1982, 265/1988, 166/1996, 6/1997 entre otras), empleando por vez primera la palabra laicidad, si bien adjetivada como "positiva", en su sentencia 46/2001, de 15 de febrero, FJ 4, al declarar que el artículo 16.3 de la Constitución introduce «una idea de aconfesionalidad o laicidad positiva», lo que ha reiterado, entre otras, en SSTC 128/2001, 101/2004, 128/2007, 34/2011, 51/2011.
Como ha señalado la doctrina, la laicidad que acoge la Constitución es una laicidad positiva que por tanto no establece un completo "muro de separación entre la Iglesia y el estado", idea que en palabras de Jefferson recoge la Primera Enmienda y que posteriormente ha sido citada en numerosas ocasiones por el Tribunal Supremo de EE.UU.
Está en discusión una distinción terminológica entre «laicidad» y «laicismo», en la cual hay dos enfoques principales: Principalmente desde sectores cristianos se defiende la distinción terminológica.
a laicidad, término de reciente incorporación en el Diccionario de la Real Academia Española, alude a la condición de laico o a la defensa y el ejercicio de la separación entre las sociedades civil y religiosa.
El factor común a estos partidos era su especial interés por las cuestiones clericales y su repulsa a las reformas que en estas cuestiones se emprendieron en la primera legislatura de la República: La laicidad del Estado con la división de poderes Iglesia y Estado, la reforma de la enseñanza que prohibía los símbolos religiosos en las escuelas y otras cuestiones menores de carácter clerical, pero que asumían como especialmente importantes.
Frente al laicismo, pues, defienden el uso del término «laicidad», al que atribuyen un componente de secularidad (presencia en el mundo) y al mismo tiempo de respeto a la libertad religiosa.
El papa Pío XII abrió el debate terminológico en un discurso pronunciado el 23 de marzo de 1958 en el que argumentó cómo pertenece a la tradición católica la idea de una «sana laicidad», entendida como «el esfuerzo continuo para tener separados y al mismo tiempo unidos los dos Poderes» (político y religioso), en el respeto que merece la distinción entre Dios y el César.
Defienden asimismo la «laicidad positiva», que sería una forma de secularismo que incluye ayudas estatales a las principales organizaciones religiosas del país.