ladrar

(redireccionado de ladran)
También se encuentra en: Sinónimos.

ladrar

(Del lat. latrare.)
1. v. intr. ZOOLOGÍA Dar ladridos el perro cuando alguien se acerca a la verja del jardín, el mastín empieza a ladrar.
2. v. tr. e intr. coloquial Dirigir o dedicar insultos o críticas ásperas a una persona harto de tanta presión, ladró al director del periódico; cuando se enfurece, me ladra toda clase de improperios.

ladrar

 
intr. Dar ladridos el perro.
fig. y fam.Amenazar sin acometer: l. a la luna.
Impugnar, motejar.

ladrar

(la'ðɾaɾ)
verbo intransitivo
1. emitir voces un perro Tu mascota ladra de manera muy aguda.
2. decir algo dando gritos y de manera violenta Cuando está de malhumor le ladra a todo mundo.

ladrar


Participio Pasado: ladrado
Gerundio: ladrando

Presente Indicativo
yo ladro
tú ladras
Ud./él/ella ladra
nosotros, -as ladramos
vosotros, -as ladráis
Uds./ellos/ellas ladran
Imperfecto
yo ladraba
tú ladrabas
Ud./él/ella ladraba
nosotros, -as ladrábamos
vosotros, -as ladrabais
Uds./ellos/ellas ladraban
Futuro
yo ladraré
tú ladrarás
Ud./él/ella ladrará
nosotros, -as ladraremos
vosotros, -as ladraréis
Uds./ellos/ellas ladrarán
Pretérito
yo ladré
tú ladraste
Ud./él/ella ladró
nosotros, -as ladramos
vosotros, -as ladrasteis
Uds./ellos/ellas ladraron
Condicional
yo ladraría
tú ladrarías
Ud./él/ella ladraría
nosotros, -as ladraríamos
vosotros, -as ladraríais
Uds./ellos/ellas ladrarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo ladrara
tú ladraras
Ud./él/ella ladrara
nosotros, -as ladráramos
vosotros, -as ladrarais
Uds./ellos/ellas ladraran
yo ladrase
tú ladrases
Ud./él/ella ladrase
nosotros, -as ladrásemos
vosotros, -as ladraseis
Uds./ellos/ellas ladrasen
Presente de Subjuntivo
yo ladre
tú ladres
Ud./él/ella ladre
nosotros, -as ladremos
vosotros, -as ladréis
Uds./ellos/ellas ladren
Futuro de Subjuntivo
yo ladrare
tú ladrares
Ud./él/ella ladrare
nosotros, -as ladráremos
vosotros, -as ladrareis
Uds./ellos/ellas ladraren
Imperativo
ladra (tú)
ladre (Ud./él/ella)
ladrad (vosotros, -as)
ladren (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había ladrado
tú habías ladrado
Ud./él/ella había ladrado
nosotros, -as habíamos ladrado
vosotros, -as habíais ladrado
Uds./ellos/ellas habían ladrado
Futuro Perfecto
yo habré ladrado
tú habrás ladrado
Ud./él/ella habrá ladrado
nosotros, -as habremos ladrado
vosotros, -as habréis ladrado
Uds./ellos/ellas habrán ladrado
Pretérito Perfecto
yo he ladrado
tú has ladrado
Ud./él/ella ha ladrado
nosotros, -as hemos ladrado
vosotros, -as habéis ladrado
Uds./ellos/ellas han ladrado
Condicional Anterior
yo habría ladrado
tú habrías ladrado
Ud./él/ella habría ladrado
nosotros, -as habríamos ladrado
vosotros, -as habríais ladrado
Uds./ellos/ellas habrían ladrado
Pretérito Anterior
yo hube ladrado
tú hubiste ladrado
Ud./él/ella hubo ladrado
nosotros, -as hubimos ladrado
vosotros, -as hubísteis ladrado
Uds./ellos/ellas hubieron ladrado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya ladrado
tú hayas ladrado
Ud./él/ella haya ladrado
nosotros, -as hayamos ladrado
vosotros, -as hayáis ladrado
Uds./ellos/ellas hayan ladrado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera ladrado
tú hubieras ladrado
Ud./él/ella hubiera ladrado
nosotros, -as hubiéramos ladrado
vosotros, -as hubierais ladrado
Uds./ellos/ellas hubieran ladrado
Presente Continuo
yo estoy ladrando
tú estás ladrando
Ud./él/ella está ladrando
nosotros, -as estamos ladrando
vosotros, -as estáis ladrando
Uds./ellos/ellas están ladrando
Pretérito Continuo
yo estuve ladrando
tú estuviste ladrando
Ud./él/ella estuvo ladrando
nosotros, -as estuvimos ladrando
vosotros, -as estuvisteis ladrando
Uds./ellos/ellas estuvieron ladrando
Imperfecto Continuo
yo estaba ladrando
tú estabas ladrando
Ud./él/ella estaba ladrando
nosotros, -as estábamos ladrando
vosotros, -as estabais ladrando
Uds./ellos/ellas estaban ladrando
Futuro Continuo
yo estaré ladrando
tú estarás ladrando
Ud./él/ella estará ladrando
nosotros, -as estaremos ladrando
vosotros, -as estaréis ladrando
Uds./ellos/ellas estarán ladrando
Condicional Continuo
yo estaría ladrando
tú estarías ladrando
Ud./él/ella estaría ladrando
nosotros, -as estaríamos ladrando
vosotros, -as estaríais ladrando
Uds./ellos/ellas estarían ladrando
Sinónimos
Traducciones

ladrar

bark, givetongue, to bark

ladrar

štěknout

ladrar

ladrar

haukkua

ladrar

lajati

ladrar

吠える

ladrar

짖다

ladrar

blaffen

ladrar

bjeffe

ladrar

skälla

ladrar

เห่า

ladrar

havlamak

ladrar

sủa

ladrar

犬吠

ladrar

кора

ladrar

VI [perro] → to bark; [persona] → to yell; [tripas] → to rumble
está que ladrahe's hopping mad
esta semana estoy ladrando (Caribe) → I'm flat broke this week
ladran, luego andamosyou can tell it's having some effect
Ejemplos ?
El viento había bramado durante todo el día, y la lluvia había azotado las ventanas, de manera que, incluso aquí, en el corazón del inmenso Londres, obra de la mano del hombre, nos veíamos forzados a elevar, de momento, nuestros pensamientos desde la diaria rutina de la vida, y a reconocer la presencia de las grandes fuerzas elementales que ladran al género humano por entre los barrotes de su civilización, igual que fieras indómitas dentro de una jaula.
Dispúsola Godofredo Con su pompa acostumbrada, (63) Y á ver los preparativos El pueblo se despoblaba. Al murmullo de la gente Y al estruendo de las armas Muchos caballos relinchan Y muchos lebreles ladran.
Ora canta una borrachita decepcionada sus ¡cómo sufro!; ora suena un cilindro; ora repiquetea la marimba su guapachosa tropiquera frente a las fondas cercanas; ora se escucha el escandaloso de un automóvil pasado de moda; ora ladran los perros; ora maúllan los gatos; ora gritan los niños; ora aúllan los vendedores ambulantes sus mercancías, ora martillean en la plomería; ora se escuchan mil radios en distintas estaciones al máximo volumen, como en competencia; ora dos mujeres se madrean en la cola de las tortillas; ora se oye la súplica de un teporocho; ora se mezclan todos los ruidos armónicamente y...
Perdóname las burlas de la gente que me muerde, los odios de las bestias que me ladran, la envidia de los tristes que me lacran y el llanto que me brota cuando caigo.
Atienza empuña entonces una larga y negra espada antigua de ancha cazoleta y extensos gavilanes; cuelga de su canana una pistola de arzón; coge con la mano izquierda la vara de alcalde, ni más ni menos que haría con su bastón un mariscal de Francia y, seguido de un brillante Estado Mayor, compuesto del alguacil, del pregonero o peón público y del Infrascrito, que es como, muy ufana y orgullosa, llama su mujer al fiel de fechos, pasa revista a sus formidables huestes, que le presentan armas o tiran por alto monteras y sombreros. -¡Viva el señor alcalde! -gritan o ladran aquellos futuros héroes. A lo que Atienza replica: -¡Qué alcalde ni qué cuerno!
Hoy ni en las misas Aguinaldo, ni en las misas del Gallo, hay pitos, canarios, flautines, zampoñas, bandurrias, matracas, zambombas, cánticos ni bailoteos, ni los muchachos rebuznan, ni cantan como gallo, ni ladran como perro, ni mugen como buey, ni maúllan como gato, ni nada, nada de lo que alcanzamos todavía en el primer tercio de la República, como pálida reminiscencia del pasado colonial.
En los primeros tiempos, a medida que iba levantándose su posición, iba también creciendo el clamor de los fieles amigos, de estos que no pudiendo jamás alcanzar el éxito, siempre le ladran por detrás; encontrando bien culpables por cierto los medios que tenía de enriquecerse, ya que no sabían ellos emplearlos.
En el patio dos alanos, Fieros como dos leones De desiertos africanos, Ladran con interrupciones; Mas aunque su voz no calla, Nunca pueden penetrar El lado de la muralla Por donde se puede entrar De Isaura en la habitación Sin tener sus duros dientes Y sus garras inclementes Que rasgan sin compasión.
Los que aman oro en la tierra Y de sus honras el humo, Ladran a los pies del genio, Sin que sus gritos agudos, Al tocar en sus oídos, Turben la paz de su orgullo.
— ¡Bien me plaze dessa flota! ¡Hidesputas rabadanes! — ladran detrás como canes y no saben una jota. No les daré más bellota del enzinal que solía.
Pero ocurrió que un maniqueo llamado Leucio, que ha redactado igualmente falsas historias de los apóstoles, lo sacó a luz, proporcionando así materia, no de edificación, sino de perdición, y el libro fue aprobado, bajo esta forma, por un sínodo, a cuya voz ha hecho bien la Iglesia en no prestar oídos. Cesen, por ende, los ultrajes de los que ladran contra nosotros.
Cuernos y zampoñas, cobres y trompetas, (Que tienen el triunfo dorado del Sol), Aúllan y ladran y rujen y gritan, (Los himnos más rojos en tono i bemol).