lacrimal

(redireccionado de lacrimales)

lacrimal

adj. De las lágrimas conducto lacrimal.
NOTA: También se escribe: lagrimal

lacrimal

 
adj. Relativo a las lágrimas.

lacrimal

(lakɾi'mal)
abreviación
que está relacionado con las lágrimas las glándulas lacrimales

lacrimal


sustantivo masculino
anatomía hueso pequeño que contribuye a la formación de las lágrimas El lacrimal de sus ojos está dañado.
Traducciones

lacrimal

lacrymal

lacrimal

lacrimabile

lac·ri·mal

a. lacrimal, lachrymal, rel. to tears or to tear ducts;
conducto ______ duct;
hueso ______ bone;
saco ______ sac.

lacrimal

adj lacrimal
Ejemplos ?
Habitualmente, se lo suele confundir con el guepardo, con el cual comparte un aspecto muy similar (pelaje amarillo con motas oscuras), pero del cual difiere enormemente tanto en características físicas como en comportamiento, siendo el guepardo llamativamente menos agresivo que el leopardo; además, el leopardo no tiene los característicos lacrimales negros que encuadran el morro del guepardo.
El reborde óseo que tenían en la parte posterior de la cabeza era fuerte y rugoso, sirviendo de inserción muscular, también ha sido visto dentro de los tiranosáuridos. Dentro de los huesos lacrimales tenía unas depresiones para contener una glándula, similar a la glándula de sal.
Los ojos, por su parte, están dispuestos lateralmente (vision monocular), salvo en la gran mayoría de los primates que son frontales (vision binocular). En ellos se distinguen variadas estructuras accesorias, tales como parpados, pestañas o glandulas lacrimales.
También son comunes la queratoconjuntivitis seca, los desórdenes en los conductos lacrimales y las cataratas, que pueden aparecer en adultos mayores y llevar a la ceguera.
Usualmente, los huesos nasales los huesos nasales podrían ocupar la línea media y el frontal se reduciría cerca de las cuencas de los ojos. Cerca al frontal, los huesos lacrimales son inusualmente amplios en comparación a su longitud.
Una característica regional importante es la presencia de motivos lacrimales decorados con esferas en la parte superior de la capilla mayor, de influencia gallega.
Una cresta menos prominente es hallada en Dilong, en la que bordes bajos y paralelos corían a lo largo del cráneo de cada lado del mismo, apoyándose en los huesos nasales y lacrimales.
Cada nervio facial controla los músculos de un lado de la cara y transporta impulsos nerviosos a las glándulas lacrimales, las glándulas salivares, y los músculos de un pequeño hueso en el oído medio llamado estribo.
ž Las complicaciones del antifaz incluyen apnea (antifaces desplazados que obstruyen las narices), irritación, abrasión de la córnea, conductos lacrimales bloqueados, y conjuntivitis.
El Síndrome Sjögren se incluye dentro de las enfermedades autoinmunes porque el sistema inmunitario del cuerpo, encargado de defenderlo de las agresiones externas reacciona por causas desconocidas contra su propio organismo, así se producen los llamados “autoanticuerpos” y la lesión de estas glándulas, principalmente las lacrimales y salivales.
Estos puntales trabaron los dos huesos juntos, sugiriendo que la fuerza entonces fue transmitida de los nasales a los lacrimales Tarbosaurus carecía de esos puntales óseos, y la conexión entre los nasales y los lacrimales era débil.
Las características únicas del cráneo incluyeron la superficie externa rugosa del maxilar (hueso de la mandíbula superior) y las crestas pronunciadas alrededor de los ojos en los huesos lacrimales, postorbitales y yugales.