lacerado

lacerado, a

adj. Que es infeliz o desdichado desde que se quedó viudo se le ve lacerado y lívido.

lacerado, -da

 
adj. Infeliz, desdichado.

lacerado, -da

(laθe'ɾaðo, -ða)
abreviación
que tiene heridas punzantes Tiene el brazo lacerado.
Traducciones

lacerado

lacero

lacerado-a

a. lacerated;
herida ______ wound.
Ejemplos ?
Capitulescencias de capítulos solitarios en las hojas axilares y en las bifurcaciones del tallo; capítulos radiados; involucros hemisféricos, en 2 series, 4–5 mm de ancho; filarias exteriores 5–6, en 1 serie, libres, herbáceas, ovadas a lanceoladas, 3.2–5 mm de largo y 1.3–2 mm de ancho, ápice agudo, superficie abaxial pilosa con tricomas de hasta 1.2 mm de largo, márgenes ciliados con tricomas de hasta 1 mm de largo, filarias internas connadas con los aquenios del radio; receptáculos convexos a cónicos, paleáceos; páleas escariosas, conduplicadas, oblanceoladas, 1.3–1.6 mm de largo y 0.5–0.7 mm de ancho, con ápice subtruncado y lacerado-ciliado o lobado...
Las inflorescencias en capítulos terminales generalmente solitarios, raramente en corimbos, pedunculados, en su mayoría. Involucro de 3-muchos filarios con margen membranoso y entero o lacerado.
Su aullido interrumpido con un gorgoteo burbujeante y boquirrojo, el acólito lacerado se tambaleó bajo la presión de la catapulta liberada.
560 Después también de esta fechoría –apenas me atrevería a creerlo– se cuenta que a menudo por su lujuria volvió a buscar el lacerado cuerpo.
Chopin) Réquiem Quinta Angustia Soledad ("Muerte de Ase" de la Suite Peer Gynt de E.Grieg) Lacrimosa (W.A. Mozart) Rostro Lacerado (J.S.
VIII Lacerado por la ortiga de una huella se debate en su croquis de esperanza mientras queda en un cruce amontonado su arrojo de puñales en el aire.
cuando sonreía correr mis horas de contento llenas. Jamás la pena ni el dolor mi pecho habían lacerado; tranquilo, sosegado de mí mismo vivía satisfecho.
Insaciable, invulnerable en su audacia, la virgen escudriña de su interlocutor las piernas potentes, los brazos cambrados de posesiones, los cuernos hostiles y porfiados, los ojos muertos como charcos. El fauno grita, lacerado por la insistencia de aquel inventario insultante.
De aquella misma manera yo era mordido y lacerado de los saltos y varios golpes de aquellos caballos; tanto, que pensábame sería mejor tornar a la tahona.
–Oye– la murmuré lacerado, como quien manotea a ciegas en un precipicio, mientras las flotantes manos suyas, de un cárdeno espasmódico, subieron a asentar el cabello en sus sienes invisibles– ¿Quieres decirme una cosa?
La difteria le arrabató en un mismo dia, a su bella esposa y a sus dos únicos hijos. Tan desapiadado golpe del destino, lo obligó a viajar para devolver la calma a su espíritu lacerado por el dolor.
Vi también de luz carentes los reinos y lacerado calenté mi cuerpo del Flegetonte en la onda, y no, sino con una vigorosa medicina del vástago de Apolo, devuelta la vida me fuera; la cual, después que con esas fuertes hierbas y con la ayuda peonia, para indignación de Dite, recobré, 535 entonces a mí, para que aparecido no aumentara del don este la envidia, densas me opuso la Cintia unas nubes, y para que estuviera guardado y pudiera impunemente ser visto, me añadió edad y no reconocible me dejó el rostro mío y a Creta mucho tiempo dudó si para habitarla 540 me entregaría o a Delos.