lacayo

(redireccionado de lacayos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con lacayos: vasallos

lacayo, a

1. s. despectivo Persona aduladora y servil se comporta con su jefe como si fuera un lacayo.
2. s. m. HISTORIA Soldado de a pie que solía acompañar a los caballeros en la guerra.
3. HISTORIA, OFICIOS Y PROFESIONES Criado que acompañaba a su amo a pie, a caballo o en coche. sirviente
4. HISTORIA, INDUMENTARIA Y MODA Lazo de cintas que usaban las mujeres como adorno de los puños de la camisa.

lacayo

 
m. mil. Cada uno de los dos soldados de a pie que solían acompañar a los caballeros en la guerra.
Criado de librea que acompaña a su amo.

lacayo

(la'kaʝo)
sustantivo masculino
1. criado que acompañaba a su señor el lacayo del un noble
2. persona servil que intenta agradar a otro el lacayo del jefe
Sinónimos

lacayo

sustantivo masculino
caminante, espolique, mozo de espuela(s).

lacayo:

criadopaje, doméstico, asistente, sirviente,
Traducciones

lacayo

Lakai

lacayo

laquais

lacayo

lakei

lacayo

lacaio

lacayo

Lakej

lacayo

SM
1. (= criado) → footman
2. (pey) (= adulador) → lackey
Ejemplos ?
Marchaba el caballero --os refería--- sobre un corcel bizarramente armado, de la vil Orrigila en compañía, vestida en traje azul de oro bordado. Dos lacayos también, a los que hacía portar yelmo y escudo, había al lado.
Llegaba a él por entre grupos de lilas y extensos estanques, siendo saludado por los cisnes de cuellos blancos, antes que por los lacayos estirados.
Esta indiana amulatada, de quien la fama pregona que ha hecho más sacrilegios e insultos que hizo Aroba; ésta, a quien es tributaria la turba de las fregonas, la caterva de los pajes y de lacayos las tropas, dice, jura y no revienta, que, a pesar de la persona del soberbio zambapalo, ella es la flor de la olla, y que sola la chacona encierra la vida bona.
Vamos, señora muñeca, vamos a pasear. Usted querrá coches, y lacayos, y querrá dulce de castañas, señora muñeca. Vamos, vamos a pasear.» Pero en cuanto estuvo Piedad donde no la veían, dejó a la muñeca en un tronco, de cara contra el árbol.
Todos los cortesanos desnudaron los puños para arremeter contra el maldiciendo, que hubo de escapar a brincos por las escaleras, salvándose por milagro de los puntapiés que le tiraban los lacayos de librea dorada y blancas medias hasta la rodilla, apostados en las galerías.
Más atrás venía un palafrenero llevando del diestro el caballo favorito de Amado, por si a éste se le ocurría montar, y después seguían lacayos con una silla de manos; otros, con blandos cojines; otros, cargados de refrescos y dulces, todo por si el príncipe experimentaba en la selva ganas de sentarse, o de comer, o de beber, Amado fue despacio y por su pie hasta el sitio marcado, que era un valle en que un torrente, saltando entre dos negras rocas, caía al borde de un prado de fresca y menuda hierba, bañando las raíces de álamos gigantescos que sombreaban la pradería.
Lo aborrecible es la hipocresía inútil, universal, que asfixia en germen la originalidad redentora y nos hace lacayos los unos de los otros.
Por lo mismo que muchos miembros del claustro se habían opuesto á la concesión del doctoral capelo, el protector y los del círculo de don Jorge creyeron conveniente festjejarlo con un vítor estrepitoso, llevándolo desde la Universidad hasta su casa pisando flores, que cuatro lacayos con librea iban arro- jando en el camino.
Pero apenas si habían terminado de salir de la habitación cuando Sir Robert dio un grito que conmovió los cimientos de roca del castillo. Volvió Dougal corriendo, volaron los lacayos, grito tras grito daba el señor, a cuál más horrible.
Los lacayos, los pajes, los chambelanes, con sus medias de seda y sus casaquines, iban detrás de la reina Masicas, cargándole la cola.
Fui creciendo y no menguó mi afición, ni yo traté de ocultarla; los primeros hombres que empezaron a ser para mí rivales de mis caballos fueron mis lacayos y mis cocheros, los hombres de mis cuadras.
¿Por no ser presupuestívoro había de estar yo triste? No faltaba más. ¿Qué son los empleados? Sanguijuelas... lacayos... Yo no me ahogo en tan poca agua... ¡Empleado!