la profetisa Ana

Ana, la profetisa (Hannā)

 
bib. Profetisa hebrea que saludó al Niño Jesús como hijo de Dios y Salvador del mundo.
Ejemplos ?
Es de comparar, por ejemplo, los grupos del anciano Simeón y la profetisa Ana o la Anunciación del banco –de Bigarny- con la Virgen con el Niño, San José y la doncella y la Natividad –de Siloe-, en los que la plena consecución de las características renacentistas por parte de éste contrasta con el esfuerzo no culminado por hacer lo mismo en el caso de Bigarny.
Se trata de un delicadísimo y perfectamente trabado grupo que contrasta con el más rígido del anciano Simeón y la profetisa Ana obra del Borgoñón.
Y en el lado izquierdo aparecen el anciano Simeón llevando al Niño Jesús en sus brazos y, por detrás de él, la profetisa Ana, que según algunos autores «encarna» o representa a la sinagoga judía.
Una inscripción del mismo período atestigua la existencia sobre el lugar de un pequeño monasterio además de una capilla, dedicados a la profetisa Ana, de la que se habla en el evangelio de san Lucas (cf.
Quien sí aparece descrita es la mujer que Serra pintó en el extremo derecho de la escena y que representa la profetisa Ana quien, al oír las palabras de Simeón, confirmó que se trataba del profeta que salvaría al pueblo de Israel.
El acto del sacerdote, de hecho, se refiere al segundo episodio, no tan frecuentemente representado en el arte de la época, mientras que el resto de la escena hace referencia a la presentación en el templo. La profetisa Ana y José que trae dos tórtolas como ofrenda, necesarios para el rito de la purificación de María, que se produjo, según el rito judío, después del nacimiento de su primer hijo.
conmemorando la Presentación del Señor mediante el rito bizantino (Υπαπαντή, Hypapante),es el encuentro en el Templo de Jerusalén de Jesús con el profeta Simeón y la profetisa Ana.
Dedicado a la Virgen María, percibimos las siguientes escenas: la Inmaculada Concepción, en que aparece la Virgen sobre una lámpara de tres brazos, en referencia a la Santísima Trinidad; la Visitación, la Virgen visita a su prima Isabel; La presentación de Jesús en el templo, donde el Niño Jesús aparece en brazos del sacerdote Simeón y, a su lado, aparece la profetisa Ana, que reconoce en Jesús al Mesías; Jesús trabajando de carpintero; y Jesús predicando en el templo, entre las figuras de San Juan Bautista y San Zacarías.
En el centro el sacerdote, con una túnica de color rojo brillante, con el niño al que da la bendición, con José a la izquierda, y María a la derecha, y por detrás dos figuras femeninas, una de ellas la profetisa Ana.
La obra refleja la Presentación de Jesús en el templo y la Purificación de María, ordenada en la ley de Moisés, lo que hicieron María y José con Jesús. El sacerdote Simeón y la profetisa Ana son otros personajes del episodio.