Ejemplos ?
Yo confío mucho en la prudencia de vuestros gobernantes y confío en que sabréis siempre distinguir lúcidamente, identificar a vuestros amigos verdaderos, descubrir cuál debe ser; por la naturaleza misma de las cosas, vuestro leal y sólido, permanente, desprendido, seguro y buen amigo.
A lo que es hoy América Latina la influencia ilustrada llegó, como lúcidamente propuso José Gaos, bajo la forma de un “segundo eclecticismo”.
Semejantes a las plantas, sentimos las partes elevadas de nuestro ser besadas y agitadas por el viento libre, al tiempo que nuestras raíces, largas y tenaces, nos atan cada vez mejor a las tinieblas fecundas. Y he aquí por qué amamos la tierra más sólidamente, más lúcidamente, más humanamente.
Conservó su incógnito hasta morir, pensando lúcidamente que si su nombre verdadero se conocía, el despotismo, adivinando quiénes lo acompañaron, procuraría aniquilarlos si la revolución era vencida.