líbico

líbico, -ca

 
adj.-s. Libio.
ling. m. Grupo de lenguas camito-semíticas habladas antiguamente en una amplia zona del norte de África, desde las Canarias hasta los confines egipcios.
Ejemplos ?
Cartago reclutó mercenarios entre los númidas. Paulatinamente, el uso de la escritura púnica se unió, aunque no lo sustituyó, al del líbico.
En 1926 se descubió otro monumento megalítico al sur de Casablanca; presentaba inscripciones funerarias talladas en escritura líbico-bereber, llamada Tifinagh.
Cartago reclutó mercenarios entre los númidas. Paulatinamente, el uso de la escritura púnica se unió, aunque no la sustituyó, a la del líbico.
En 1821 llevó a cabo otro viaje en la expedición del prusiano Heinrich Menu von Minutoli al desierto Líbico, llegando al oasis de Siwa.
El idioma líbico y la cultura parecían crear una cierta unidad entre estos pueblos, aun así se pueden identificar dos grupos en las poblaciones líbicas: Un primer grupo de pueblos bastante mal identificados y localizados por los autores antiguos, tienen nombres diferentes: los nasamones, los nigritas, los atlantes, los trogloditas, los bacuatas, los bavares, los suburbures, los musulames y los gétulos.
Entre los monumentos más importantes de Dougga, encontramos el mausoleo líbico-bereber, el capitolio, el teatro, así como los templos de Saturno y el de Templo de Juno Caelestis.
El antiguo alfabeto líbico-bereber sigue usándose, aunque de modo irregular, en los grupos de bereberes modernos, como los tuareg, y se lo conoce por el nombre de tifinaġ, posible derivación de púnico con la adición de t-, el artículo femenino bereber.
C., fecha aproximativa del ascenso al poder del primer faraón líbico en Egipto: la así llamada Era Sheshonq (por lo que el año 2008 del calendario gregoriano corresponde al año 2958 del calendario bereber).
Otra evidencia del origen bereber de los aborígenes canarios son los restos de escritura, catalogada como líbico - bereber (como en Garafía o el Julán), idénticas a otras encontradas en Libia o Argelia.
Aparece un sistema propio de escritura, el llamado alfabeto líbico con el que se escriben textos en la lengua indígena, amazigh, y cuya última fase ha sido el alfabeto tifinagh, empleado en el Sáhara hasta casi nuestros días.
El Fayum es un inmenso oasis del desierto de Egipto, que se extiende por debajo del nivel del mar dentro de una enorme depresión del desierto Líbico y que comprende un oasis casi circular.
En su discurso de recepción en la Academia Francesa, la autora argelina Assia Djebar recogió el sentir de muchos de sus compatriotas al comparar a Apuleyo con San Agustín –del que un instituto de Annaba lleva el nombre—, ambos nacidos en el este argelino y educados en latín, y que probablemente siguieron hablando su lengua materna: o el líbico-bereber o el púnico que aún no se había extinguido.