krausista

(redireccionado de krausistas)
Búsquedas relacionadas con krausistas: dogmatismo

krausista

1. adj. De Krause o del krausismo.
2. s. m. y f. FILOSOFÍA Persona que profesa el krausismo.

krausista

 
adj.-com. Relativo al krausismo.
Traducciones

krausista

A. ADJKrausist, of Krause
B. SMFfollower of Krause
Ejemplos ?
De esta revuelta estudiantil, Julio Gutiérrez Samanez, miembro del Instituto Americano de Arte, institución que fue fundada en 1937 por José Uriel García, señala:: “García y sus compañeros de la huelga universitaria, oponían una mentalidad revolucionaria en su época, contra doctrinas envejecidas de Santo Tomás, Balmes, Suarez, Heinecio y de los españoles krausistas como Revilla, Giner de los Rios, que habían hecho obsoleta a la universidad, contra ello se rebelaron y la huelga fue, como dice García, “la primera insurrección universitaria, renovadora del pasado, socialmente progresista, democrática en su estructura interna “y enfatiza que en ella tomó parte el pueblo y no fue fruto del actuar aislado de los dirigentes.
O'Donnell se retiró, agotado, de la vida política y el 10 de julio le sustituyó Narváez, que condonó las penas no ejecutadas a los sublevados pero mantuvo el rigor autoritario con expulsiones de las cátedras de los republicanos y krausistas y el reforzamiento de la censura y el orden público.
Por su obra literaria formó parte de la generación realista del 68, comulgó con la filosofía positivista y las corrientes krausistas y se convirtió en defensor del naturalismo en literatura.
Aún adolescente marchó a Sevilla (1883), donde cursa la segunda enseñanza, y luego, con quince años ya, a Madrid, donde frecuentó la Universidad, primero matriculándose en Filosofía y Letras, terminando un año, y luego en Medicina, en que llegó a cursar tres y, al parecer, según declaró, con mucha vocación; pero al empezar a ejercer la clínica su vocación se desvaneció y terminó por volver a su inicial vocación tentado por el periodismo (pasó tres años colaborando en la revista de ateos, krausistas y republicanos Las Dominicales del Libre Pensamiento...
En la Universidad de Valencia asimiló el espíritu del krausismo a través del círculo aglutinado en torno a E. Pérez Pujol, de quien Morote aprendió los conceptos krausistas del derecho y de la filosofía social de Ahrens.
Unas de las víctimas principales de la represión fueron los profesores de la Universidad de Madrid, a pesar de que ya habían pasado varios meses desde la noche de San Daniel, porque muchos de ellos eran krausistas, que eran considerados por los neocatólicos -que predominaban en el entorno de la reina y en el del gobierno moderado- como una especie de secta que quería acabar con la religión y con la monarquía.
Tal acoso y persecución, a imagen y semejanza de los procesos de la Inquisición, llevaría a una reacción de repulsa contra los estamentos gubernamentales docentes entre los discípulos de Sanz del Río, luego destacados krausistas como Joaquín Costa, Francisco Pi i Margall, Rafael María de Labra, Emilio Castelar, Nicolás Salmerón y Adolfo Camús.
ateneísta desde el inicio de la década de 1870 e integrado en los ambientes krausistas y republicanos, como discípulo aplicado de Salmerón, le sustituyó temporalmente en la cátedra de Metafísica de la Universidad Central de Madrid cuando en 1872 su maestro ejercía de diputado.
En el primer tercio del siglo XX, durante la edad de plata de las ciencias y las letras españolas, los historiadores españoles del arte se corresponden generacionalmente con las inquietudes de las llamadas generación del 98, generación de 1914 y generación de 1927: Manuel Bartolomé Cossío (uno de los krausistas que iniciaron la renovación pedagógica de la Institución Libre de Enseñanza, que publicó un estudio fundamental sobre El Greco, 1908), Elías Tormo (el primer catedrático de historia del arte, desde 1911), José Pijoán (Summa Artis, 1927), Joaquín Folch y Torres, Manuel Gómez-Moreno, Francisco Javier Sánchez Cantón, el Marqués de Lozoya, Enrique Lafuente Ferrari, Diego Angulo Íñiguez etc.
Así mismo, la expulsión de Sanz del Río de su cátedra llevaría a una reacción de repulsa contra los estamentos gubernamentales docentes entre sus discípulos y otros destacados krausistas, como Joaquín Costa, Francisco Pi i Margall, Rafael María de Labra, Ángel Fernández de los Ríos, Emilio Castelar, Nicolás Salmerón y Adolfo Camús.
El autor más importante de este movimiento, y en cierto modo su líder, fue Joaquín Costa, quien causó una auténtica conmoción con sus obras Colectivismo agrario en España (1898) y Oligarquía y caciquismo como la forma actual de gobierno en España (1901), si bien su camino fue preparado anteriormente por Los males de la patria y la futura revolución española (1890), de Lucas Mallada y El problema español, de Ricardo Macías Picavea, así como por las críticas que sobre el analfabetismo y la insuficientes mejoras educativas de la pedagogía y la educación por parte del estado habían sido vertidas por los krausistas de la Institución Libre de Enseñanza dirigida por Francisco Giner de los Ríos.
Entre el 10 de julio de 1866 y el 23 de abril de 1868 Manuel Orovio fue ministro de Fomento designado por el conservador jefe de gobierno, general Ramón Narváez, y se enfrentó al estamento académico más progresista al emitir una circular que prohibía la libertad de cátedra, esto es, cualquier enseñanza contraría a la fe católica, a la monarquía o al sistema político vigente, lo que le llevó a expulsar de sus respectivas cátedras a los profesores Nicolás Salmerón y Emilio Castelar, renombrados krausistas, entre otros, por medio del desde entonces llamado Decreto Orovio, lo que sería uno de los detonantes de la Revolución de 1868, también conocida como la Gloriosa.