juzgar

(redireccionado de juzgamos)
También se encuentra en: Sinónimos.

juzgar

(Del lat. judicare.)
1. v. tr. Formar una persona juicio u opinión sobre una cosa o persona no puedes juzgar a las personas sin conocerlas bien. opinar
2. DERECHO Ejercer un juez o un tribunal sus funciones, tomando una decisión o dictando una sentencia le juzgan dentro de un mes.
3. Opinar o considerar alguna cosa dada la situación, juzgo que debemos informar al director. creer
4. FILOSOFÍA Establecer las relaciones entre dos o más conceptos mentalmente.
5. a juzgar por, por o como Expresión que introduce la exposición de una cosa y que señala la apariencia de algo a juzgar por sus ojeras ha dormido muy poco esta noche; a juzgar por como va vestida, yo diría que viene de la playa.
NOTA: Se conjuga como: pagar

juzgar

 
tr. Decidir en favor o en contra, y esp. pronunciar como juez una sentencia [acerca de alguna cuestión o sobre alguno].
Creer, estar convencido [de algo].
filos. Afirmar o negar algo [un modo de ser, una cualidad, una acción] de un objeto. Formar un juicio lógico.

juzgar

(xuθ'γaɾ)
verbo transitivo
1. deliberar acerca de la culpabilidad o inocencia de alguien dictando una sentencia posterior juzgar a un acusado
2. formar una opinión sobre alguien o algo No me juzgues con tanta liviandad.
se utiliza cuando alguien quiere indicar que deduce una cosa de otra A juzgar por su cara, le fue mal el examen.

juzgar


Participio Pasado: juzgado
Gerundio: juzgando

Presente Indicativo
yo juzgo
tú juzgas
Ud./él/ella juzga
nosotros, -as juzgamos
vosotros, -as juzgáis
Uds./ellos/ellas juzgan
Imperfecto
yo juzgaba
tú juzgabas
Ud./él/ella juzgaba
nosotros, -as juzgábamos
vosotros, -as juzgabais
Uds./ellos/ellas juzgaban
Futuro
yo juzgaré
tú juzgarás
Ud./él/ella juzgará
nosotros, -as juzgaremos
vosotros, -as juzgaréis
Uds./ellos/ellas juzgarán
Pretérito
yo juzgué
tú juzgaste
Ud./él/ella juzgó
nosotros, -as juzgamos
vosotros, -as juzgasteis
Uds./ellos/ellas juzgaron
Condicional
yo juzgaría
tú juzgarías
Ud./él/ella juzgaría
nosotros, -as juzgaríamos
vosotros, -as juzgaríais
Uds./ellos/ellas juzgarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo juzgara
tú juzgaras
Ud./él/ella juzgara
nosotros, -as juzgáramos
vosotros, -as juzgarais
Uds./ellos/ellas juzgaran
yo juzgase
tú juzgases
Ud./él/ella juzgase
nosotros, -as juzgásemos
vosotros, -as juzgaseis
Uds./ellos/ellas juzgasen
Presente de Subjuntivo
yo juzgue
tú juzgues
Ud./él/ella juzgue
nosotros, -as juzguemos
vosotros, -as juzguéis
Uds./ellos/ellas juzguen
Futuro de Subjuntivo
yo juzgare
tú juzgares
Ud./él/ella juzgare
nosotros, -as juzgáremos
vosotros, -as juzgareis
Uds./ellos/ellas juzgaren
Imperativo
juzga (tú)
juzgue (Ud./él/ella)
juzgad (vosotros, -as)
juzguen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había juzgado
tú habías juzgado
Ud./él/ella había juzgado
nosotros, -as habíamos juzgado
vosotros, -as habíais juzgado
Uds./ellos/ellas habían juzgado
Futuro Perfecto
yo habré juzgado
tú habrás juzgado
Ud./él/ella habrá juzgado
nosotros, -as habremos juzgado
vosotros, -as habréis juzgado
Uds./ellos/ellas habrán juzgado
Pretérito Perfecto
yo he juzgado
tú has juzgado
Ud./él/ella ha juzgado
nosotros, -as hemos juzgado
vosotros, -as habéis juzgado
Uds./ellos/ellas han juzgado
Condicional Anterior
yo habría juzgado
tú habrías juzgado
Ud./él/ella habría juzgado
nosotros, -as habríamos juzgado
vosotros, -as habríais juzgado
Uds./ellos/ellas habrían juzgado
Pretérito Anterior
yo hube juzgado
tú hubiste juzgado
Ud./él/ella hubo juzgado
nosotros, -as hubimos juzgado
vosotros, -as hubísteis juzgado
Uds./ellos/ellas hubieron juzgado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya juzgado
tú hayas juzgado
Ud./él/ella haya juzgado
nosotros, -as hayamos juzgado
vosotros, -as hayáis juzgado
Uds./ellos/ellas hayan juzgado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera juzgado
tú hubieras juzgado
Ud./él/ella hubiera juzgado
nosotros, -as hubiéramos juzgado
vosotros, -as hubierais juzgado
Uds./ellos/ellas hubieran juzgado
Presente Continuo
yo estoy juzgando
tú estás juzgando
Ud./él/ella está juzgando
nosotros, -as estamos juzgando
vosotros, -as estáis juzgando
Uds./ellos/ellas están juzgando
Pretérito Continuo
yo estuve juzgando
tú estuviste juzgando
Ud./él/ella estuvo juzgando
nosotros, -as estuvimos juzgando
vosotros, -as estuvisteis juzgando
Uds./ellos/ellas estuvieron juzgando
Imperfecto Continuo
yo estaba juzgando
tú estabas juzgando
Ud./él/ella estaba juzgando
nosotros, -as estábamos juzgando
vosotros, -as estabais juzgando
Uds./ellos/ellas estaban juzgando
Futuro Continuo
yo estaré juzgando
tú estarás juzgando
Ud./él/ella estará juzgando
nosotros, -as estaremos juzgando
vosotros, -as estaréis juzgando
Uds./ellos/ellas estarán juzgando
Condicional Continuo
yo estaría juzgando
tú estarías juzgando
Ud./él/ella estaría juzgando
nosotros, -as estaríamos juzgando
vosotros, -as estaríais juzgando
Uds./ellos/ellas estarían juzgando
Sinónimos

juzgar

transitivo
1 decidir, sentenciar, fallar.
Todas las formas presentan un valor jurídico referido a la acción realizada por un juez de pronunciar una sentencia: mañana juzgarán ese caso.
3 arbitrar*, dirigir.
En deportes.

juzgar:

establecersentenciar, enjuiciar, dictaminar, arbitrar, fallar, resolver, decretar, decidir,
Traducciones

juzgar

judge, deem, try, to judge, gauge, pass, wrong, criticize, find, consider

juzgar

dømme

juzgar

posoudit

juzgar

dømme

juzgar

tuomita

juzgar

suditi

juzgar

審査する

juzgar

판정하다

juzgar

osądzić

juzgar

julgar, juiz

juzgar

bedöma

juzgar

ตัดสิน

juzgar

phán xét

juzgar

判断, 法官

juzgar

съдия

juzgar

法官

juzgar

השופט

juzgar

VT
1. (= emitir un juicio) → to judge
júzguelo usted mismajudge for yourself
juzgue usted mi sorpresaimagine my surprise
juzgar malto misjudge
a juzgar porto judge by, judging by
a juzgar por lo que hemos vistoto judge by o from what we have seen
2. (= considerar) → to think, consider
lo juzgo mi deberI consider it my duty, I deem it my duty (frm)

juzgar

vi. to judge;
a ___ porjudging by.
Ejemplos ?
Sócrates: Dios ha atribuido a cada arte la facultad de juzgar sobre las materias que a cada uno correspondan, porque no juzgamos mediante la medicina las mismas cosas que conocemos por el pilotaje.
Ya hemos dicho que era el suyo uno de los pocos ventorrillos de esta nuestra tierra natal donde la buena fortuna había olvidado un punto su índole veleidosa y tornadiza, y gusto da penetrar en el establecimiento y ver cómo, a los rayos del sol, relucen las pintadas cuarterolas; la siempre bien fregada solería; las paredes, cuyo intenso blancor manchan acá y acullá y no muy artísticamente por cierto, algunas mal trazadas siluetas de bebedores en grotescas actitudes; el pequeño mostrador forrado de cine, en uno de cuyos extremos tientan a los inapetentes algunas fuentes de anchoas aliñadas y otros no menos tentadores aperitivos entre los que juzgamos dignos de mención...
-Se ha dicho, siguió diciendo Diotime, que buscar la mitad de sí mismo es amar, pero yo pretendo que amar no es buscar la mitad ni el todo de sí mismo cuando ni esta mitad ni este todo son buenos; y la prueba, amigo mío, es que consentimos en dejarnos cortar el brazo o la pierna, aunque nos pertenecen, si juzgamos que estos miembros están atacados de un mal incurable.
Si se quiere una fórmula, tal vez ruda, pero la única que juzgamos digna y seria y patriótica, para expresar nuestra posición, diríamos que vamos a actuar en la política como monárquicos sin leaüsmo.
Para formar dirigentes del movimiento obrero Igualmente juzgamos oportuno dar aquí nuestra voz de aprobación y estímulo a la Acción Social Católica, que forma élites de dirigentes obreros en sus cursillos sociales, y a la JOC (Juventud Obrera Católica), que es escuela integral, que es servicio y que es cuerpo representativo de las juventudes trabajadoras.
Nos hemos desenvuelto, y nos seguimos desenvolviendo, gracias principalmente a nuestro propio esfuerzo, aunque no desconocemos la cooperación que honorablemente hemos recibido. Juzgamos tener un buen título para afirmar que en vastas regiones del mundo, y desde luego en algunas de nuestro hemisferio, hay países que necesitan, mucho más que otros, la colaboración exterior y tienen derecho a que se les brinde mediante fórmulas y procedimientos respetuosos de su dignidad, su soberanía y su genuino estilo.
Adoptamos medidas de disciplina económica y el pueblo ha aceptado su costo social porque juzgamos, con plena independencia de criterio, que resultaban necesarias para fundar sobre bases sólidas, el desarrollo futuro del país.
Lo mismo la labor desarrollada en el Ramo de Hacienda, con las alteraciones de carácter económico que nuestro país ha sufrido y padece aún, que la labor en el campo de las inversiones correspondientes a los diversos ramos del Gobierno, que los conflictos y problemas de carácter internacional, que la obra directa en favor del mejoramiento material de los campesinos y de los obreros y el afán de contribuir a que impere el respeto al derecho y a la moral, a la democracia verdadera y a la libertad creadora en todos los países del mundo, y, por último, su sentir respecto del problema de la sucesión presidencial, todo lo juzgamos con una sola medida...
Necesidad de propagar y poner en práctica la doctrina social de la Iglesia La riqueza de nuestra Doctrina Social, tan bella, tan humana, tan cristiana, tiene que ser conocida y practicada por todos nosotros si queremos ser consecuentes con nuestra fe, juzgamos oportuno y necesario insistir aquí en que ese conocimiento y esa práctica deben penetrar cada vez más en los círculos de dirigentes obreros, en nuestras clases patronales, en nuestros actuales y futuros gerentes y empresarios; en nuestra legislación laboral, que sin duda alguna contiene conquistas avanzadas, y en los encargados de aplicar esa legislación; en nuestras Universidades, Liceos, Colegios y Escuelas Técnicas y Profesionales.
Hay ahora otra cosa que observar—y con esto a la vez contesto a maliciosas insinuaciones de algún otro espontáneo y para mí desconocido corresponsal de esos pagos—, y es que como hay muchas, muchísimas más verdades por decir que tiempo y ocasiones para decirlas, no podemos entregarnos a decir aquellas que tales o cuales sujetos quisieran dijésemos, sino aquellas otras que nosotros juzgamos de más momento o de mejor ocasión.
Nosotros juzgamos todo lo contrario: en Azagra se ofrecía la dificultad de una lucha constante entre la generosidad y la pasión; nos parece más fácil presentar al público un carácter de enamorado, siempre igual, siempre violento, que el de un amante despechado y no correspondido, que toma por fuerza la mano de una mujer.
Contra el atropello cometido a una Sociedad federada en lucha podría esta ponencia recomendar muchas y excelentes armas, como por ejemplo acudir ante el pueblo con el mitin, hojas, carteles, y números extraordinarios de nuestro órgano en la prensa, emprender el boicotaje, el sabotaje (que tanto preocupa hoy en día), la huelga del oficio afectado por el atropello y la huelga general revolucionaria; todo esto podríamos recomendar, pero a la vez juzgamos que los organismos obreros no deben incurrir en el error de los legisladores, que confeccionan leyes y más leyes para quedar luego incumplidas, porque al chocar con la realidad de la vida no responden en nada a las necesidades, a las palpitaciones imperiosas de la misma.